/ martes 17 de abril de 2018

Irresponsabilidad legislativa

En forma lamentable, quedó en evidencia el actuar de muchos legisladores del Congreso del Estado, que sumisos y atingentes, asumieron el llamado del Ejecutivo para modificar varios artículos constitucionales y reglamentos con temas referentes al Poder Judicial.


Ante el revés de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que sólo le faltó la desaparición del Consejo de la Judicatura, órgano que salvó su pellejo por la mínima diferencia de un voto de los ministros de la corte, el gobierno del “Unidos con Valor” vino a demostrarnos que nos es más que “más de lo mismo” que tan férreamente critica de la administración anterior en lo que se refiere a la forma de actuar y gobernar. El poder sigue siendo para poder.


No es ocurrencia, ni es por hacer leña del árbol caído, pero las decisiones de la Suprema Corte, simplemente obligan un ejercicio de análisis ciudadano que sirva a los legisladores para que tengan claro lo que no se debe hacer sin el detalle del análisis y la reflexión previa para evitar el supuesto de tener la mente clara y el dedo lúcido.


Seguramente varios factores los llevaron a caer en esta irresponsabilidad legislativa; el Primero; la Ignorancia; el desconocimiento de las leyes y los alcances que pueden tener las decisiones que emanan desde el órgano legislativo y que pueden beneficiar o perjudicar a las instituciones y a la propia ciudadanía. El Segundo; la Apatía; o el estado de indiferencia donde la única preocupación del legislador es esperar la respectiva dieta y aprovechar al máximo los beneficios económicos y políticos que representa mantener su curul sin importar mucho el sentido de las decisiones que se tengan que tomar en el pleno. Y por último; la Sumisión; el acatar la “línea” que desde la oficina del Ejecutivo se dicta con absoluta sumisión confiando en que es la decisión correcta porque beneficia los intereses de quienes están en la otra ala del poder y existe el interés de permanecer bajo su sombra y cobijo.

Cualquiera de estos tres factores son sin duda elementos que los ciudadanos repudiamos y que no deben ser la manera de actuar de quienes nos representan. Nos queda el sabor amargo de que no habrá sanción alguna para quienes se aprovecharon de su posición como legisladores para violentar nuestra carta magna y que seguramente son merecedores, además del juicio popular al que ya están sometidos, al juicio político ante su desaseado actuar legislativo.


Correo: vicmedina@hotmail.com


En forma lamentable, quedó en evidencia el actuar de muchos legisladores del Congreso del Estado, que sumisos y atingentes, asumieron el llamado del Ejecutivo para modificar varios artículos constitucionales y reglamentos con temas referentes al Poder Judicial.


Ante el revés de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que sólo le faltó la desaparición del Consejo de la Judicatura, órgano que salvó su pellejo por la mínima diferencia de un voto de los ministros de la corte, el gobierno del “Unidos con Valor” vino a demostrarnos que nos es más que “más de lo mismo” que tan férreamente critica de la administración anterior en lo que se refiere a la forma de actuar y gobernar. El poder sigue siendo para poder.


No es ocurrencia, ni es por hacer leña del árbol caído, pero las decisiones de la Suprema Corte, simplemente obligan un ejercicio de análisis ciudadano que sirva a los legisladores para que tengan claro lo que no se debe hacer sin el detalle del análisis y la reflexión previa para evitar el supuesto de tener la mente clara y el dedo lúcido.


Seguramente varios factores los llevaron a caer en esta irresponsabilidad legislativa; el Primero; la Ignorancia; el desconocimiento de las leyes y los alcances que pueden tener las decisiones que emanan desde el órgano legislativo y que pueden beneficiar o perjudicar a las instituciones y a la propia ciudadanía. El Segundo; la Apatía; o el estado de indiferencia donde la única preocupación del legislador es esperar la respectiva dieta y aprovechar al máximo los beneficios económicos y políticos que representa mantener su curul sin importar mucho el sentido de las decisiones que se tengan que tomar en el pleno. Y por último; la Sumisión; el acatar la “línea” que desde la oficina del Ejecutivo se dicta con absoluta sumisión confiando en que es la decisión correcta porque beneficia los intereses de quienes están en la otra ala del poder y existe el interés de permanecer bajo su sombra y cobijo.

Cualquiera de estos tres factores son sin duda elementos que los ciudadanos repudiamos y que no deben ser la manera de actuar de quienes nos representan. Nos queda el sabor amargo de que no habrá sanción alguna para quienes se aprovecharon de su posición como legisladores para violentar nuestra carta magna y que seguramente son merecedores, además del juicio popular al que ya están sometidos, al juicio político ante su desaseado actuar legislativo.


Correo: vicmedina@hotmail.com


martes 16 de octubre de 2018

Dos escenarios anticorrupción

martes 09 de octubre de 2018

Trilogía de Aniversario

martes 25 de septiembre de 2018

La esperanza muere al último

martes 04 de septiembre de 2018

Mal sabor de boca

martes 28 de agosto de 2018

Hoy es el Día del Abuelo

martes 07 de agosto de 2018

La caída del sistema

martes 17 de julio de 2018

Nueva realidad política

martes 10 de julio de 2018

Cambios necesarios para gobernar

martes 03 de julio de 2018

La vara de la justicia

martes 26 de junio de 2018

Un nuevo horizonte

Cargar Más