/ martes 14 de julio de 2020

Hoy, hoy, hoy

Muchos fueron, durante su campaña y su mandato presidencial, los dichos, las frases, las expresiones, las declaraciones o las ocurrencias que surgieron de la boca de Vicente Fox. Unas levantaron sonrisas, otras críticas, oposiciones o controversias.

Desde el comes y te vas hasta los trabajos que ni los negros o las lavadoras de dos patas, pasando por el ¿y yo por qué?, o el me siento cargando la piedra del pípila, las exposiciones del exmandatario quedaron para quedarse en el anecdotario mexicano. Otros expresidentes también hicieron de las suyas sin que el actual escape a ello, como el “yo tengo otros datos”, o el “me canso ganso”.

De Fox rescatamos el hoy, hoy, hoy y el resolveré Chiapas en 15 minutos. Estas declaraciones pueden aplicarse, precisamente hoy, a quienes en la presente pandemia permanecen en casa y a veces pierden el tiempo quizá miserablemente, personas que pueden hacerlo, pues existen otras que por su situación económica o social requieren dejar su hábitat y lanzarse tras la chuleta a pesar de los pesares.

Ese hoy, hoy, hoy, indica que existen muchas cosas que en el tráfico de cada día se han quedado en el tintero, y que ahora que estamos en casa podemos realizarlas si le echamos ganas, y no mañana ni pasado, sino hoy.

Hay miles de cosas que hacer en casa y que se postergan por una u otra causa, y se expresa un no tengo tiempo, lo haré en vacaciones o pediré un descanso. Incluso existen pendientes por aclarar, por explicar, por disipar, por compartir con quienes vivimos en vista de mejorar nuestras relaciones; y también llamar por teléfono o celular, por correo o por cualquier otro medio a quienes hemos descuidado, ofendido u olvidado, para pedir disculpas o perdón, agradecer o mostrar apoyo y solidaridad. Hoy es tiempo, oportunidad que no hay que dejar pasar.

En cuanto al resolver tal o cual cuestión que se antoja fácil aunque no lo sea y se vuelve compleja, no pensemos en solucionarla de buenas a primeras sintiendo que bastan 15 minutos para lograrlo. Si nos quedamos en casa hay posibilidades de salir airosos dado el tiempo que existe para sopesar el resultado y alcanzar un desenlace positivo. Tomémoslo en cuenta.


Muchos fueron, durante su campaña y su mandato presidencial, los dichos, las frases, las expresiones, las declaraciones o las ocurrencias que surgieron de la boca de Vicente Fox. Unas levantaron sonrisas, otras críticas, oposiciones o controversias.

Desde el comes y te vas hasta los trabajos que ni los negros o las lavadoras de dos patas, pasando por el ¿y yo por qué?, o el me siento cargando la piedra del pípila, las exposiciones del exmandatario quedaron para quedarse en el anecdotario mexicano. Otros expresidentes también hicieron de las suyas sin que el actual escape a ello, como el “yo tengo otros datos”, o el “me canso ganso”.

De Fox rescatamos el hoy, hoy, hoy y el resolveré Chiapas en 15 minutos. Estas declaraciones pueden aplicarse, precisamente hoy, a quienes en la presente pandemia permanecen en casa y a veces pierden el tiempo quizá miserablemente, personas que pueden hacerlo, pues existen otras que por su situación económica o social requieren dejar su hábitat y lanzarse tras la chuleta a pesar de los pesares.

Ese hoy, hoy, hoy, indica que existen muchas cosas que en el tráfico de cada día se han quedado en el tintero, y que ahora que estamos en casa podemos realizarlas si le echamos ganas, y no mañana ni pasado, sino hoy.

Hay miles de cosas que hacer en casa y que se postergan por una u otra causa, y se expresa un no tengo tiempo, lo haré en vacaciones o pediré un descanso. Incluso existen pendientes por aclarar, por explicar, por disipar, por compartir con quienes vivimos en vista de mejorar nuestras relaciones; y también llamar por teléfono o celular, por correo o por cualquier otro medio a quienes hemos descuidado, ofendido u olvidado, para pedir disculpas o perdón, agradecer o mostrar apoyo y solidaridad. Hoy es tiempo, oportunidad que no hay que dejar pasar.

En cuanto al resolver tal o cual cuestión que se antoja fácil aunque no lo sea y se vuelve compleja, no pensemos en solucionarla de buenas a primeras sintiendo que bastan 15 minutos para lograrlo. Si nos quedamos en casa hay posibilidades de salir airosos dado el tiempo que existe para sopesar el resultado y alcanzar un desenlace positivo. Tomémoslo en cuenta.


ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 29 de diciembre de 2020

Tiempo de cambio

Raúl Sánchez Küchle

martes 01 de diciembre de 2020

El bien común

Raúl Sánchez Küchle

martes 17 de noviembre de 2020

No negociables

Hechos y criterios

Raúl Sánchez Küchle

martes 03 de noviembre de 2020

Tres preguntas

Hechos y criterios

Raúl Sánchez Küchle

martes 06 de octubre de 2020

¡Venganza!

Raúl Sánchez Küchle

martes 22 de septiembre de 2020

Anti-¿qué?

Hechos y criterios

Raúl Sánchez Küchle

martes 25 de agosto de 2020

Y que se sepa

Hechos y criterios

Raúl Sánchez Küchle

martes 11 de agosto de 2020

Técnicos contra rudos

Hechos y criterios

Raúl Sánchez Küchle

Cargar Más