/ viernes 24 de junio de 2022

Camino Real | La Tarahumara en la Compañía de Jesús

Ante los desafortunados hechos violentos ocurridos en la histórica comunidad de Cerocahui, Chihuahua, me ha resultado imposible evitar pensar en el trabajo de largo aliento, que los jesuitas han realizado en aras del bienestar y desarrollo de esta entidad al norte de México.

Ahora bien, antes de continuar, quiero denunciar el uso indiscriminado y anodino que se la ha dado al término “histórico”: políticos, presentadores de noticias, activistas y otros actores sociales, hacen uso del vocablo para insertar “x” o "y” acción o participación en los factores de noticiabilidad. Pero entonces ¿qué es lo histórico? Pues es todo aquello relativo a la Historia y ¿qué es la Historia? Es una ciencia que estudia e interpreta los hechos del pasado, los explica y los ordena de forma cronológica, buscando explicar nuestro presente. A veces un presente violento y sinsentido en el que las personas de bien son asesinadas y desaparecidas ante la mirada expectante de la autoridad.

Hecha la anterior precisión, cabe hacernos las siguientes preguntas ¿qué representa la Sierra Tarahumara en la historia de la Compañía de Jesús? ¿Cuál ha sido la influencia histórica de esta orden religiosa en el desarrollo de Chihuahua?

Para responder a la primera pregunta habremos de acudir a “El lugar del otro”, texto de Michel De Certeau integrado post mortem por la intelectual francesa Luce Giard, en el que se plantea la "huella” que tuvo el andar misionero —de la orden creada por Ignacio de Loyola en 1540 — “en la “práctica” y en la “significación religiosa” de su doctrina. Cristianismo y modernidad avanzaron a la par, dejando huellas imborrables en los modos de asimilar y resistir espiritualmente el mundo y la herejía.

En relación a la segunda pregunta, aunque en el territorio novohispano ya existían tres órdenes religiosas, la llegada de la Compañía de Jesus para 1572, representó la posibilidad de ampliar las fronteras del virreinato de la Nueva España hacia el norte. Eran necesarios clérigos de “frontera” que habitasen y garantizasen paz y estabilidad en terrenos hostiles, en donde más de una vez las comunidades y los templos eran destruidos y los misioneros masacrados.

El trabajo pastoral, educativo y cultural de los misioneros jesuitas dejó su huella en la configuración del actual estado de Chihuahua. Antes de su expulsión en 1767, existían en la entidad 28 misiones de la Compañía de Jesús que respondían al Colegio de Nuestra Señora de Loreto, fundado en el Real de San Francisco de Cuellar (actual ciudad de Chihuahua) para 1718.

El desarrollo y permanencia de las comunidades serranas que aún hoy existen en la Tarahumara, se debió en gran parte al trabajo antropológico de esta orden religiosa, los nombres de los lugares, como la gran mayoría de los usos y costumbres, fueron respetados e insertados en la estructura doctrinaria de la religión católica.

En “Historia de la Compañía de Jesús en la Nueva España”, texto del siglo XVIII, podemos encontrar la “Chorographia (cartografía) de las misiones apostólicas, que administró…la Compañía de Jesús en la America Septentrional”, ahí se encuentra “Serocagüi” marcada con una señal que significa “Mysión con Yglesia”. Eso es lo histórico, un lugar fundado para garantizar paz y tranquilidad, hoy se ve amenazado por la acción impune y deshumanizada del crimen organizado. ¿Hasta cuándo?

Ante los desafortunados hechos violentos ocurridos en la histórica comunidad de Cerocahui, Chihuahua, me ha resultado imposible evitar pensar en el trabajo de largo aliento, que los jesuitas han realizado en aras del bienestar y desarrollo de esta entidad al norte de México.

Ahora bien, antes de continuar, quiero denunciar el uso indiscriminado y anodino que se la ha dado al término “histórico”: políticos, presentadores de noticias, activistas y otros actores sociales, hacen uso del vocablo para insertar “x” o "y” acción o participación en los factores de noticiabilidad. Pero entonces ¿qué es lo histórico? Pues es todo aquello relativo a la Historia y ¿qué es la Historia? Es una ciencia que estudia e interpreta los hechos del pasado, los explica y los ordena de forma cronológica, buscando explicar nuestro presente. A veces un presente violento y sinsentido en el que las personas de bien son asesinadas y desaparecidas ante la mirada expectante de la autoridad.

Hecha la anterior precisión, cabe hacernos las siguientes preguntas ¿qué representa la Sierra Tarahumara en la historia de la Compañía de Jesús? ¿Cuál ha sido la influencia histórica de esta orden religiosa en el desarrollo de Chihuahua?

Para responder a la primera pregunta habremos de acudir a “El lugar del otro”, texto de Michel De Certeau integrado post mortem por la intelectual francesa Luce Giard, en el que se plantea la "huella” que tuvo el andar misionero —de la orden creada por Ignacio de Loyola en 1540 — “en la “práctica” y en la “significación religiosa” de su doctrina. Cristianismo y modernidad avanzaron a la par, dejando huellas imborrables en los modos de asimilar y resistir espiritualmente el mundo y la herejía.

En relación a la segunda pregunta, aunque en el territorio novohispano ya existían tres órdenes religiosas, la llegada de la Compañía de Jesus para 1572, representó la posibilidad de ampliar las fronteras del virreinato de la Nueva España hacia el norte. Eran necesarios clérigos de “frontera” que habitasen y garantizasen paz y estabilidad en terrenos hostiles, en donde más de una vez las comunidades y los templos eran destruidos y los misioneros masacrados.

El trabajo pastoral, educativo y cultural de los misioneros jesuitas dejó su huella en la configuración del actual estado de Chihuahua. Antes de su expulsión en 1767, existían en la entidad 28 misiones de la Compañía de Jesús que respondían al Colegio de Nuestra Señora de Loreto, fundado en el Real de San Francisco de Cuellar (actual ciudad de Chihuahua) para 1718.

El desarrollo y permanencia de las comunidades serranas que aún hoy existen en la Tarahumara, se debió en gran parte al trabajo antropológico de esta orden religiosa, los nombres de los lugares, como la gran mayoría de los usos y costumbres, fueron respetados e insertados en la estructura doctrinaria de la religión católica.

En “Historia de la Compañía de Jesús en la Nueva España”, texto del siglo XVIII, podemos encontrar la “Chorographia (cartografía) de las misiones apostólicas, que administró…la Compañía de Jesús en la America Septentrional”, ahí se encuentra “Serocagüi” marcada con una señal que significa “Mysión con Yglesia”. Eso es lo histórico, un lugar fundado para garantizar paz y tranquilidad, hoy se ve amenazado por la acción impune y deshumanizada del crimen organizado. ¿Hasta cuándo?