/ lunes 21 de enero de 2019

La desconfianza en uno mismo

La desconfianza en uno mismo es la causa de la mayor parte de los fracasos. Los más débiles son aquellos que no tienen confianza en sí mismos ni en su capacidad y su fuerza.

La principal barrera para el progreso personal es esta falta de confianza. El que otros piensen poco de uno no importa; es la falta de confianza en uno lo que trae el fracaso, y es un grave error soñarnos o creernos lo que somos (exceso de ego), pero lo es aún peor rebajar lo que en realidad valemos.

Lo mejor del mundo puede ser nuestro, así como ha sido de otros que han tenido confianza en sí mismos.

Es un error también creer que el éxito y la fortuna vendrán a buscarnos trayéndonos esa parte de la riqueza que creemos merecer. Para conquistar la fortuna es necesario entrar de lleno en la lucha y pelear hasta obtener los resultados que sean parte de nuestro objetivo.

Cada persona, independientemente de su edad, está por ganar sus mejores victorias y realizar los actos más admirables. Debemos siempre pensar “como si” ya hubiéramos logrado nuestros objetivos, luchando como desesperados para lograrlos.

Nuestro propio mérito no es por lo general, lo que nosotros pensamos. El mundo se encarga de hacer nuestro avalúo tarde o temprano, y si nos hemos estimado demás, hace la deducción correspondiente. Pero si nos hemos catalogado demasiado bajo, nadie se tomará la molestia de avisarnos.

La desconfianza en uno mismo nos hace inclusive, envejecer antes de tiempo. Y nadie envejece sólo por vivir cierto número de años. Lo que nos hace envejecer es la pérdida de nuestros ideales, el pensar que ya no podemos; el creer que hemos llegado al final del camino.

Se trata de templar nuestra voluntad, lo cual es una cualidad de la imaginación, del vigor y la fuerza de nuestras emociones, así como del manejo de nuestros sentimientos. Es seguir viviendo en la primavera de la vida.

Los años arrugan la piel de algunos, pero la pérdida del entusiasmo y la desconfianza en uno mismo nos arrugan el alma y afectan directamente el espíritu.


La desconfianza en uno mismo es la causa de la mayor parte de los fracasos. Los más débiles son aquellos que no tienen confianza en sí mismos ni en su capacidad y su fuerza.

La principal barrera para el progreso personal es esta falta de confianza. El que otros piensen poco de uno no importa; es la falta de confianza en uno lo que trae el fracaso, y es un grave error soñarnos o creernos lo que somos (exceso de ego), pero lo es aún peor rebajar lo que en realidad valemos.

Lo mejor del mundo puede ser nuestro, así como ha sido de otros que han tenido confianza en sí mismos.

Es un error también creer que el éxito y la fortuna vendrán a buscarnos trayéndonos esa parte de la riqueza que creemos merecer. Para conquistar la fortuna es necesario entrar de lleno en la lucha y pelear hasta obtener los resultados que sean parte de nuestro objetivo.

Cada persona, independientemente de su edad, está por ganar sus mejores victorias y realizar los actos más admirables. Debemos siempre pensar “como si” ya hubiéramos logrado nuestros objetivos, luchando como desesperados para lograrlos.

Nuestro propio mérito no es por lo general, lo que nosotros pensamos. El mundo se encarga de hacer nuestro avalúo tarde o temprano, y si nos hemos estimado demás, hace la deducción correspondiente. Pero si nos hemos catalogado demasiado bajo, nadie se tomará la molestia de avisarnos.

La desconfianza en uno mismo nos hace inclusive, envejecer antes de tiempo. Y nadie envejece sólo por vivir cierto número de años. Lo que nos hace envejecer es la pérdida de nuestros ideales, el pensar que ya no podemos; el creer que hemos llegado al final del camino.

Se trata de templar nuestra voluntad, lo cual es una cualidad de la imaginación, del vigor y la fuerza de nuestras emociones, así como del manejo de nuestros sentimientos. Es seguir viviendo en la primavera de la vida.

Los años arrugan la piel de algunos, pero la pérdida del entusiasmo y la desconfianza en uno mismo nos arrugan el alma y afectan directamente el espíritu.


sábado 07 de diciembre de 2019

¿Banco de niños?

lunes 11 de noviembre de 2019

Abrazos, no balazos

sábado 02 de noviembre de 2019

No se puede ser cristiano y optar por López

sábado 12 de octubre de 2019

Morena y los marxistas “cristianos”

sábado 28 de septiembre de 2019

Morena y los marxistas “cristianos”

miércoles 25 de septiembre de 2019

Cuerpo y espíritu

Cargar Más