/ martes 9 de julio de 2019

México, república federal (IV)

“Los tontos y los muertos son los únicos que no cambian de opinión”. Lowell


Nuestra federación recibió fuertes embates desde su surgimiento. Monarquistas, conservadores, oportunistas y anárquicos utilizaron todos los medios para hacerla zozobrar. Empero prevaleció en los intelectuales y patriotas liberales el sistema que hoy, el dictador pretende quebrantar. En el dogma jurídico, se define al sistema federal como un sistema que se sustenta en una constitución que genera dos órdenes jurídicos: el de la constitución federal y el de los estados miembros. Ambos órdenes deben ser coextensos y no poseer en sus articulados leyes que se contrapongan. Los estados miembros son libres y soberanos y tienen sus competencias muy definidas, que –reitero- no deben contener contradicciones con la constitución general. Al aceptar el sistema federal, cada entidad federativa se integró paulatina y voluntariamente. Guatemala no aceptó la unión con la federación mexicana y Chiapas lo solicitó de inmediato.

Definidas y armadas en leyes, los contenidos de las competencias del orden constitucional federal significaron un serio núcleo de problemas, por lo enorme, despoblado e incomunicado del territorio nacional. Grupos étnicos, lenguas, cultura, usos y costumbres, caudillismos, cacicazgos y, posteriormente, las competencias entre los partidos políticos, han significado serios obstáculos para el buen desempeño federal. Hoy, la dictadura pretende destruir este sistema e imponer un sistema republicano unitario central con sesgo pseudosocialista de república popular. Destruir el sistema republicano federal y convertir a las entidades federativas y a sus municipios en limosneros cautivos de sus organizaciones políticas, es la estrategia que utilizan. Los recortes presupuestales orquestados por el dictador y su pandilla, pretenden poner de rodillas a la nación mexicana, y, al pueblo, en esclavo de sistemas anárquicos, quiméricos, pero eso sí, con grandes ilusiones y esperanzas. México no está, ni estará dispuesto a renunciar al sistema federativo y mucho menos a su dignidad que está siendo menoscabada por un vengativo y revanchista dictador. Que no intenten dividirnos, y los oportunistas, nunca serán confiables para nadie.

“Los tontos y los muertos son los únicos que no cambian de opinión”. Lowell


Nuestra federación recibió fuertes embates desde su surgimiento. Monarquistas, conservadores, oportunistas y anárquicos utilizaron todos los medios para hacerla zozobrar. Empero prevaleció en los intelectuales y patriotas liberales el sistema que hoy, el dictador pretende quebrantar. En el dogma jurídico, se define al sistema federal como un sistema que se sustenta en una constitución que genera dos órdenes jurídicos: el de la constitución federal y el de los estados miembros. Ambos órdenes deben ser coextensos y no poseer en sus articulados leyes que se contrapongan. Los estados miembros son libres y soberanos y tienen sus competencias muy definidas, que –reitero- no deben contener contradicciones con la constitución general. Al aceptar el sistema federal, cada entidad federativa se integró paulatina y voluntariamente. Guatemala no aceptó la unión con la federación mexicana y Chiapas lo solicitó de inmediato.

Definidas y armadas en leyes, los contenidos de las competencias del orden constitucional federal significaron un serio núcleo de problemas, por lo enorme, despoblado e incomunicado del territorio nacional. Grupos étnicos, lenguas, cultura, usos y costumbres, caudillismos, cacicazgos y, posteriormente, las competencias entre los partidos políticos, han significado serios obstáculos para el buen desempeño federal. Hoy, la dictadura pretende destruir este sistema e imponer un sistema republicano unitario central con sesgo pseudosocialista de república popular. Destruir el sistema republicano federal y convertir a las entidades federativas y a sus municipios en limosneros cautivos de sus organizaciones políticas, es la estrategia que utilizan. Los recortes presupuestales orquestados por el dictador y su pandilla, pretenden poner de rodillas a la nación mexicana, y, al pueblo, en esclavo de sistemas anárquicos, quiméricos, pero eso sí, con grandes ilusiones y esperanzas. México no está, ni estará dispuesto a renunciar al sistema federativo y mucho menos a su dignidad que está siendo menoscabada por un vengativo y revanchista dictador. Que no intenten dividirnos, y los oportunistas, nunca serán confiables para nadie.

martes 07 de julio de 2020

Ciencia y tecnología, una necesidad

martes 23 de junio de 2020

La honestidad trae confianza

martes 09 de junio de 2020

Política vence a pandemia

martes 12 de mayo de 2020

Fácil destruir, difícil construir I

martes 28 de abril de 2020

Lo bueno, lo malo y lo feo

martes 14 de abril de 2020

Capacidad de abstracción

martes 31 de marzo de 2020

Lo que se debe hacer

martes 24 de marzo de 2020

Comunicar la verdad

martes 10 de marzo de 2020

Rendición de cuentas II

Cargar Más