/ lunes 16 de noviembre de 2020

Hoy más que nunca alimentemos a la gallina de los huevos de oro


Para dar continuidad a nuestra entrega anterior, es importante señalar que creemos firmemente en que, como empresarios, lo que tenemos que mejorar es el valor agregado de los productos y servicios que ofrecemos en Chihuahua. Tenemos que elevar el PIB per cápita, para poder ofrecer un mejor sueldo. Y ¿cómo generar mejores empresarios? ¿qué herramientas les podemos ofrecer? ¿cómo vamos a transformar nuestra vocación económica para generar mayor rentabilidad en los negocios? y ¿qué tipo de negocios necesitamos atraer a nuestra entidad que paguen mejores sueldos?


Es imperante generar una nueva cultura empresarial, con más sentido humanista que atienda la agenda de los programas que ofrece USEM https://usem.org, y conocer el nuevo concepto de Capitalismo Consciente (Conscious Capitalism).


Asimismo, es necesario que empresa y el Libre Mercado terminen por fusionarse con el Estado de Derecho, la Innovación, la participación responsable del gobierno y una consciencia general de la sociedad que evidencie el trabajo conjunto para maximizar nuestras capacidades, virtudes y vocaciones y que así, en el mediano plazo, alcancemos el objetivo común, bienestar para todos.


El capitalismo en estos días esta siendo atacado brutalmente, especialmente por:


1. Muchos negocios han operado con muy baja conciencia sobre su verdadero propósito e impacto en la vida de los demás.

2. El mito de que todos los negocios deben de existir para maximizar sus rendimientos ante sus accionistas.

3. La corrupción, pues el mismo gobierno ha generado el caldo de cultivo para sabotear y dar preferencia a negocios de gente conectada a personajes de la política.


Reitero, tenemos que trabajar en una estrategia paulatina por cada sector para ir incrementando la remuneración de los colaboradores, sobre todo a quienes reciben los ingresos más bajos en las empresas. Sin embargo, es evidente que hay negocios que al terminar la crisis sanitaria puedan recuperarse y hacer el esfuerzo por incrementar paulatinamente los sueldos, pero hay otras que no lo lograrán por temas de competitividad.


Es en este último punto, en donde tenemos que poner mayor atención, y brindarles la ayuda necesaria para que puedan establecer, a su escala, un proyecto de mejora de salarios. Pero no solo es tarea de nuestro sector, también debemos propiciar junto a los gobiernos una gran alianza, que por cierto ya mencioné en anteriores editoriales, para promocionar nuestra ciudad y atraer esos empleos que tanto necesitamos. En la siguiente publicación, hablaremos de a brecha salarial entre directivos y colaboradores, entre otros temas relevantes, no te lo pierdas.



Para dar continuidad a nuestra entrega anterior, es importante señalar que creemos firmemente en que, como empresarios, lo que tenemos que mejorar es el valor agregado de los productos y servicios que ofrecemos en Chihuahua. Tenemos que elevar el PIB per cápita, para poder ofrecer un mejor sueldo. Y ¿cómo generar mejores empresarios? ¿qué herramientas les podemos ofrecer? ¿cómo vamos a transformar nuestra vocación económica para generar mayor rentabilidad en los negocios? y ¿qué tipo de negocios necesitamos atraer a nuestra entidad que paguen mejores sueldos?


Es imperante generar una nueva cultura empresarial, con más sentido humanista que atienda la agenda de los programas que ofrece USEM https://usem.org, y conocer el nuevo concepto de Capitalismo Consciente (Conscious Capitalism).


Asimismo, es necesario que empresa y el Libre Mercado terminen por fusionarse con el Estado de Derecho, la Innovación, la participación responsable del gobierno y una consciencia general de la sociedad que evidencie el trabajo conjunto para maximizar nuestras capacidades, virtudes y vocaciones y que así, en el mediano plazo, alcancemos el objetivo común, bienestar para todos.


El capitalismo en estos días esta siendo atacado brutalmente, especialmente por:


1. Muchos negocios han operado con muy baja conciencia sobre su verdadero propósito e impacto en la vida de los demás.

2. El mito de que todos los negocios deben de existir para maximizar sus rendimientos ante sus accionistas.

3. La corrupción, pues el mismo gobierno ha generado el caldo de cultivo para sabotear y dar preferencia a negocios de gente conectada a personajes de la política.


Reitero, tenemos que trabajar en una estrategia paulatina por cada sector para ir incrementando la remuneración de los colaboradores, sobre todo a quienes reciben los ingresos más bajos en las empresas. Sin embargo, es evidente que hay negocios que al terminar la crisis sanitaria puedan recuperarse y hacer el esfuerzo por incrementar paulatinamente los sueldos, pero hay otras que no lo lograrán por temas de competitividad.


Es en este último punto, en donde tenemos que poner mayor atención, y brindarles la ayuda necesaria para que puedan establecer, a su escala, un proyecto de mejora de salarios. Pero no solo es tarea de nuestro sector, también debemos propiciar junto a los gobiernos una gran alianza, que por cierto ya mencioné en anteriores editoriales, para promocionar nuestra ciudad y atraer esos empleos que tanto necesitamos. En la siguiente publicación, hablaremos de a brecha salarial entre directivos y colaboradores, entre otros temas relevantes, no te lo pierdas.