/ lunes 4 de julio de 2022

Más que una fiesta, Jornadas Villistas es la expresión de nuestra identidad

Por: César Peña

Son muy pocos días los que faltan para el arranque de las Jornadas Villistas, las fiestas que tanto identifican a Parral y le hacen compartir con el mundo un tanto de su casi cuatro veces centenaria cultura. Estamos a nada de que los caballos y las motocicletas se apoderen de las calles, de que las familias se apropien de nuestras bellas plazas, de que la gente ocupe un lugar en el tiempo y salga a vivir la experiencia de su historia.

Julio es un mes con mucho significado para todos los parralenses, pues durante sus días se hace memoria de acontecimientos íntimamente ligados con la vida y la muerte, el nacer y el morir, conceptos de corte existencialista. El 14 de julio conmemoramos el hito fundacional de Parral, su discutido y aún intraducible origen, el surgimiento de una comunidad que marcaría la historia para siempre; y el 20, el asesinato del general Francisco Villa, un destacado revolucionario que en la actualidad, su figura, forma parte esencial de nuestro imaginario colectivo.

Con estas dos fechas vivimos y morimos en la historia, actualizamos el recuerdo de nuestro largo derrotero para unirnos al pasado, donde en otra dimensión radican nuestros padres. Existimos de tal forma que toda la experiencia de ser y estar en Parral se convierte en fiesta y memoria… en fraterna voluntad.

Jornadas Villistas se convirtieron hace 28 años en el epicentro de nuestra distinguida "parralensidad", en la expresión más natural de lo que somos y queremos compartir, en ese orgullo que concebimos cuando la historia nos procura un lugar de privilegio, de ser una vez más el centro del universo y como bien lo decimos a perpetuidad, de ser la capital del mundo, ese cosmos donde todos coincidimos y cumplimos nuestras metas.

Este año, Parral vuelve a celebrar sus fiestas con una programación que promete marcar la diferencia, unas Jornadas Villistas para todos y todas, que incluyan al cabalgante, al motociclista y al turista; al extranjero, al foráneo y al local; a la familia que vive en el margen, en el cerro o en el centro, a los niños, a la madre soltera y al señor que vende paletas de hielo.

Por ello es que la cartelera de este 2022 es única y especial: porque no se concentra en un sólo arquetipo musical para sus conciertos, habrá un artista para cada gusto; porque se rescata el sentido cultural que hace 28 años era la insignia principal, vendrán conferencistas y jóvenes investigadores… se está impulsando desde hoy la literatura y las demás artes; porque superará sus propias fronteras al sumar a Mazatlán en la gran fiesta de los parralenses, así como otros municipios de la región.

Compromiso es que las Jornadas Villistas sigan siendo nuestra principal carta de presentación porque es el momento culmen de nuestra identidad, en el que nos asumimos parralenses por medio de ese vínculo espiritualmente histórico que activa las profundas entrañas de la mina “La Prieta”, que hace correr el agua del incipiente río San Gregorio y tiñe de color rojo la tierra que pisaron nuestros padres, tonalidad también del cielo que arde en llamas cuando se despide el sol.

Compromiso de este servidor, es que se desarrolle la cultura de los parralenses, que todos nos puedan visitar y que en un futuro las Jornadas Villistas, o mejor dicho, lo que ellas significan para nosotros, se extiendan todo el año con los diferentes matices que nos obliga la interesante historia de este terruño. ¡Cordialmente invitados a nuestras fiestas! ¡Nos vemos en Parral!

Por: César Peña

Son muy pocos días los que faltan para el arranque de las Jornadas Villistas, las fiestas que tanto identifican a Parral y le hacen compartir con el mundo un tanto de su casi cuatro veces centenaria cultura. Estamos a nada de que los caballos y las motocicletas se apoderen de las calles, de que las familias se apropien de nuestras bellas plazas, de que la gente ocupe un lugar en el tiempo y salga a vivir la experiencia de su historia.

Julio es un mes con mucho significado para todos los parralenses, pues durante sus días se hace memoria de acontecimientos íntimamente ligados con la vida y la muerte, el nacer y el morir, conceptos de corte existencialista. El 14 de julio conmemoramos el hito fundacional de Parral, su discutido y aún intraducible origen, el surgimiento de una comunidad que marcaría la historia para siempre; y el 20, el asesinato del general Francisco Villa, un destacado revolucionario que en la actualidad, su figura, forma parte esencial de nuestro imaginario colectivo.

Con estas dos fechas vivimos y morimos en la historia, actualizamos el recuerdo de nuestro largo derrotero para unirnos al pasado, donde en otra dimensión radican nuestros padres. Existimos de tal forma que toda la experiencia de ser y estar en Parral se convierte en fiesta y memoria… en fraterna voluntad.

Jornadas Villistas se convirtieron hace 28 años en el epicentro de nuestra distinguida "parralensidad", en la expresión más natural de lo que somos y queremos compartir, en ese orgullo que concebimos cuando la historia nos procura un lugar de privilegio, de ser una vez más el centro del universo y como bien lo decimos a perpetuidad, de ser la capital del mundo, ese cosmos donde todos coincidimos y cumplimos nuestras metas.

Este año, Parral vuelve a celebrar sus fiestas con una programación que promete marcar la diferencia, unas Jornadas Villistas para todos y todas, que incluyan al cabalgante, al motociclista y al turista; al extranjero, al foráneo y al local; a la familia que vive en el margen, en el cerro o en el centro, a los niños, a la madre soltera y al señor que vende paletas de hielo.

Por ello es que la cartelera de este 2022 es única y especial: porque no se concentra en un sólo arquetipo musical para sus conciertos, habrá un artista para cada gusto; porque se rescata el sentido cultural que hace 28 años era la insignia principal, vendrán conferencistas y jóvenes investigadores… se está impulsando desde hoy la literatura y las demás artes; porque superará sus propias fronteras al sumar a Mazatlán en la gran fiesta de los parralenses, así como otros municipios de la región.

Compromiso es que las Jornadas Villistas sigan siendo nuestra principal carta de presentación porque es el momento culmen de nuestra identidad, en el que nos asumimos parralenses por medio de ese vínculo espiritualmente histórico que activa las profundas entrañas de la mina “La Prieta”, que hace correr el agua del incipiente río San Gregorio y tiñe de color rojo la tierra que pisaron nuestros padres, tonalidad también del cielo que arde en llamas cuando se despide el sol.

Compromiso de este servidor, es que se desarrolle la cultura de los parralenses, que todos nos puedan visitar y que en un futuro las Jornadas Villistas, o mejor dicho, lo que ellas significan para nosotros, se extiendan todo el año con los diferentes matices que nos obliga la interesante historia de este terruño. ¡Cordialmente invitados a nuestras fiestas! ¡Nos vemos en Parral!

ÚLTIMASCOLUMNAS