/ martes 13 de agosto de 2019

Los discursos de odio

Cuando se pronuncia un discurso de odio puede incidir en el comportamiento de otra persona, se repliquen las ideas y se actúe conforme a ellas. Tan poderoso es el uso del lenguaje que, transformado en acciones, puede matar. Temas que incitan a estos mensajes son: la legalización del aborto, el matrimonio entre parejas del mismo sexo, las políticas migratorias, xenofobia, entre muchos otros. De acuerdo con la Unesco, son expresiones utilizadas a diferentes niveles para acosar, perseguir, segregar, justificar la violencia o la privación del ejercicio de un derecho; generan ambientes de prejuicios e intolerancia que incentivan la discriminación, la hostilidad, los ataques violentos o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica o cualquier otra condición social. Promueven y alimentan dogmas cargados de connotaciones discriminatorias. En Francia (donde me encuentro actualmente), cifras de 2018 indican que los ataques antisemitas se incrementaron hasta en un 74%, resurgiendo un movimiento entre grupos de extrema derecha. Pasé por el supermercado kosher judío donde fue el ataque yihadista y días después acaeció el ataque de Walmart en El Paso a manos de Patrick Crusius, que acabó con la vida de 22 personas, probablemente motivado por un discurso de odio de Trump. Su mensaje segregacionista y política migratoria incitan a la violencia. En Ruanda fue un discurso de odio lo que detonó el genocidio; lo mismo en Camboya. Este año murieron 49 personas en un atentado supremacista contra dos mezquitas en Nueva Zelanda; en Sri Lanka, un grupo islamita asesinó a 321 personas en iglesias en un domingo de Pascua; con el Brexit en el Reino Unido, los delitos de odio y xenofobia aumentaron; la repugnancia hacia migrantes venezolanos en Ecuador produjo ataques, orillándolos a salir del país. En México, el diario El Financiero indicó que, según encuestas, el 60% de los mexicanos dijo que no se deben aceptar a migrantes en el país.

Estos discursos se convierten en murmullos sociales de gran eficacia que rechazan la diversidad y el ejercicio de la libertad de alguien más; propagan prejuicios y buscan eliminar aquello que no corresponda con una forma única de entender el mundo con dogmas y connotaciones discriminatorias que difaman grupos y terminan por detonar actos violentos.

Me conmovió profundamente lo acaecido en El Paso y para “re-matar”, lamenté el comentario de la alcaldesa de mi ciudad, que lejos de reconfortar, promovió aún mas la discriminación, los prejuicios y los dogmas, aludiendo a que fue la “libre autodeterminación de la persona y libre desarrollo de la personalidad” parte de la causa de esta tragedia; reiteró que fue bueno se rechazara este decreto en el Congreso (mismo que aportaría inclusión en materia de derechos humanos). Luego habló de que la familia y la vida prevalecen (fuera del tema principal). Pareciera que “imperaron” los prejuicios, dogmas y creencias individuales (subjetivos) en lugar de promover el respeto y la tolerancia hacia las diferencias con lo dicho. Cuidemos de que nuestras palabras siempre vayan encaminadas a mostrar amor e inclusión y así evitar incitar la violencia.


Cuando se pronuncia un discurso de odio puede incidir en el comportamiento de otra persona, se repliquen las ideas y se actúe conforme a ellas. Tan poderoso es el uso del lenguaje que, transformado en acciones, puede matar. Temas que incitan a estos mensajes son: la legalización del aborto, el matrimonio entre parejas del mismo sexo, las políticas migratorias, xenofobia, entre muchos otros. De acuerdo con la Unesco, son expresiones utilizadas a diferentes niveles para acosar, perseguir, segregar, justificar la violencia o la privación del ejercicio de un derecho; generan ambientes de prejuicios e intolerancia que incentivan la discriminación, la hostilidad, los ataques violentos o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica o cualquier otra condición social. Promueven y alimentan dogmas cargados de connotaciones discriminatorias. En Francia (donde me encuentro actualmente), cifras de 2018 indican que los ataques antisemitas se incrementaron hasta en un 74%, resurgiendo un movimiento entre grupos de extrema derecha. Pasé por el supermercado kosher judío donde fue el ataque yihadista y días después acaeció el ataque de Walmart en El Paso a manos de Patrick Crusius, que acabó con la vida de 22 personas, probablemente motivado por un discurso de odio de Trump. Su mensaje segregacionista y política migratoria incitan a la violencia. En Ruanda fue un discurso de odio lo que detonó el genocidio; lo mismo en Camboya. Este año murieron 49 personas en un atentado supremacista contra dos mezquitas en Nueva Zelanda; en Sri Lanka, un grupo islamita asesinó a 321 personas en iglesias en un domingo de Pascua; con el Brexit en el Reino Unido, los delitos de odio y xenofobia aumentaron; la repugnancia hacia migrantes venezolanos en Ecuador produjo ataques, orillándolos a salir del país. En México, el diario El Financiero indicó que, según encuestas, el 60% de los mexicanos dijo que no se deben aceptar a migrantes en el país.

Estos discursos se convierten en murmullos sociales de gran eficacia que rechazan la diversidad y el ejercicio de la libertad de alguien más; propagan prejuicios y buscan eliminar aquello que no corresponda con una forma única de entender el mundo con dogmas y connotaciones discriminatorias que difaman grupos y terminan por detonar actos violentos.

Me conmovió profundamente lo acaecido en El Paso y para “re-matar”, lamenté el comentario de la alcaldesa de mi ciudad, que lejos de reconfortar, promovió aún mas la discriminación, los prejuicios y los dogmas, aludiendo a que fue la “libre autodeterminación de la persona y libre desarrollo de la personalidad” parte de la causa de esta tragedia; reiteró que fue bueno se rechazara este decreto en el Congreso (mismo que aportaría inclusión en materia de derechos humanos). Luego habló de que la familia y la vida prevalecen (fuera del tema principal). Pareciera que “imperaron” los prejuicios, dogmas y creencias individuales (subjetivos) en lugar de promover el respeto y la tolerancia hacia las diferencias con lo dicho. Cuidemos de que nuestras palabras siempre vayan encaminadas a mostrar amor e inclusión y así evitar incitar la violencia.


martes 28 de julio de 2020

Desigualdad dentro de la desigualdad

martes 14 de julio de 2020

Crisis y cambios estructurales

martes 30 de junio de 2020

Revolución en tiempos de Covid-19

martes 16 de junio de 2020

Una procuraduría de pobres

martes 02 de junio de 2020

¿Nueva normalidad?

martes 19 de mayo de 2020

El buen articulista

martes 05 de mayo de 2020

Ideas sueltas “sinsentidos”

martes 21 de abril de 2020

Nuevo orden ante la catástrofe

martes 14 de abril de 2020

Los duelos del Covid-19

martes 31 de marzo de 2020

Esperanza en las estrellas

Cargar Más