/ miércoles 6 de diciembre de 2017

Incapacidad para detener a responsables (II de III)

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Fierro Portillo, señaló que el combate a la criminalidad debe darse de manera coordinada y no cada nivel de gobierno, haciendo esfuerzos individuales, debido a que los resultados obtenidos no serían los suficientes. Los logros que tenga el gobierno que dirige Javier Corral no serán bien recibidos si no se detiene la inseguridad y la violencia, que diariamente se presenta entre la sociedad chihuahuense. “Para que se dé un combate conjunto necesitamos toda la capacidad de negociación del gobernador, para que atraiga al Municipio, a la Federación y que junto al Estado se logre disminuir los problemas de violencia por los que atravesamos”, dijo. Agregó que la violencia que se vive en el estado afecta a todos, al igual que a las posibilidades de nuevas inversiones, “no es posible que vivamos en un mundo en el que se mate a personas a diario”. Fierro Portillo expuso que desde el inicio de la administración del gobernador Corral se le pidió poner especial atención en el tema de seguridad y que, aunque se trata de un tema complejo, esperan que se dé un trabajo más certero en contra del crimen organizado.

Si se es periodista, habrá riesgos para cumplir con informaciones, si el tema es política, también habrán conflictos cuando lo declarado no es correcto y son mentiras, como en el caso del homicidio de la periodista Miroslava Breach, de acuerdo a la conclusión que presentaron el gobernador Corral y el fiscal general del estado Peniche, lleva un sesgo, que le ha dado el nuevo amanecer, renuente a presentar los resultados de la investigación, que aunque resuelto según dicen, sigue en la impunidad. Lo que causa revuelo y malestar, pues cómo es posible, dicen, que dentro  del PAN, de la misma estructura y de la administración de color azul actuales y pasadas, haya también involucrados, cuyos nombres no salen a la luz, pues casualmente sólo salen los de priistas ligados a intereses no sólo de Chínipas, sino de otros municipios. Hay quienes piden que la investigación se transparente y no quede en la mera idea, demasiado general, de que la narcopolítica mató a Miroslava, pues es una obviedad que resulta intrascendente si no se presentan hechos concretos y objetivos.

Por otra parte, ser periodista en este país es una actividad de riesgo. De acuerdo con Reporteros Sin Fronteras, México es uno de los países más peligrosos para ejercer este trabajo. Durante el sexenio actual se han registrado 37 homicidios de periodistas mientras cumplían su labor y sólo en 2017 han asesinado a 11. Según un reportaje de Animal Político, en el primer semestre de este año hubo 276 agresiones contra miembros de la prensa, esto equivale a uno cada 15.7 horas. Además, sólo el 6% de los asesinatos de periodistas han sido resueltos. En palabras de John Gilbert: ¿Cómo puede ser que en México sea infinitamente más peligroso informar sobre un asesinato que cometerlo? Cuando un periodista es amenazado o asesinado, la información pública permite a la población evaluar las medidas de protección y las investigaciones. Por eso disentí con el pleno del INAI, eso lo mencionó Joel Salas Suárez, cuando se solicitó a la PGR acceso a la carpeta de investigación del homicidio de Javier Valdez, periodista del Semanario Río Doce. Para mí, el interés público vencía la reserva de la información. Nuestro objetivo es que la transparencia y el acceso a la información pública sean insumos que ayuden a disminuir el actual contexto de peligro para los periodistas y contribuyan a que se investiguen adecuadamente los ataques y no queden impunes. En un país donde la independencia de los medios de comunicación es cuestionada, el papel del periodismo es fundamental para fortalecer la transparencia y la rendición de cuentas. El trabajo de la prensa posibilita que la información pública sea identificada, procesada, difundida y comprendida por la población en general.

 

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Fierro Portillo, señaló que el combate a la criminalidad debe darse de manera coordinada y no cada nivel de gobierno, haciendo esfuerzos individuales, debido a que los resultados obtenidos no serían los suficientes. Los logros que tenga el gobierno que dirige Javier Corral no serán bien recibidos si no se detiene la inseguridad y la violencia, que diariamente se presenta entre la sociedad chihuahuense. “Para que se dé un combate conjunto necesitamos toda la capacidad de negociación del gobernador, para que atraiga al Municipio, a la Federación y que junto al Estado se logre disminuir los problemas de violencia por los que atravesamos”, dijo. Agregó que la violencia que se vive en el estado afecta a todos, al igual que a las posibilidades de nuevas inversiones, “no es posible que vivamos en un mundo en el que se mate a personas a diario”. Fierro Portillo expuso que desde el inicio de la administración del gobernador Corral se le pidió poner especial atención en el tema de seguridad y que, aunque se trata de un tema complejo, esperan que se dé un trabajo más certero en contra del crimen organizado.

Si se es periodista, habrá riesgos para cumplir con informaciones, si el tema es política, también habrán conflictos cuando lo declarado no es correcto y son mentiras, como en el caso del homicidio de la periodista Miroslava Breach, de acuerdo a la conclusión que presentaron el gobernador Corral y el fiscal general del estado Peniche, lleva un sesgo, que le ha dado el nuevo amanecer, renuente a presentar los resultados de la investigación, que aunque resuelto según dicen, sigue en la impunidad. Lo que causa revuelo y malestar, pues cómo es posible, dicen, que dentro  del PAN, de la misma estructura y de la administración de color azul actuales y pasadas, haya también involucrados, cuyos nombres no salen a la luz, pues casualmente sólo salen los de priistas ligados a intereses no sólo de Chínipas, sino de otros municipios. Hay quienes piden que la investigación se transparente y no quede en la mera idea, demasiado general, de que la narcopolítica mató a Miroslava, pues es una obviedad que resulta intrascendente si no se presentan hechos concretos y objetivos.

Por otra parte, ser periodista en este país es una actividad de riesgo. De acuerdo con Reporteros Sin Fronteras, México es uno de los países más peligrosos para ejercer este trabajo. Durante el sexenio actual se han registrado 37 homicidios de periodistas mientras cumplían su labor y sólo en 2017 han asesinado a 11. Según un reportaje de Animal Político, en el primer semestre de este año hubo 276 agresiones contra miembros de la prensa, esto equivale a uno cada 15.7 horas. Además, sólo el 6% de los asesinatos de periodistas han sido resueltos. En palabras de John Gilbert: ¿Cómo puede ser que en México sea infinitamente más peligroso informar sobre un asesinato que cometerlo? Cuando un periodista es amenazado o asesinado, la información pública permite a la población evaluar las medidas de protección y las investigaciones. Por eso disentí con el pleno del INAI, eso lo mencionó Joel Salas Suárez, cuando se solicitó a la PGR acceso a la carpeta de investigación del homicidio de Javier Valdez, periodista del Semanario Río Doce. Para mí, el interés público vencía la reserva de la información. Nuestro objetivo es que la transparencia y el acceso a la información pública sean insumos que ayuden a disminuir el actual contexto de peligro para los periodistas y contribuyan a que se investiguen adecuadamente los ataques y no queden impunes. En un país donde la independencia de los medios de comunicación es cuestionada, el papel del periodismo es fundamental para fortalecer la transparencia y la rendición de cuentas. El trabajo de la prensa posibilita que la información pública sea identificada, procesada, difundida y comprendida por la población en general.

 

miércoles 08 de noviembre de 2017

El pensamiento cosmogónico maya (II)

miércoles 25 de octubre de 2017

203 años Constitución de 1814

miércoles 27 de septiembre de 2017

Algo más sobre el “Holocausto” (III)

Cargar Más