/ martes 6 de julio de 2021

La forzada transición

Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo.... del miedo al cambio. (Octavio Paz).

Hace cinco años disfrutábamos la victoria de Javier Corral una vez transcurrido el proceso electoral y con una serie de esperanzadores compromisos de campaña.

Quién iba a pensar que estos compromisos fueron hechos “con el corazón” y no con la razón y mucho menos con la intención de cumplirlos. Los temas rondaban entre la Justicia para Chihuahua, la venta de las aeronaves del Gobierno del Estado, la mejora al transporte público, la gratuidad en la educación superior, el combate a la violencia e inseguridad, la lucha contra la corrupción además del tema de la salud en las áreas de atención, medicamentos y regulación de cientos de empleados sin plaza ni seguridad laboral.

Las expectativas no se cumplieron. A un año de su gobierno ya reclamábamos la falta a sus compromisos de campaña, situación que le molestó mostrando su verdadera cara. Hoy queda claro para los chihuahuenses que resaltan sus grandes capacidades histriónicas, de oratoria y sobre todo la mitomanía que frecuentemente utiliza en sus discursos, así como su incansable afán por viajar y privilegiar su deporte favorito a las acciones de gobierno.

Cinco años perdidos, casi sin obra pública, sin avances en los grandes temas propuestos, con una gran carga de gastos y deuda, con una gran pérdida de credibilidad en los políticos por parte de la ciudadanía que lo califica en el penúltimo lugar de aprobación entre los gobernadores del país.

En este entorno se dará la transición hacia un nuevo gobierno encabezado por María Eugenia Campos, indiscutible ganadora de la contienda constitucional y gobernadora electa por la mayoría de los chihuahuenses que votaron por un proyecto blindado con el miedo a una transformación encabezado por un partido que por medio de la publicidad, la opinión de analistas, columnistas y supuestamente aliados del gobernador en turno mezclaron temas como democracia, dictadura, comunismo, paternalismo, asistencia social etc., creando confusión y miedo en un espacio electoral también seriamente lastimado por quien hoy ostenta la máxima figura de representación popular.

Hoy como nunca tiene validez la frase sembrada por el exgobernador preso en Miami calificado como el “vulgar ladrón” de que “el poder es para poder y no para no poder”.

Hay procesos pendientes. En los próximos meses veremos cuál es la actuación de ministerios públicos, jueces, magistrados y legisladores que tendrán que enfrentar decisiones para vincular, desvincular, dictar medidas cautelares, desaforar o desestimar los cargos a la gobernadora electa. Al tiempo…

Correo: vicmedina@hotmail.com

Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo.... del miedo al cambio. (Octavio Paz).

Hace cinco años disfrutábamos la victoria de Javier Corral una vez transcurrido el proceso electoral y con una serie de esperanzadores compromisos de campaña.

Quién iba a pensar que estos compromisos fueron hechos “con el corazón” y no con la razón y mucho menos con la intención de cumplirlos. Los temas rondaban entre la Justicia para Chihuahua, la venta de las aeronaves del Gobierno del Estado, la mejora al transporte público, la gratuidad en la educación superior, el combate a la violencia e inseguridad, la lucha contra la corrupción además del tema de la salud en las áreas de atención, medicamentos y regulación de cientos de empleados sin plaza ni seguridad laboral.

Las expectativas no se cumplieron. A un año de su gobierno ya reclamábamos la falta a sus compromisos de campaña, situación que le molestó mostrando su verdadera cara. Hoy queda claro para los chihuahuenses que resaltan sus grandes capacidades histriónicas, de oratoria y sobre todo la mitomanía que frecuentemente utiliza en sus discursos, así como su incansable afán por viajar y privilegiar su deporte favorito a las acciones de gobierno.

Cinco años perdidos, casi sin obra pública, sin avances en los grandes temas propuestos, con una gran carga de gastos y deuda, con una gran pérdida de credibilidad en los políticos por parte de la ciudadanía que lo califica en el penúltimo lugar de aprobación entre los gobernadores del país.

En este entorno se dará la transición hacia un nuevo gobierno encabezado por María Eugenia Campos, indiscutible ganadora de la contienda constitucional y gobernadora electa por la mayoría de los chihuahuenses que votaron por un proyecto blindado con el miedo a una transformación encabezado por un partido que por medio de la publicidad, la opinión de analistas, columnistas y supuestamente aliados del gobernador en turno mezclaron temas como democracia, dictadura, comunismo, paternalismo, asistencia social etc., creando confusión y miedo en un espacio electoral también seriamente lastimado por quien hoy ostenta la máxima figura de representación popular.

Hoy como nunca tiene validez la frase sembrada por el exgobernador preso en Miami calificado como el “vulgar ladrón” de que “el poder es para poder y no para no poder”.

Hay procesos pendientes. En los próximos meses veremos cuál es la actuación de ministerios públicos, jueces, magistrados y legisladores que tendrán que enfrentar decisiones para vincular, desvincular, dictar medidas cautelares, desaforar o desestimar los cargos a la gobernadora electa. Al tiempo…

Correo: vicmedina@hotmail.com