/ jueves 30 de septiembre de 2021

Adiós Cosas 

Acabo de leer un libro buenísimo que llegó a mis manos en un momento en que necesitaba reafirmar cómo quiero vivir el resto de esta existencia terrenal: Goodbye, Things. (Adiós, Cosas. El nuevo minimalismo japonés, de Fumio Sasaki).

A través de mi vida he ido comprando cosas que necesito y otras que no requiero en lo absoluto, además de lo que me ha sido regalado. El detalle es que si decido deshacerme de lo que no uso ni necesito, tendría que desechar “mucho”.

Me veo en un futuro próximo en una vivienda pequeña con lo que realmente uso y necesito, dejando una bola de costumbres que requieren de cosas que se poseen y exhiben sólo por el hecho de sobresalir y pertenecer a una cultura altamente consumista y materialista.

El autor recalca que lograr el minimalismo puede tomar años y que se empieza por desechar lo obviamente innecesario y que el proceso de reducción de pertenencias debe ir acompañado de preguntas como: ¿Hace cuánto que no uso o me pongo esto? ¿De qué me sirve guardar esto, acaso el recuerdo de lo que me brindó esta cosa no está en mi mente y mi corazón?

Abro puertas y veo artículos que no he usado en años o algunos que nunca usé, pero que tienen un valor sentimental o económico, y por ende no los desecho, pero he ahí otra reflexión, ¿en qué pongo el valor?

Para entender el mensaje del autor de este libro hay que leerlo, porque no sólo habla de cosas materiales, sino de cómo al deshacernos de lo material nos liberamos en aspectos mentales y emocionales, entre más cosas tenemos más energía les dedicamos y por lo tanto mermamos el tiempo a lo importante. Por otro lado también explica que el minimalismo cada cual lo practica y logra según su criterio y necesidades, de lo que se trata es de soltar lo que no requerimos. Puede haber personas que requieran menos y otras más, no es una competencia de haber quién se deshace de más cosas, sino de quién puede lograr experimentar una libertad que se enfoca en vivir con la menor carga posible.

Todos hemos escuchado “esto te quita energía”, personas, situaciones y posesiones tienen el poder de hacerlo si no hacemos conciencia de ello y lo permitimos.

Puede haber personas que tengan más y no estén atrapadas en el tener, y otras que con lo poco que tienen están apegadas enfermizamente a sus cosas.

El minimalismo es un descubrimiento personal, un proyecto de quitar cargas ¿Cómo? Cada cual llega a su propia conclusión.

El autor describe cómo al ir dejando ir muchas cosas de las que tenía, empezó a fijarse más en las personas que le rodeaban, algo que sin duda nos hace mucha falta a todos en este tiempo de tantos pendientes y pantallas absorbentes.

Yo sueño con un mundo terreno que, más que cosas innecesarias, nos brinde experiencias, con un comercio que se enfoque en dar un servicio en vez de atiborrar con la oferta de tantas cosas, con una sociedad donde los individuos puedan tener tiempo y energía para vivir libres, en paz y felices con lo único que tenemos: el presente.


ROBERTA CORTÁZAR B.



Acabo de leer un libro buenísimo que llegó a mis manos en un momento en que necesitaba reafirmar cómo quiero vivir el resto de esta existencia terrenal: Goodbye, Things. (Adiós, Cosas. El nuevo minimalismo japonés, de Fumio Sasaki).

A través de mi vida he ido comprando cosas que necesito y otras que no requiero en lo absoluto, además de lo que me ha sido regalado. El detalle es que si decido deshacerme de lo que no uso ni necesito, tendría que desechar “mucho”.

Me veo en un futuro próximo en una vivienda pequeña con lo que realmente uso y necesito, dejando una bola de costumbres que requieren de cosas que se poseen y exhiben sólo por el hecho de sobresalir y pertenecer a una cultura altamente consumista y materialista.

El autor recalca que lograr el minimalismo puede tomar años y que se empieza por desechar lo obviamente innecesario y que el proceso de reducción de pertenencias debe ir acompañado de preguntas como: ¿Hace cuánto que no uso o me pongo esto? ¿De qué me sirve guardar esto, acaso el recuerdo de lo que me brindó esta cosa no está en mi mente y mi corazón?

Abro puertas y veo artículos que no he usado en años o algunos que nunca usé, pero que tienen un valor sentimental o económico, y por ende no los desecho, pero he ahí otra reflexión, ¿en qué pongo el valor?

Para entender el mensaje del autor de este libro hay que leerlo, porque no sólo habla de cosas materiales, sino de cómo al deshacernos de lo material nos liberamos en aspectos mentales y emocionales, entre más cosas tenemos más energía les dedicamos y por lo tanto mermamos el tiempo a lo importante. Por otro lado también explica que el minimalismo cada cual lo practica y logra según su criterio y necesidades, de lo que se trata es de soltar lo que no requerimos. Puede haber personas que requieran menos y otras más, no es una competencia de haber quién se deshace de más cosas, sino de quién puede lograr experimentar una libertad que se enfoca en vivir con la menor carga posible.

Todos hemos escuchado “esto te quita energía”, personas, situaciones y posesiones tienen el poder de hacerlo si no hacemos conciencia de ello y lo permitimos.

Puede haber personas que tengan más y no estén atrapadas en el tener, y otras que con lo poco que tienen están apegadas enfermizamente a sus cosas.

El minimalismo es un descubrimiento personal, un proyecto de quitar cargas ¿Cómo? Cada cual llega a su propia conclusión.

El autor describe cómo al ir dejando ir muchas cosas de las que tenía, empezó a fijarse más en las personas que le rodeaban, algo que sin duda nos hace mucha falta a todos en este tiempo de tantos pendientes y pantallas absorbentes.

Yo sueño con un mundo terreno que, más que cosas innecesarias, nos brinde experiencias, con un comercio que se enfoque en dar un servicio en vez de atiborrar con la oferta de tantas cosas, con una sociedad donde los individuos puedan tener tiempo y energía para vivir libres, en paz y felices con lo único que tenemos: el presente.


ROBERTA CORTÁZAR B.



ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 20 de enero de 2022

Mente ida

Roberta Cortazar Bickley

jueves 13 de enero de 2022

De kínder

Roberta Cortazar Bickley

jueves 06 de enero de 2022

Dos mundos

Roberta Cortazar Bickley

jueves 23 de diciembre de 2021

Un retiro

Roberta Cortazar Bickley

jueves 09 de diciembre de 2021

Círculo vicioso

Roberta Cortazar Bickley

jueves 02 de diciembre de 2021

Aguas con el agua

Roberta Cortazar Bickley

jueves 25 de noviembre de 2021

El Clan

Roberta Cortazar Bickley

jueves 18 de noviembre de 2021

¿Por qué?

Roberta Cortazar Bickley

Cargar Más