/ jueves 21 de mayo de 2020

Dilemas en época de pandemia

“Las decisiones son fáciles cuando sólo hay una alternativa”: Robert Fisher

La vida está llena de dilemas, es decir, de situaciones complicadas que se nos presentan y que debemos de tomar una decisión que en ocasiones se torna difícil porque siempre existirá la duda de que si lo decidido fue lo mejor. En nuestros enclaustrados días al Gobierno se le presentan cuatro temas con los que ha tenido que actuar de inmediato y de forma efectiva (?): La salud, la inseguridad, la corrupción y la economía (sencillito). Mientras López-Gatell, convertido en el subsecretario más conocido de la historia azteca, hace lo que puede y hasta lo que no en el tema del Covid- 19, Alfonso Durazo hace (tiene que hacer) lo propio desde la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana vigilando que la gente que tiene que andar fuera de casa lo haga con cubrebocas, evitar concentraciones y resguardar las clínicas y los hospitales. Por su parte, Graciela Márquez Colín (Economía) de la mano de Arturo Herrera (SHCP) y de Alejandro Díaz de León (Banco de México) dedican su labor para que el país no entre en un abismo económico y financiero de aciagas consecuencias; dentro de sus acciones debe de estar el apoyo inmediato a pequeñas y medianas empresas brindándoles estímulos fiscales para que no caigan en dificultades de liquidez. Del tema de la corrupción no hay mucho de qué preocuparse, ya que desde la llegada de la mal llamada “4T” los corruptos van a la baja (al menos en los datos que tiene el primer mandatario)

Encerrados en casa, después de la jornada laboral (home office) o de tomar clases en línea, los dilemas que se le presentan a la familia, convertida momentáneamente en lata de sardinas, son diversos: Jugar, bailar, cantar, leer, escribir, armar rompecabezas, escuchar música, ver películas o series, navegar en el ciberespacio, limpiar, cocinar, inventar platillos, platicar con los amigos virtualmente, bañar a la mascota, pelearse con el hermano, contentarse, intentar tocar algún instrumento o realizar algún ejercicio. Sea cual sea la decisión tomada y aunque caigamos en el fastidio hay que agradecer que tenemos estas opciones, mucha gente no las tiene y no se quejan. ¿Así o más duro?

Los dilemas que se les presentan a los especialistas en el terreno de la salud mundial son de toda índole, pero la realidad la sabemos todos, mientras no surja la vacuna que elimine al nuevo virus asiático el problema continuará, desde luego que en el inter se verán atenuantes y los porcentajes de contagios y de fallecimientos podrán ir descendiendo en la estadística mensual, pero mientras este agente infeccioso no pueda ser combatido directamente hasta lograr su completa desaparición tenemos que seguir cuidándonos porque esto puede llevarse buen tiempo. Un abrazo virtual. Seguro que sí.

“Las decisiones son fáciles cuando sólo hay una alternativa”: Robert Fisher

La vida está llena de dilemas, es decir, de situaciones complicadas que se nos presentan y que debemos de tomar una decisión que en ocasiones se torna difícil porque siempre existirá la duda de que si lo decidido fue lo mejor. En nuestros enclaustrados días al Gobierno se le presentan cuatro temas con los que ha tenido que actuar de inmediato y de forma efectiva (?): La salud, la inseguridad, la corrupción y la economía (sencillito). Mientras López-Gatell, convertido en el subsecretario más conocido de la historia azteca, hace lo que puede y hasta lo que no en el tema del Covid- 19, Alfonso Durazo hace (tiene que hacer) lo propio desde la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana vigilando que la gente que tiene que andar fuera de casa lo haga con cubrebocas, evitar concentraciones y resguardar las clínicas y los hospitales. Por su parte, Graciela Márquez Colín (Economía) de la mano de Arturo Herrera (SHCP) y de Alejandro Díaz de León (Banco de México) dedican su labor para que el país no entre en un abismo económico y financiero de aciagas consecuencias; dentro de sus acciones debe de estar el apoyo inmediato a pequeñas y medianas empresas brindándoles estímulos fiscales para que no caigan en dificultades de liquidez. Del tema de la corrupción no hay mucho de qué preocuparse, ya que desde la llegada de la mal llamada “4T” los corruptos van a la baja (al menos en los datos que tiene el primer mandatario)

Encerrados en casa, después de la jornada laboral (home office) o de tomar clases en línea, los dilemas que se le presentan a la familia, convertida momentáneamente en lata de sardinas, son diversos: Jugar, bailar, cantar, leer, escribir, armar rompecabezas, escuchar música, ver películas o series, navegar en el ciberespacio, limpiar, cocinar, inventar platillos, platicar con los amigos virtualmente, bañar a la mascota, pelearse con el hermano, contentarse, intentar tocar algún instrumento o realizar algún ejercicio. Sea cual sea la decisión tomada y aunque caigamos en el fastidio hay que agradecer que tenemos estas opciones, mucha gente no las tiene y no se quejan. ¿Así o más duro?

Los dilemas que se les presentan a los especialistas en el terreno de la salud mundial son de toda índole, pero la realidad la sabemos todos, mientras no surja la vacuna que elimine al nuevo virus asiático el problema continuará, desde luego que en el inter se verán atenuantes y los porcentajes de contagios y de fallecimientos podrán ir descendiendo en la estadística mensual, pero mientras este agente infeccioso no pueda ser combatido directamente hasta lograr su completa desaparición tenemos que seguir cuidándonos porque esto puede llevarse buen tiempo. Un abrazo virtual. Seguro que sí.

jueves 13 de agosto de 2020

Cubrebocas

jueves 06 de agosto de 2020

Pin Parental

jueves 30 de julio de 2020

Semaforos

jueves 23 de julio de 2020

Padres homoparentales

jueves 09 de julio de 2020

T-MEC, Covid y elecciones gabachas

jueves 02 de julio de 2020

Robando libros

jueves 25 de junio de 2020

La graduación virtual de mis hijos

jueves 18 de junio de 2020

Nueva normalidad

jueves 11 de junio de 2020

La golpeada clase media

Cargar Más