/ miércoles 12 de mayo de 2021

El ejercicio de la dialética y su utilidad

Cuando entablamos una conversación con alguien, y particularmente cuando las ideas de cada uno de los participantes son divergentes, el sesgo que toma el dialogo suele ser conflictivo, intentamos convencer o persuadir a las otras personas utilizando nuestros argumentos y herramientas de discurso de que la idea o postura individual que tenemos debería ser adoptada ya que es “la correcta”. Esto es precisamente lo que distingue al dialogo de la dialéctica.

La diferencia sustancial entre el dialogo y la dialéctica es que la dialéctica no busca imponer o convencer a alguna de las partes de que la idea del contrario es correcta o absoluta, el objetivo de la dialéctica es conciliar las ideas expuestas para llegar a una síntesis y acercarse cada vez más a la verdad.

El progreso viene precisamente de la síntesis de ideas distintas, nos permite ampliar nuestra perspectiva y hacer un análisis más completo para poder obtener conclusiones y soluciones más adecuadas.

Imaginemos que sucedería en temas como la política, si en vez de buscar desacreditar los argumentos de los demás, pudiéramos asimilar y adaptar diferentes puntos de vista, a la nuestra, nos enriqueceríamos de ideas y surgirían nuevas corrientes de pensamiento.

Durante nuestros años de formación escolar, y particularmente en la carrera de derecho, nos enseñan a argumentar y debatir, cosa que no está mal, pero no deberíamos adoptar una postura conflictiva cuando se trata de buscar nuevas soluciones y nuevas ideas.

Expuesto lo anterior, exhorto a nuestros queridos lectores a reconsiderar el llevar a cabo más frecuentemente el ejercicio de la dialéctica, normalicemos el uso de ésta herramienta y reaprendamos.

Cuando entablamos una conversación con alguien, y particularmente cuando las ideas de cada uno de los participantes son divergentes, el sesgo que toma el dialogo suele ser conflictivo, intentamos convencer o persuadir a las otras personas utilizando nuestros argumentos y herramientas de discurso de que la idea o postura individual que tenemos debería ser adoptada ya que es “la correcta”. Esto es precisamente lo que distingue al dialogo de la dialéctica.

La diferencia sustancial entre el dialogo y la dialéctica es que la dialéctica no busca imponer o convencer a alguna de las partes de que la idea del contrario es correcta o absoluta, el objetivo de la dialéctica es conciliar las ideas expuestas para llegar a una síntesis y acercarse cada vez más a la verdad.

El progreso viene precisamente de la síntesis de ideas distintas, nos permite ampliar nuestra perspectiva y hacer un análisis más completo para poder obtener conclusiones y soluciones más adecuadas.

Imaginemos que sucedería en temas como la política, si en vez de buscar desacreditar los argumentos de los demás, pudiéramos asimilar y adaptar diferentes puntos de vista, a la nuestra, nos enriqueceríamos de ideas y surgirían nuevas corrientes de pensamiento.

Durante nuestros años de formación escolar, y particularmente en la carrera de derecho, nos enseñan a argumentar y debatir, cosa que no está mal, pero no deberíamos adoptar una postura conflictiva cuando se trata de buscar nuevas soluciones y nuevas ideas.

Expuesto lo anterior, exhorto a nuestros queridos lectores a reconsiderar el llevar a cabo más frecuentemente el ejercicio de la dialéctica, normalicemos el uso de ésta herramienta y reaprendamos.

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 15 de junio de 2021

Lo que consumimos

Tinta Fresca

lunes 14 de junio de 2021

Naturalizados

Tinta Fresca

martes 08 de junio de 2021

Semáforo COVID

Tinta Fresca

lunes 07 de junio de 2021

Azul

Tinta Fresca

miércoles 02 de junio de 2021

Falso mesías

Tinta Fresca

miércoles 02 de junio de 2021

La abrazadera viene pronto

Tinta Fresca

martes 01 de junio de 2021

Seres Sintientes

Tinta Fresca

Cargar Más