/ jueves 25 de noviembre de 2021

Pinta el mundo de Naranja

Por: Paulina Morales Fragoso

Hasta que las mujeres y las niñas, que constituyen la mitad de la humanidad, vivan sin miedo, sin violencia y sin inseguridad diaria, no podremos afirmar realmente que vivimos en un mundo justo y equitativo.

- Antonio Guterres

Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, 2018

La Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer define la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.”

Según la ONU, en forma general, la violencia se manifiesta de forma física, sexual y psicológica e incluye:

- Violencia por un compañero sentimental (violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, femicidio)

- Violencia sexual y acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético)

- Trata de seres humanos (esclavitud, explotación sexual)

- Mutilación genital

- Matrimonio infantil

Cada día, 137 mujeres son asesinadas por miembros de su propia familia.

En todo el mundo, 1 de cada 3 mujeres ha sufrido violencia física o sexual, principalmente por parte de un compañero sentimental.

Menos del 40% de las mujeres que experimentan violencia buscan algún tipo de ayuda.

Los grupos de mujeres que son más vulnerables son las niñas y las mujeres más mayores, las mujeres que se identifican como lesbianas, bisexuales, transgénero o intersex, las migrantes y refugiadas, las de pueblos indígenas o minorías étnicas, o mujeres y niñas que viven con el VIH y discapacidades, y aquellas en crisis humanitarias.

Sin embargo, lamentablemente ninguna mujer está exenta de sufrir violencia. Y es mucho más cercana de lo que podemos pensar.

Por lo menos en México es muy común ir caminando por la calle y recibir todo tipo de comentarios obscenos o chiflidos. No podemos salir agusto. Y no, no es nuestra culpa, no es culpa de cómo vestimos, qué hora era o a dónde vamos.

Cada día ocurren en promedio 11 feminicidios en el país. Cada vez que salimos tenemos miedo de no volver. Les pedimos a nuestras amigas que nos avisen cuando lleguen a casa. Y no deberíamos temer por nada.

Además, históricamente tenemos menos oportunidades de trabajo y con menor sueldo. Nos han privado de derechos por el simple hecho de ser mujeres. Como lo ha sido el derecho al voto, el derecho a estudiar, a obtener puestos importantes en la política. Entre muchas cosas más.

Y penosamente no sólo es en México, sino en todo el mundo. En mayor o menor medida, pero ocurre.

A veces se piensa en que el gobierno es el que debe actuar para eliminar la violencia, cuando podemos empezar el cambio desde nosotros mismos en nuestro día a día. Deja de fomentar el machismo, deja de insistirle a la chica que te dijo que no, págale lo justo a las mujeres que trabajan en tu empresa, no te aproveches de la chica que está bajo el influjo del alcohol, tu hija, tu hijo y tu pareja pueden ayudar en las labores del hogar por igual.

Si sabes de alguien que violenta a otra persona, denúncialo.

Si sabes de alguien que sufre violencia, ayúdala.

Si tú sufres violencia, pide ayuda. No estás sola.

Hombres y mujeres únanse a esta lucha. Todos tenemos el derecho de vivir en paz, con armonía, equidad y justicia.


“Pinta el mundo de naranja: ¡Pongamos fin a la violencia contra las mujeres YA!”

- Lema 2021


Por: Paulina Morales Fragoso

Hasta que las mujeres y las niñas, que constituyen la mitad de la humanidad, vivan sin miedo, sin violencia y sin inseguridad diaria, no podremos afirmar realmente que vivimos en un mundo justo y equitativo.

- Antonio Guterres

Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, 2018

La Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer define la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.”

Según la ONU, en forma general, la violencia se manifiesta de forma física, sexual y psicológica e incluye:

- Violencia por un compañero sentimental (violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, femicidio)

- Violencia sexual y acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético)

- Trata de seres humanos (esclavitud, explotación sexual)

- Mutilación genital

- Matrimonio infantil

Cada día, 137 mujeres son asesinadas por miembros de su propia familia.

En todo el mundo, 1 de cada 3 mujeres ha sufrido violencia física o sexual, principalmente por parte de un compañero sentimental.

Menos del 40% de las mujeres que experimentan violencia buscan algún tipo de ayuda.

Los grupos de mujeres que son más vulnerables son las niñas y las mujeres más mayores, las mujeres que se identifican como lesbianas, bisexuales, transgénero o intersex, las migrantes y refugiadas, las de pueblos indígenas o minorías étnicas, o mujeres y niñas que viven con el VIH y discapacidades, y aquellas en crisis humanitarias.

Sin embargo, lamentablemente ninguna mujer está exenta de sufrir violencia. Y es mucho más cercana de lo que podemos pensar.

Por lo menos en México es muy común ir caminando por la calle y recibir todo tipo de comentarios obscenos o chiflidos. No podemos salir agusto. Y no, no es nuestra culpa, no es culpa de cómo vestimos, qué hora era o a dónde vamos.

Cada día ocurren en promedio 11 feminicidios en el país. Cada vez que salimos tenemos miedo de no volver. Les pedimos a nuestras amigas que nos avisen cuando lleguen a casa. Y no deberíamos temer por nada.

Además, históricamente tenemos menos oportunidades de trabajo y con menor sueldo. Nos han privado de derechos por el simple hecho de ser mujeres. Como lo ha sido el derecho al voto, el derecho a estudiar, a obtener puestos importantes en la política. Entre muchas cosas más.

Y penosamente no sólo es en México, sino en todo el mundo. En mayor o menor medida, pero ocurre.

A veces se piensa en que el gobierno es el que debe actuar para eliminar la violencia, cuando podemos empezar el cambio desde nosotros mismos en nuestro día a día. Deja de fomentar el machismo, deja de insistirle a la chica que te dijo que no, págale lo justo a las mujeres que trabajan en tu empresa, no te aproveches de la chica que está bajo el influjo del alcohol, tu hija, tu hijo y tu pareja pueden ayudar en las labores del hogar por igual.

Si sabes de alguien que violenta a otra persona, denúncialo.

Si sabes de alguien que sufre violencia, ayúdala.

Si tú sufres violencia, pide ayuda. No estás sola.

Hombres y mujeres únanse a esta lucha. Todos tenemos el derecho de vivir en paz, con armonía, equidad y justicia.


“Pinta el mundo de naranja: ¡Pongamos fin a la violencia contra las mujeres YA!”

- Lema 2021


ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 26 de noviembre de 2021

Crisis

Tinta Fresca

jueves 25 de noviembre de 2021

Pinta el mundo de Naranja

Tinta Fresca

miércoles 24 de noviembre de 2021

Consume local

Tinta Fresca

miércoles 17 de noviembre de 2021

Consume local

Tinta Fresca

martes 16 de noviembre de 2021

Mexicanos al Grito de Guerra

Tinta Fresca

jueves 11 de noviembre de 2021

Importancia de la lectura

Tinta Fresca

jueves 04 de noviembre de 2021

Íconos del Día de Muertos

Tinta Fresca

miércoles 03 de noviembre de 2021

Por los que callaron

Tinta Fresca

Cargar Más