/ jueves 11 de julio de 2019

Los primeros musulmanes en México

De acuerdo a Román López Villicaña, la primera oleada de musulmanes hacia México vino con la Conquista. En este tiempo una gran cantidad de judíos y musulmanes aprovechan la apertura de las nuevas tierras para escapar a la creciente presión de los cristianos católicos que se habían apoderado ya de casi toda la península ibérica. Una vez caída Granada, se expulsaría de reinos y posesiones españolas a los judíos en 1492 y a moros entre 1609 y 1614.

Pero de hecho, la expulsión tardaría un poco más, debido a que muchos escondieron su religión y lograron pasar al nuevo continente, a pesar de la prohibición de Carlos V en la real cédula de Valladolid del 15 de septiembre de 1522. Esta ley se extendía a esclavos berberiscos o libres.

A pesar de las restricciones, quizá con Cortés en 1521, llegan moros que logran evadir las prohibiciones. Para 1545 se decía que había en la Nueva España, de acuerdo a Liebman Seymour, 1,385 colonos españoles, de los cuales 300 eran judíos y moros.

Y sí existía una elevada probabilidad de que entre ellos también hubiera moros, pues éstos convivieron juntos en España y ambos sufrían de las mismas persecuciones. La reaparición de la Santa Inquisición y la aplicación estricta de sus leyes en las colonias después de los años treinta del siglo XVI hizo que un gran número de judíos y moros se refugiara en la península de Yucatán, pero aislados del resto de la diáspora, paulatinamente los llevaría a la asimilación, dejando sólo rastros de su existencia.

Debe decirse que otra corriente partió hacia el norte, a Nuevo León y Tamaulipas, donde el aislamiento del centro agrominero permitió la sobrevivencia, pero a costa de la asimilación. Dentro del contexto de la Colonia también llegan a México africanos musulmanes en calidad de esclavos, de acuerdo a Bonfil Batalla.

Aunque esta primera oleada de musulmanes en México apenas si dejó rastros en México, la misma cultura islámica se encontraba entre los españoles, a través de la arquitectura colonial con zaguanes, acequias, norias, alcabalas, cultivos y sistemas de irrigación que tanto contribuyeron al desarrollo de la Colonia.


De acuerdo a Román López Villicaña, la primera oleada de musulmanes hacia México vino con la Conquista. En este tiempo una gran cantidad de judíos y musulmanes aprovechan la apertura de las nuevas tierras para escapar a la creciente presión de los cristianos católicos que se habían apoderado ya de casi toda la península ibérica. Una vez caída Granada, se expulsaría de reinos y posesiones españolas a los judíos en 1492 y a moros entre 1609 y 1614.

Pero de hecho, la expulsión tardaría un poco más, debido a que muchos escondieron su religión y lograron pasar al nuevo continente, a pesar de la prohibición de Carlos V en la real cédula de Valladolid del 15 de septiembre de 1522. Esta ley se extendía a esclavos berberiscos o libres.

A pesar de las restricciones, quizá con Cortés en 1521, llegan moros que logran evadir las prohibiciones. Para 1545 se decía que había en la Nueva España, de acuerdo a Liebman Seymour, 1,385 colonos españoles, de los cuales 300 eran judíos y moros.

Y sí existía una elevada probabilidad de que entre ellos también hubiera moros, pues éstos convivieron juntos en España y ambos sufrían de las mismas persecuciones. La reaparición de la Santa Inquisición y la aplicación estricta de sus leyes en las colonias después de los años treinta del siglo XVI hizo que un gran número de judíos y moros se refugiara en la península de Yucatán, pero aislados del resto de la diáspora, paulatinamente los llevaría a la asimilación, dejando sólo rastros de su existencia.

Debe decirse que otra corriente partió hacia el norte, a Nuevo León y Tamaulipas, donde el aislamiento del centro agrominero permitió la sobrevivencia, pero a costa de la asimilación. Dentro del contexto de la Colonia también llegan a México africanos musulmanes en calidad de esclavos, de acuerdo a Bonfil Batalla.

Aunque esta primera oleada de musulmanes en México apenas si dejó rastros en México, la misma cultura islámica se encontraba entre los españoles, a través de la arquitectura colonial con zaguanes, acequias, norias, alcabalas, cultivos y sistemas de irrigación que tanto contribuyeron al desarrollo de la Colonia.


jueves 18 de julio de 2019

La Catedral de Chihuahua

jueves 11 de julio de 2019

Los primeros musulmanes en México

jueves 04 de julio de 2019

Piedras: mito y simbolismo

jueves 27 de junio de 2019

La ciencia, ¿es objetiva?

jueves 13 de junio de 2019

En defensa del peregrino

jueves 30 de mayo de 2019

Hitler socialista

jueves 23 de mayo de 2019

San Benito de Nursia

jueves 16 de mayo de 2019

Socialismo de la paridad de género

jueves 25 de abril de 2019

La mujer en la Alemania nazi

Cargar Más