/ martes 28 de abril de 2020

Lo bueno, lo malo y lo feo

“Más peligroso que colmillo de serpiente es el hijo o la hija desagradecida”: Shakespeare.


Lo bueno.- Miles de seres humanos que atienden nuestra salud, segundo a segundo, hora tras hora, día tras día y mes tras mes, con una bondad ética, frente a un escenario de alta presión, de manejo de complejos aparatos y, con una disciplina a toda prueba, nos dan testimonio de la entrega de los médicos, las enfermeras, personal de apoyo, de intendencia y demás, para atender a los pacientes. Nuestro eterno reconocimiento a su noble labor, en el que va la vida en prenda de los enfermos. Horas, muchas horas de estudios, de conferencias, congresos, prácticas, ensayos, guardias y ejercicios de una praxis exigente, para dar la atención que merecen los pacientes. Con el equipo que tienen a la mano, hacen milagros, para enfrentar situaciones de emergencia, más cuando se trata de contingencias masivas, como las que hoy enfrentamos. Nuestro amor y nuestro respeto al personal médico de todos los hospitales, clínicas y espacios habilitados para atender la emergencia.

Lo malo.- El Estado debe atender el fenómeno viral de inmediato, y otorgar los recursos que la magnitud requiera para preservar la salud del pueblo mexicano. ¡Basta de recortes a los sectores de salud y de educación! ¡Basta del manejo discrecional del erario para obras no prioritarias, cuando están de por medio la salud y la vida de los habitantes de la patria! Se escatiman los recursos del erario para atacar la pandemia. No se vale que se mofen de los mexicanos, con supuestas medidas ridículas de bajar el sueldo a los altos funcionarios ¿de que sirvan semejantes mendacidades? El Estado autoritario ha demostrado que no tiene capacidad para gobernar de acuerdo con la ley. Los infectados y los muertos se acumulan y el Estado, inepto e ineficiente para emprender las acciones que le corresponden.

Lo feo.- Gente inconsciente, cobarde y violenta ataca, golpea, insulta, lanza sustancias peligrosas a los miembros del cuerpo médico-asistencial que porta sus uniformes blancos, vamos, incluso choferes de camiones públicos les niegan el acceso al transporte.

Mantengamos la solidaridad con nuestros semejantes, admiramos sectores del empresariado que apoyan con salarios y donativos en especie de equipo médico ¡enhorabuena señores!, unidos en este fenómeno, saldremos adelante.

“Más peligroso que colmillo de serpiente es el hijo o la hija desagradecida”: Shakespeare.


Lo bueno.- Miles de seres humanos que atienden nuestra salud, segundo a segundo, hora tras hora, día tras día y mes tras mes, con una bondad ética, frente a un escenario de alta presión, de manejo de complejos aparatos y, con una disciplina a toda prueba, nos dan testimonio de la entrega de los médicos, las enfermeras, personal de apoyo, de intendencia y demás, para atender a los pacientes. Nuestro eterno reconocimiento a su noble labor, en el que va la vida en prenda de los enfermos. Horas, muchas horas de estudios, de conferencias, congresos, prácticas, ensayos, guardias y ejercicios de una praxis exigente, para dar la atención que merecen los pacientes. Con el equipo que tienen a la mano, hacen milagros, para enfrentar situaciones de emergencia, más cuando se trata de contingencias masivas, como las que hoy enfrentamos. Nuestro amor y nuestro respeto al personal médico de todos los hospitales, clínicas y espacios habilitados para atender la emergencia.

Lo malo.- El Estado debe atender el fenómeno viral de inmediato, y otorgar los recursos que la magnitud requiera para preservar la salud del pueblo mexicano. ¡Basta de recortes a los sectores de salud y de educación! ¡Basta del manejo discrecional del erario para obras no prioritarias, cuando están de por medio la salud y la vida de los habitantes de la patria! Se escatiman los recursos del erario para atacar la pandemia. No se vale que se mofen de los mexicanos, con supuestas medidas ridículas de bajar el sueldo a los altos funcionarios ¿de que sirvan semejantes mendacidades? El Estado autoritario ha demostrado que no tiene capacidad para gobernar de acuerdo con la ley. Los infectados y los muertos se acumulan y el Estado, inepto e ineficiente para emprender las acciones que le corresponden.

Lo feo.- Gente inconsciente, cobarde y violenta ataca, golpea, insulta, lanza sustancias peligrosas a los miembros del cuerpo médico-asistencial que porta sus uniformes blancos, vamos, incluso choferes de camiones públicos les niegan el acceso al transporte.

Mantengamos la solidaridad con nuestros semejantes, admiramos sectores del empresariado que apoyan con salarios y donativos en especie de equipo médico ¡enhorabuena señores!, unidos en este fenómeno, saldremos adelante.

martes 04 de agosto de 2020

¡Escucha presidente!

martes 21 de julio de 2020

El valor de las elecciones

martes 07 de julio de 2020

Ciencia y tecnología, una necesidad

martes 23 de junio de 2020

La honestidad trae confianza

martes 09 de junio de 2020

Política vence a pandemia

martes 12 de mayo de 2020

Fácil destruir, difícil construir I

martes 28 de abril de 2020

Lo bueno, lo malo y lo feo

martes 14 de abril de 2020

Capacidad de abstracción

martes 31 de marzo de 2020

Lo que se debe hacer

Cargar Más