/ domingo 1 de agosto de 2021

La burla de política que vivimos

El AGUA, el tema pendiente que se tiene que atender sí o sí por el gobierno estatal y no nadar de muertito como se viene haciendo por años, haciendo como que se hace cuando se vienen las broncas, pero de fondo no se arregla nada, el tema cobra importancia en las campañas, ahí sí a todos les importa encabezar luchas por el agua, pero ya después del voto ciudadano se voltean para otro lado, un ejemplo es lo que se está viviendo en este momento con la detención de Andrés Valles, un agricultor que si encabezó con el apoyo de muchos otros una lucha auténtica por el agua no por capricho ni por desacato, simplemente por necesidad, una necesidad auténtica de defender su patrimonio y el de sus familias, una necesidad que está muy alejada de la sensibilidad de los gobiernos federales y estatales, que además de injusto se torna como una venganza o así pareciera, cierto es que existe un tratado de aguas que se ha pagado por muchos años y jamás vimos este nivel de confrontación entre sociedad- gobierno, y vaya que hemos tenido sequías más prolongadas e intensas que la vivida actualmente, ¿qué pasó entonces? La pregunta del millón y la respuesta fácil: tuvimos un Gobierno del Estado alejado de las realidades por algunos años y luego llega un gobierno federal soberbio, se rodea de inexpertos, desmantela instituciones que venían en picada, un gobierno que llegó cortando cabezas con la bandera de la corrupción y se le olvidó pagar el agua, literal.

El gobierno federal que encabeza la 4T cumplió ya la mitad de su ejercicio y sin duda no ha entendido que hay temas que corresponden a expertos técnicos; de ahí toda la bronca.

El problema es que tampoco han entendido que en Chihuahua no nos vamos a dejar, y si tenemos que levantar la voz aun con miedo lo vamos a hacer, asesinar, mandar al Ejército por delante, girar órdenes de aprehensión, no es la forma en que nos van a amedrentar, si no lo creen aviéntense un clavado a la historia de Chihuahua y a todos los valientes que han luchado por causas, ideales y derechos de los que hoy gozamos; por eso yo creo que SÍ es el problema de todos y lo digo porque hace días escuché a alguien decir: ¿Pues qué bronca traen por el agua?, ¿por qué tanto escándalo? No se trata sólo del agua, que vaya que es importante, también se trata de cómo vemos ante nuestros ojos un gobierno que en lugar de ayudar al ciudadano lo friega, le da la espalda, vaya, ni chanza de dialogar, ¿pues para qué están entonces?, ¿para poner orden? Deberían poner orden en lo que verdaderamente afecta al ciudadano, como el narco, la violencia de género, la tala clandestina, entre otros temas, pero para eso no son tan valientes y expeditos, me sorprende cómo para lo que les importa sí hay elementos y presupuesto, pero no para las verdaderas injusticias que vivimos, y digo me sorprende porque aparentemente sí hay capacidad, lo que falta es voluntad, mucha voluntad.

Vivimos en un país donde se hace la peor política del mundo y si no tenemos el primer lugar estamos en el top 10, veía hace días la película de “La Ley de Herodes”, que se sitúa en los años cincuenta y es una clara crítica y burla para la política mexicana, lo más triste es que la ves y sientes que estás en 2021, con trajes y autos más modernos y algunas nuevas leyes que sirven para los que están en el poder en turno, ¿donde están los cambios que tanto cacarean y prometieron? Es una burla, lo he dicho siempre, no hay políticos de causas, no hay ideales en la política, se les acaban las buenas intenciones en cuanto les llega la primer quincena o hacen el primer negocio a costillas de la ciudadanía, mientras eso no cambie vamos a seguir igual, viendo injusticias como la de Valles, por hablar sólo de un tema, porque no me alcanza el espacio; no se vale, y como sociedad la verdad estamos dormidos, no ejercemos el derecho que tenemos de exigir que hagan su trabajo, y su trabajo es servir al pueblo, no servirse de él.

El día que unidos no permitamos tanta arbitrariedad, corrupción, cinismo y despertemos como sociedad, seguro inicia un cambio, algún día de estos será así, porque el mundo está en constante evolución, pero en política se hacen tantas alianzas por intereses y hay tantas complicidades que se teje una red tan fuerte que a muchos no les conviene mover.

En fin, ojalá que algún día cada quien tenga lo que se merece, pero por lo pronto a seguir viendo cómo los políticos se dedican a pelearse por los puestos y las entregas-recepción, mientras los problemas reales están en la calle ocurriendo a la gente real, a esa gente a la que le prometieron un cambio en campaña, pareciera que la única forma de cambiar las cosas fuera violentamente, y siendo realistas ha sido la única que en México y en la mayor parte del mundo ha dado resultados, he ahí las revoluciones y guerras, ¿corrió sangre? Sí corrió sangre, pero a veces parece que es la única manera, ojalá no sea así.

