/ sábado 12 de enero de 2019

Ignorancia, desplantes, periodicazos y miedo

El mundo durante las últimas tres décadas, sin importar el país, la ciudad o el lugar, elevó radicalmente su nivel de complejidad política, económica y pública. Entre otras causas, internet ha sido el factor que aceleró este fenómeno con la interconexión del planeta, una transformación que ha traído consigo grandes ventajas y enormes amenazas.

Y en este circo del mundo interconectado, donde actualmente todos podemos opinar y desatar tsunamis políticos, sociales y psicológicos, los ambiciosos y demagogos de todas las ideologías, en todos los idiomas, hoy llegan al poder, y desde el poder toman las más impulsivas, incompetentes y destructivas decisiones.

La ignorancia, la improvisación y la mediocridad que caracterizaba a buena parte de los gobiernos de los países pobres calificados de tercermundistas en vías de desarrollo, hoy contagia los gobiernos de los países desarrollados, cuando millones de mujeres y hombres angustiados ante la avalancha de la transformación del planeta, votan por demagogos que les prometen regresar a sus cómodos, conocidos y menos amenazantes espacios de los años 70 y 80 del siglo pasado.

Actualmente, muy pocas y pocos políticos tienen la experiencia y habilidades, así como el equipo de colaboradores experimentados y serenos suficiente para gobernar, pero aquellos que llegan al poder mediante promesas populistas de todo orden, o sea ofreciendo resolver en instantes lo que toma décadas, recurren a decisiones impulsivas y autoritarias que rayan en el totalitarismo, lucrando con la peligrosa mezcla de miedo, prisa y adrenalina de sus votantes y simpatizantes.

Que ante decisiones temerarias gritan eufóricos en sus hogares y trabajos, sumándose a verdaderas turbas de linchamiento virtuales, no muy distintas de las que sucedían físicamente en el pasado durante los estallidos violentos de las revoluciones, colgando por pelotones y fusilando por batallones.

Cada vez menos me sorprenden las opiniones en bulto pronunciadas con excitación y las niñas de los ojos dilatadas; de amistades y conocidos a los que les atribuía las cualidades de inteligencia, cultura y sensatez. Ojos inyectados de emoción aplauden acciones impulsivas y destructivas que finalmente no resolverán nuestros problemas, ni pondrán los cimientos para enfrentar los desafíos de México, Chihuahua y el mundo.

Donde grillos y demagogos se miran en los espejos del baño y las miradas de sus incondicionales, algunos también asustados en silencio y se dicen a sí mismos con una sonrisa de satisfacción de oreja a oreja: Ah, cómo soy ch...

Las cifras de miles de millones pesos y dólares vuelan, tanto para informarnos lo que dicen que ahorraron o salvaron, así como los miles de millones de daños que están generando las decisiones impulsivas, las famosas fake news, donde sus seguidores en los congresos y los tribunales, aterrorizados de perder los votos de la alucinada turba de seguidores que los llevaron al poder, se hacen a un lado y guardan un "político y prudente silencio".

Lo cual amenaza y en ocasiones inutiliza el sistema de contrapesos de la división de poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) diseñado en los siglos XVIII y XIX para evitar la concentración desmesurada y destructiva del poder público, que no podría haber imaginado las turbas virtuales de las redes sociales y la internet.

El mundo durante las últimas tres décadas, sin importar el país, la ciudad o el lugar, elevó radicalmente su nivel de complejidad política, económica y pública. Entre otras causas, internet ha sido el factor que aceleró este fenómeno con la interconexión del planeta, una transformación que ha traído consigo grandes ventajas y enormes amenazas.

Y en este circo del mundo interconectado, donde actualmente todos podemos opinar y desatar tsunamis políticos, sociales y psicológicos, los ambiciosos y demagogos de todas las ideologías, en todos los idiomas, hoy llegan al poder, y desde el poder toman las más impulsivas, incompetentes y destructivas decisiones.

La ignorancia, la improvisación y la mediocridad que caracterizaba a buena parte de los gobiernos de los países pobres calificados de tercermundistas en vías de desarrollo, hoy contagia los gobiernos de los países desarrollados, cuando millones de mujeres y hombres angustiados ante la avalancha de la transformación del planeta, votan por demagogos que les prometen regresar a sus cómodos, conocidos y menos amenazantes espacios de los años 70 y 80 del siglo pasado.

Actualmente, muy pocas y pocos políticos tienen la experiencia y habilidades, así como el equipo de colaboradores experimentados y serenos suficiente para gobernar, pero aquellos que llegan al poder mediante promesas populistas de todo orden, o sea ofreciendo resolver en instantes lo que toma décadas, recurren a decisiones impulsivas y autoritarias que rayan en el totalitarismo, lucrando con la peligrosa mezcla de miedo, prisa y adrenalina de sus votantes y simpatizantes.

Que ante decisiones temerarias gritan eufóricos en sus hogares y trabajos, sumándose a verdaderas turbas de linchamiento virtuales, no muy distintas de las que sucedían físicamente en el pasado durante los estallidos violentos de las revoluciones, colgando por pelotones y fusilando por batallones.

Cada vez menos me sorprenden las opiniones en bulto pronunciadas con excitación y las niñas de los ojos dilatadas; de amistades y conocidos a los que les atribuía las cualidades de inteligencia, cultura y sensatez. Ojos inyectados de emoción aplauden acciones impulsivas y destructivas que finalmente no resolverán nuestros problemas, ni pondrán los cimientos para enfrentar los desafíos de México, Chihuahua y el mundo.

Donde grillos y demagogos se miran en los espejos del baño y las miradas de sus incondicionales, algunos también asustados en silencio y se dicen a sí mismos con una sonrisa de satisfacción de oreja a oreja: Ah, cómo soy ch...

Las cifras de miles de millones pesos y dólares vuelan, tanto para informarnos lo que dicen que ahorraron o salvaron, así como los miles de millones de daños que están generando las decisiones impulsivas, las famosas fake news, donde sus seguidores en los congresos y los tribunales, aterrorizados de perder los votos de la alucinada turba de seguidores que los llevaron al poder, se hacen a un lado y guardan un "político y prudente silencio".

Lo cual amenaza y en ocasiones inutiliza el sistema de contrapesos de la división de poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) diseñado en los siglos XVIII y XIX para evitar la concentración desmesurada y destructiva del poder público, que no podría haber imaginado las turbas virtuales de las redes sociales y la internet.

sábado 13 de abril de 2019

¿Católicas? Y sentencia vs. Judicatura

sábado 06 de abril de 2019

Cámaras, partidos, sindicatos, etc

lunes 25 de marzo de 2019

Debate aborto, derecho UACh

sábado 16 de marzo de 2019

Poder, relevos y grillos marrulleros

sábado 09 de marzo de 2019

Fantasías, crédulos y calificadoras

sábado 02 de marzo de 2019

Expectativas

sábado 23 de febrero de 2019

¡Reborujo aniquilando corrupción…!

sábado 09 de febrero de 2019

Circo y desafíos

sábado 02 de febrero de 2019

Destino, ser patio trasero

Cargar Más