/ martes 17 de noviembre de 2020

No negociables

En su exhortación postsinodal “Sacramentum caritatis” de febrero del 2007, Benedicto XVI expresó: “El culto agradable a Dios nunca es un acto meramente privado, sin consecuencias en nuestras relaciones sociales: al contrario, exige el testimonio público de la propia fe” (no. 83)

En base a lo anterior el papa enumeró cuatro principios o valores a los que llamó “no negociables”, los que “obviamente valen para todos los bautizados, pero tienen una importancia particular para quienes, por la posición social o política que ocupan, han de tomar decisiones sobre valores fundamentales”.

Esos principios “son las pautas que nunca se podrán derogar ni dejar a merced de consensos partidistas en la configuración cristiana de la sociedad”.

- El primero de esos principios refiere al respeto y defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural.

Por desgracia vemos que en nuestro mundo, cada vez más, se promueven o se toleran, bajo eufemismos, el aborto, la eutanasia, las desapariciones forzadas, los asesinatos en nombre de la ley, la tortura, la pena de muerte, las condiciones infrahumanas de vida, los trabajos forzados y un sinfín de acciones que atentan contra la vida humana en cualquiera de sus etapas y condiciones. Y se busca su legalización desde varios foros con el afán, en no pocos casos, de disminuir su peso moral y la sacralidad de la vida.

- El segundo principio alude a la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer. Sin embargo hoy se llama “matrimonio” a la unión de dos personas del mismo sexo, y hay acometidas de distintas clases contra la familia.

La familia –hay que insistir en ello- nace del compromiso conyugal. El matrimonio es un voto, en el que un hombre y una mujer hacen donación de sí mismos y se comprometen a la procreación y el cuidado de los hijos.

Hoy, para algunos, el compromiso parece no importar. Las uniones libres, las relaciones casuales, el adulterio, las separaciones, el divorcio, son pauta a seguir para no pocos.

- El tercero de esos principios manifiesta la libertad de educación de los hijos. Los padres tienen el derecho y el deber de educar a sus hijos. Son ellos -no el Estado, ni los empresarios educativos, ni los profesores- los titulares de ese derecho.

Hoy se expone que las materias educativas en las escuelas deben ceñirse a ciertos cánones con independencia del sentir de los padres.

- El cuarto principio se dirige a la promoción del bien común en todas sus formas.

Quienes están en un puesto público no deben en forma alguna –como sucede en muchos casos- buscar su propio interés o de grupo

El Estado está al servicio de la sociedad y no al revés. El papel de la autoridad es ordenar la comunidad política no según la voluntad del partido mayoritario sino atendiendo a los fines de la misma, buscando la perfección de cada persona, aplicando el principio de subsidiariedad y protegiendo al más débil del más fuerte.

No podemos, por coherencia, colaborar con partidos políticos que no respeten y defiendan de forma inequívoca estos principios. ¿Lo ven?

En su exhortación postsinodal “Sacramentum caritatis” de febrero del 2007, Benedicto XVI expresó: “El culto agradable a Dios nunca es un acto meramente privado, sin consecuencias en nuestras relaciones sociales: al contrario, exige el testimonio público de la propia fe” (no. 83)

En base a lo anterior el papa enumeró cuatro principios o valores a los que llamó “no negociables”, los que “obviamente valen para todos los bautizados, pero tienen una importancia particular para quienes, por la posición social o política que ocupan, han de tomar decisiones sobre valores fundamentales”.

Esos principios “son las pautas que nunca se podrán derogar ni dejar a merced de consensos partidistas en la configuración cristiana de la sociedad”.

- El primero de esos principios refiere al respeto y defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural.

Por desgracia vemos que en nuestro mundo, cada vez más, se promueven o se toleran, bajo eufemismos, el aborto, la eutanasia, las desapariciones forzadas, los asesinatos en nombre de la ley, la tortura, la pena de muerte, las condiciones infrahumanas de vida, los trabajos forzados y un sinfín de acciones que atentan contra la vida humana en cualquiera de sus etapas y condiciones. Y se busca su legalización desde varios foros con el afán, en no pocos casos, de disminuir su peso moral y la sacralidad de la vida.

- El segundo principio alude a la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer. Sin embargo hoy se llama “matrimonio” a la unión de dos personas del mismo sexo, y hay acometidas de distintas clases contra la familia.

La familia –hay que insistir en ello- nace del compromiso conyugal. El matrimonio es un voto, en el que un hombre y una mujer hacen donación de sí mismos y se comprometen a la procreación y el cuidado de los hijos.

Hoy, para algunos, el compromiso parece no importar. Las uniones libres, las relaciones casuales, el adulterio, las separaciones, el divorcio, son pauta a seguir para no pocos.

- El tercero de esos principios manifiesta la libertad de educación de los hijos. Los padres tienen el derecho y el deber de educar a sus hijos. Son ellos -no el Estado, ni los empresarios educativos, ni los profesores- los titulares de ese derecho.

Hoy se expone que las materias educativas en las escuelas deben ceñirse a ciertos cánones con independencia del sentir de los padres.

- El cuarto principio se dirige a la promoción del bien común en todas sus formas.

Quienes están en un puesto público no deben en forma alguna –como sucede en muchos casos- buscar su propio interés o de grupo

El Estado está al servicio de la sociedad y no al revés. El papel de la autoridad es ordenar la comunidad política no según la voluntad del partido mayoritario sino atendiendo a los fines de la misma, buscando la perfección de cada persona, aplicando el principio de subsidiariedad y protegiendo al más débil del más fuerte.

No podemos, por coherencia, colaborar con partidos políticos que no respeten y defiendan de forma inequívoca estos principios. ¿Lo ven?

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 29 de diciembre de 2020

Tiempo de cambio

Raúl Sánchez Küchle

martes 01 de diciembre de 2020

El bien común

Raúl Sánchez Küchle

martes 17 de noviembre de 2020

No negociables

Hechos y criterios

Raúl Sánchez Küchle

martes 03 de noviembre de 2020

Tres preguntas

Hechos y criterios

Raúl Sánchez Küchle

martes 06 de octubre de 2020

¡Venganza!

Raúl Sánchez Küchle

martes 22 de septiembre de 2020

Anti-¿qué?

Hechos y criterios

Raúl Sánchez Küchle

martes 25 de agosto de 2020

Y que se sepa

Hechos y criterios

Raúl Sánchez Küchle

martes 11 de agosto de 2020

Técnicos contra rudos

Hechos y criterios

Raúl Sánchez Küchle

Cargar Más