El AGUA, el tema pendiente que se tiene que atender sí o sí por el gobierno estatal y no nadar de muertito como se viene haciendo por años, haciendo como que se hace cuando se vienen las broncas, pero de fondo no se arregla nada, el tema cobra importancia en las campañas, ahí sí a todos les importa encabezar luchas por el agua, pero ya después del voto ciudadano se voltean para otro lado, un ejemplo es lo que se está viviendo en este momento con la detención de Andrés Valles, un agricultor que si encabezó con el apoyo de muchos otros una lucha auténtica por el agua no por capricho ni por desacato, simplemente por necesidad, una necesidad auténtica de defender su patrimonio y el de sus familias, una necesidad que está muy alejada de la sensibilidad de los gobiernos federales y estatales, que además de injusto se torna como una venganza o así pareciera, cierto es que existe un tratado de aguas que se ha pagado por muchos años y jamás vimos este nivel de confrontación entre sociedad- gobierno, y vaya que hemos tenido sequías más prolongadas e intensas que la vivida actualmente, ¿qué pasó entonces? La pregunta del millón y la respuesta fácil: tuvimos un Gobierno del Estado alejado de las realidades por algunos años y luego llega un gobierno federal soberbio, se rodea de inexpertos, desmantela instituciones que venían en picada, un gobierno que llegó cortando cabezas con la bandera de la corrupción y se le olvidó pagar el agua, literal.

El gobierno federal que encabeza la 4T cumplió ya la mitad de su ejercicio y sin duda no ha entendido que hay temas que corresponden a expertos técnicos; de ahí toda la bronca.

El problema es que tampoco han entendido que en Chihuahua no nos vamos a dejar, y si tenemos que levantar la voz aun con miedo lo vamos a hacer, asesinar, mandar al Ejército por delante, girar órdenes de aprehensión, no es la forma en que nos van a amedrentar, si no lo creen aviéntense un clavado a la historia de Chihuahua y a todos los valientes que han luchado por causas, ideales y derechos de los que hoy gozamos; por eso yo creo que SÍ es el problema de todos y lo digo porque hace días escuché a alguien decir: ¿Pues qué bronca traen por el agua?, ¿por qué tanto escándalo? No se trata sólo del agua, que vaya que es importante, también se trata de cómo vemos ante nuestros ojos un gobierno que en lugar de ayudar al ciudadano lo friega, le da la espalda, vaya, ni chanza de dialogar, ¿pues para qué están entonces?, ¿para poner orden? Deberían poner orden en lo que verdaderamente afecta al ciudadano, como el narco, la violencia de género, la tala clandestina, entre otros temas, pero para eso no son tan valientes y expeditos, me sorprende cómo para lo que les importa sí hay elementos y presupuesto, pero no para las verdaderas injusticias que vivimos, y digo me sorprende porque aparentemente sí hay capacidad, lo que falta es voluntad, mucha voluntad.

Vivimos en un país donde se hace la peor política del mundo y si no tenemos el primer lugar estamos en el top 10, veía hace días la película de “La Ley de Herodes”, que se sitúa en los años cincuenta y es una clara crítica y burla para la política mexicana, lo más triste es que la ves y sientes que estás en 2021, con trajes y autos más modernos y algunas nuevas leyes que sirven para los que están en el poder en turno, ¿donde están los cambios que tanto cacarean y prometieron? Es una burla, lo he dicho siempre, no hay políticos de causas, no hay ideales en la política, se les acaban las buenas intenciones en cuanto les llega la primer quincena o hacen el primer negocio a costillas de la ciudadanía, mientras eso no cambie vamos a seguir igual, viendo injusticias como la de Valles, por hablar sólo de un tema, porque no me alcanza el espacio; no se vale, y como sociedad la verdad estamos dormidos, no ejercemos el derecho que tenemos de exigir que hagan su trabajo, y su trabajo es servir al pueblo, no servirse de él.

El día que unidos no permitamos tanta arbitrariedad, corrupción, cinismo y despertemos como sociedad, seguro inicia un cambio, algún día de estos será así, porque el mundo está en constante evolución, pero en política se hacen tantas alianzas por intereses y hay tantas complicidades que se teje una red tan fuerte que a muchos no les conviene mover.

En fin, ojalá que algún día cada quien tenga lo que se merece, pero por lo pronto a seguir viendo cómo los políticos se dedican a pelearse por los puestos y las entregas-recepción, mientras los problemas reales están en la calle ocurriendo a la gente real, a esa gente a la que le prometieron un cambio en campaña, pareciera que la única forma de cambiar las cosas fuera violentamente, y siendo realistas ha sido la única que en México y en la mayor parte del mundo ha dado resultados, he ahí las revoluciones y guerras, ¿corrió sangre? Sí corrió sangre, pero a veces parece que es la única manera, ojalá no sea así.