/ martes 2 de julio de 2019

El apego y la aversión

Estimado lector, lectora, como ha leído en mis últimas publicaciones, gracias a AMLO cambié mi giro de crítica política por el de crítica personal, ya que el señor siempre tiene otros datos y hay que esperar lo que diga su dedito. Así que después de escribir sobre los venenos de la paz mental y el desarrollo de las virtudes (¿qué ya no se acuerda de esto?, no se preocupe, aquí se lo repetiré y recuerde que el verdadero aprendizaje viene de la repetición), le platicaré sobre nuestra intensa manía de catalogar cada una de nuestras experiencias entre buenas y malas, y con ello fastidiarnos la vida.

Dos venenos que perjudican nuestra vida diaria, según las filosofías orientales, son: la aversión y el apego. La aversión es el rechazo a las cosas que no nos gustan, eso que no soportamos, que nos hace vomitar o nos provoca fobias. El otro veneno es el apego, lo que adoramos, lo que nos gusta y nos hace experimentar verdadera felicidad.

Es con aversión o con apego como aprendimos a juzgar cada una de nuestras experiencias, por esta razón nos encontramos con personas que aborrecen el azul y otras lo adoran. Cada una de nuestras experiencias diarias está siendo pasada por nuestro escáner mental de “me gusta” o “no me gusta”, y eso hace muy difícil la vida.

Pero, sepa usted, estimado lector, lectora, que la culpa de nuestro apego y aversión es una palabrita nada desconocida: la exageración. Tomemos el ejemplo del color azul en el apego cuando pintamos o compramos todo en azul porque ese color nos da paz y no podríamos vivir en una casa pintada de rojo; esto es una exageración. En la aversión: no soporto nada azul en mi vida, aborrezco ese color y me da depresión; esto también es exageración.

Una ruptura amorosa, por ejemplo, es casi siempre catalogada por nuestro corazón con aversión y no queremos volver a sufrirla, pero qué tal si, simplemente, la etiquetamos como “fue, y ya pasó”. Y comprendemos, de antemano, que ninguna otra relación volverá a terminar igual porque todo es impermanente, no se repite, está en constante movimiento.

Dejar de catalogar las experiencias en aversión y apego es un buen ejercicio mental y del corazón. Practiquémoslo.

www.silviagonzalez.com.mx


Estimado lector, lectora, como ha leído en mis últimas publicaciones, gracias a AMLO cambié mi giro de crítica política por el de crítica personal, ya que el señor siempre tiene otros datos y hay que esperar lo que diga su dedito. Así que después de escribir sobre los venenos de la paz mental y el desarrollo de las virtudes (¿qué ya no se acuerda de esto?, no se preocupe, aquí se lo repetiré y recuerde que el verdadero aprendizaje viene de la repetición), le platicaré sobre nuestra intensa manía de catalogar cada una de nuestras experiencias entre buenas y malas, y con ello fastidiarnos la vida.

Dos venenos que perjudican nuestra vida diaria, según las filosofías orientales, son: la aversión y el apego. La aversión es el rechazo a las cosas que no nos gustan, eso que no soportamos, que nos hace vomitar o nos provoca fobias. El otro veneno es el apego, lo que adoramos, lo que nos gusta y nos hace experimentar verdadera felicidad.

Es con aversión o con apego como aprendimos a juzgar cada una de nuestras experiencias, por esta razón nos encontramos con personas que aborrecen el azul y otras lo adoran. Cada una de nuestras experiencias diarias está siendo pasada por nuestro escáner mental de “me gusta” o “no me gusta”, y eso hace muy difícil la vida.

Pero, sepa usted, estimado lector, lectora, que la culpa de nuestro apego y aversión es una palabrita nada desconocida: la exageración. Tomemos el ejemplo del color azul en el apego cuando pintamos o compramos todo en azul porque ese color nos da paz y no podríamos vivir en una casa pintada de rojo; esto es una exageración. En la aversión: no soporto nada azul en mi vida, aborrezco ese color y me da depresión; esto también es exageración.

Una ruptura amorosa, por ejemplo, es casi siempre catalogada por nuestro corazón con aversión y no queremos volver a sufrirla, pero qué tal si, simplemente, la etiquetamos como “fue, y ya pasó”. Y comprendemos, de antemano, que ninguna otra relación volverá a terminar igual porque todo es impermanente, no se repite, está en constante movimiento.

Dejar de catalogar las experiencias en aversión y apego es un buen ejercicio mental y del corazón. Practiquémoslo.

www.silviagonzalez.com.mx


domingo 20 de octubre de 2019

La mejor religión

sábado 12 de octubre de 2019

Urge normatividad para estacionamientos

sábado 28 de septiembre de 2019

La Fraternidad Universal

sábado 21 de septiembre de 2019

Sin ley para los estacionamientos

martes 10 de septiembre de 2019

Un verdadero candidato

sábado 07 de septiembre de 2019

Un verdadero candidato

sábado 24 de agosto de 2019

Las empresas, ¿delincuencia organizada?

sábado 17 de agosto de 2019

Cuando el Ejecutivo dirige al Legislativo

Cargar Más