/ miércoles 12 de junio de 2019

Faldas o pantalón, da lo mismo

Vaya que ha causado “escándalo” la estrategia de la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, de promover que tanto niñas como niños puedan acudir a la escuela con falda o pantalón, según lo deseen (como elección, no imposición). Ante ello, muchas personas señalan que mejor atienda problemas relevantes como la violencia en la ciudad en lugar de sacar contenidos distractores. También indican que se incrementará el bullying y fomentará la ideología de género, cuando en realidad, usar una falda no los hace ni menos hombres ni mas mujeres, sólo refuerza los estereotipos y roles de género en la sociedad para diferenciarlos, que por cierto eso es causante de violencia, principalmente en contra de las mujeres en este país.

Recuerdo que tanto en primaria como secundaria vestí falda como parte del uniforme. En los recesos corría, o practicaba algún deporte, por lo que siempre pareció un paracaídas abierto. También por “juego” los niños me la levantaban o el mismo aire lo hacía. La vestí porque las niñas usan falda y es lo correcto. De haber tenido la elección de llevar pantalón, sin duda, lo hubiese hecho. Por más equidad que digan algunas personas que existe y que hablar de ello ya no es necesario, todos los días de una u otra manera se refuerzan estos estereotipos. En una clase con 25 mujeres y un solo hombre, la instructora nos avisa que nos tendrá que decir “todos” en lugar de “todas” por la presencia de ese único integrante masculino. En el mismo salón, una persona nos regala collares con la inicial de cada una de nosotras, pero no al joven por considerar que es algo femenino. Por supuesto, el moño rosa era para las mujeres y el azul para él. En un juego de futbol, un entrenador “humilla” a los jugadores diciéndoles que no estén de “nenas” y que corran bien o que vayan a ponerse faldas. Y en peores casos, se humilla, desvaloriza, restringe y violenta principalmente a mujeres por el solo hecho de serlo.

Simone de Beauvoir en “El segundo sexo” escribió que no se nace mujer en una sociedad; se llega a serlo. Ello tuvo como consecuencia la base para construir la teoría de género, es decir, que las diferencias biológicas son lo que nos diferencian a hombres y mujeres y que no justifican la discriminación entre los sexos, y que es la construcción cultural (género) lo que indica que las mujeres lleven falda (muy femenina) y los hombres pantalón (masculinos), como en este caso. Sheinbaum refiere que esta iniciativa es una parte de la igualdad que se busca en la sociedad, iniciando desde la escuela. El bullying es consecuencia de esta falta de entendimiento que también inicia en casa. Este cambio por sí solo no va a mitigar el problema de la desigualdad, pero pienso va a contribuir a que paulatinamente desaparezcan los estereotipos de género que fomentan la discriminación y violencia entre los sexos; entonces, sí es un tema apremiante. Pienso que el único inconveniente de que los hombres usen falda en la escuela es su incomodidad.

yanez_flor@hotmail.com


Vaya que ha causado “escándalo” la estrategia de la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, de promover que tanto niñas como niños puedan acudir a la escuela con falda o pantalón, según lo deseen (como elección, no imposición). Ante ello, muchas personas señalan que mejor atienda problemas relevantes como la violencia en la ciudad en lugar de sacar contenidos distractores. También indican que se incrementará el bullying y fomentará la ideología de género, cuando en realidad, usar una falda no los hace ni menos hombres ni mas mujeres, sólo refuerza los estereotipos y roles de género en la sociedad para diferenciarlos, que por cierto eso es causante de violencia, principalmente en contra de las mujeres en este país.

Recuerdo que tanto en primaria como secundaria vestí falda como parte del uniforme. En los recesos corría, o practicaba algún deporte, por lo que siempre pareció un paracaídas abierto. También por “juego” los niños me la levantaban o el mismo aire lo hacía. La vestí porque las niñas usan falda y es lo correcto. De haber tenido la elección de llevar pantalón, sin duda, lo hubiese hecho. Por más equidad que digan algunas personas que existe y que hablar de ello ya no es necesario, todos los días de una u otra manera se refuerzan estos estereotipos. En una clase con 25 mujeres y un solo hombre, la instructora nos avisa que nos tendrá que decir “todos” en lugar de “todas” por la presencia de ese único integrante masculino. En el mismo salón, una persona nos regala collares con la inicial de cada una de nosotras, pero no al joven por considerar que es algo femenino. Por supuesto, el moño rosa era para las mujeres y el azul para él. En un juego de futbol, un entrenador “humilla” a los jugadores diciéndoles que no estén de “nenas” y que corran bien o que vayan a ponerse faldas. Y en peores casos, se humilla, desvaloriza, restringe y violenta principalmente a mujeres por el solo hecho de serlo.

Simone de Beauvoir en “El segundo sexo” escribió que no se nace mujer en una sociedad; se llega a serlo. Ello tuvo como consecuencia la base para construir la teoría de género, es decir, que las diferencias biológicas son lo que nos diferencian a hombres y mujeres y que no justifican la discriminación entre los sexos, y que es la construcción cultural (género) lo que indica que las mujeres lleven falda (muy femenina) y los hombres pantalón (masculinos), como en este caso. Sheinbaum refiere que esta iniciativa es una parte de la igualdad que se busca en la sociedad, iniciando desde la escuela. El bullying es consecuencia de esta falta de entendimiento que también inicia en casa. Este cambio por sí solo no va a mitigar el problema de la desigualdad, pero pienso va a contribuir a que paulatinamente desaparezcan los estereotipos de género que fomentan la discriminación y violencia entre los sexos; entonces, sí es un tema apremiante. Pienso que el único inconveniente de que los hombres usen falda en la escuela es su incomodidad.

yanez_flor@hotmail.com


martes 25 de junio de 2019

Un paseo por la capital del café

miércoles 12 de junio de 2019

Faldas o pantalón, da lo mismo

martes 04 de junio de 2019

Taibo II y el “tendido” de libros.

miércoles 29 de mayo de 2019

El peligro de dividir a una sociedad

martes 14 de mayo de 2019

De la tierra al cielo

martes 07 de mayo de 2019

Cómo surge un conflicto

miércoles 01 de mayo de 2019

Un paseo por Chiapas

martes 16 de abril de 2019

Abordemos el conflicto pacíficamente

miércoles 10 de abril de 2019

La libertad de escribir

martes 02 de abril de 2019

Derechos humanos en el siglo XXI

Cargar Más