/ viernes 7 de diciembre de 2018

¿Por qué le tembló la mano?

Fue un discurso nada vano;

que dio esperanza también;

pero en castigos… más bien,

ahí le tembló la mano.


El primero de diciembre del año en curso AMLO, nuestro líder –para los que somos militantes de Morena; y para muchos más que no participan en política, pero que creen en él- tomó posesión como presidente de la república de México; la ceremonia fue emotiva, y por la tarde su comparecencia en el Zócalo fue única y los “cien puntos” de su programa gubernamental inicial cubrieron todos los aspectos deseables; lo que causó entusiasmo y esperanza; sólo dos asuntos llamaron mi atención y me intrigaron; uno… se declaró en amnistía contra todo corrupto del pasado; y dos… la megaestructura del Zócalo, para su intervención, se construyó dando la espalda a la Catedral de México; y como en política la forma es fondo, a pesar de saber que el clero católico siempre ha apoyado a los neoliberales y despreciado a AMLO, el asunto no me gustó; apreciación que explicaré.

Aunque Andrés Manuel había hace meses advertido que no haría cacería de brujas y hace apenas unos días declaró que la corrupción permeaba hasta los niveles y los estratos más insospechados y no pensaba generar enfrentamientos estériles, su “borrón y cuenta nueva contra corruptos” nos sorprendió realmente; y adviertan que soy un simpatizante y defensor de AMLO, pero su declaración no incluyó el comentario que mencionara… “no perseguiré a nadie, pero se dará curso y seguimiento, a las demandas y procesos jurídicos pendientes, hasta sus últimas consecuencias”. Por lo menos a dos terceras partes de la población de México nos hubiera gustado escuchar tal declaración.

¿Por qué le tembló la mano a AMLO? Deberá haber una explicación muy poderosa que lo haya hecho recular en sus manifiestos propósitos de justicia y de antiimpunidad.

¿Qué espectro, qué enorme monstruo social o político le revelaron, que se amilanó. La confrontación armada de los grupos; la descapitalización del país; la intervención armada por los Estados Unidos; o la guerra económica que le han hecho a Venezuela? Hay secretos y arcanos que el pueblo no debe conocer para no alarmarlo. Lo que haya sido… a mi líder le tembló la mano; y por ello tienen razón los gobernadores de los estados saqueados, en inconformarse; si se requiere el perdón para los megainfractores, primero que devuelvan el capital robado y luego exonérenlos. El 3 de marzo de 2017, fui el primer editorialista local que denuncié en mi artículo titulado: “Plan neoliberal para el dominio nacional”, lo que hoy a la postre resultó el “Plan Safiro”, que dirigió Peña Nieto en perjuicio de México. No requerí ningún sistema sofisticado de espionaje, sólo externé lo que estaba de manifiesto a “ojos vistas”. Y desde ese entonces, así continué denunciándolo.

Sin duda AMLO sabe que de seguirle las causas al asunto, se llegará a Peña Nieto y otros poderosos de México; sobre todo a Carlos Salinas de Gortari y otros supraempresarios.

El gobierno de AMLO debe afrontar la responsabilidad hasta sus últimas consecuencias y los gobiernos de los estados no cejar en su empeño de buscar justicia.

En cuanto al clero católico, deberán tenderse puentes y puntos de coincidencia; ellos siempre estarán dispuestos a transigir con el poder. Aunque el gobierno sea multirrelacionista en lo religioso, pues un gobierno como el de AMLO así debe manifestarse; sin romper lanzas con ningún grupo religioso. Por lo menos así lo considero; de no castigarse a los corruptos de ayer y de hoy, se estará solapando la corrupción y no combatiéndola, esto es… volviéndose un encubridor más, con el pretexto de una sucesión presidencial tersa.



Fue un discurso nada vano;

que dio esperanza también;

pero en castigos… más bien,

ahí le tembló la mano.


El primero de diciembre del año en curso AMLO, nuestro líder –para los que somos militantes de Morena; y para muchos más que no participan en política, pero que creen en él- tomó posesión como presidente de la república de México; la ceremonia fue emotiva, y por la tarde su comparecencia en el Zócalo fue única y los “cien puntos” de su programa gubernamental inicial cubrieron todos los aspectos deseables; lo que causó entusiasmo y esperanza; sólo dos asuntos llamaron mi atención y me intrigaron; uno… se declaró en amnistía contra todo corrupto del pasado; y dos… la megaestructura del Zócalo, para su intervención, se construyó dando la espalda a la Catedral de México; y como en política la forma es fondo, a pesar de saber que el clero católico siempre ha apoyado a los neoliberales y despreciado a AMLO, el asunto no me gustó; apreciación que explicaré.

Aunque Andrés Manuel había hace meses advertido que no haría cacería de brujas y hace apenas unos días declaró que la corrupción permeaba hasta los niveles y los estratos más insospechados y no pensaba generar enfrentamientos estériles, su “borrón y cuenta nueva contra corruptos” nos sorprendió realmente; y adviertan que soy un simpatizante y defensor de AMLO, pero su declaración no incluyó el comentario que mencionara… “no perseguiré a nadie, pero se dará curso y seguimiento, a las demandas y procesos jurídicos pendientes, hasta sus últimas consecuencias”. Por lo menos a dos terceras partes de la población de México nos hubiera gustado escuchar tal declaración.

¿Por qué le tembló la mano a AMLO? Deberá haber una explicación muy poderosa que lo haya hecho recular en sus manifiestos propósitos de justicia y de antiimpunidad.

¿Qué espectro, qué enorme monstruo social o político le revelaron, que se amilanó. La confrontación armada de los grupos; la descapitalización del país; la intervención armada por los Estados Unidos; o la guerra económica que le han hecho a Venezuela? Hay secretos y arcanos que el pueblo no debe conocer para no alarmarlo. Lo que haya sido… a mi líder le tembló la mano; y por ello tienen razón los gobernadores de los estados saqueados, en inconformarse; si se requiere el perdón para los megainfractores, primero que devuelvan el capital robado y luego exonérenlos. El 3 de marzo de 2017, fui el primer editorialista local que denuncié en mi artículo titulado: “Plan neoliberal para el dominio nacional”, lo que hoy a la postre resultó el “Plan Safiro”, que dirigió Peña Nieto en perjuicio de México. No requerí ningún sistema sofisticado de espionaje, sólo externé lo que estaba de manifiesto a “ojos vistas”. Y desde ese entonces, así continué denunciándolo.

Sin duda AMLO sabe que de seguirle las causas al asunto, se llegará a Peña Nieto y otros poderosos de México; sobre todo a Carlos Salinas de Gortari y otros supraempresarios.

El gobierno de AMLO debe afrontar la responsabilidad hasta sus últimas consecuencias y los gobiernos de los estados no cejar en su empeño de buscar justicia.

En cuanto al clero católico, deberán tenderse puentes y puntos de coincidencia; ellos siempre estarán dispuestos a transigir con el poder. Aunque el gobierno sea multirrelacionista en lo religioso, pues un gobierno como el de AMLO así debe manifestarse; sin romper lanzas con ningún grupo religioso. Por lo menos así lo considero; de no castigarse a los corruptos de ayer y de hoy, se estará solapando la corrupción y no combatiéndola, esto es… volviéndose un encubridor más, con el pretexto de una sucesión presidencial tersa.



viernes 11 de enero de 2019

Cartucheras al cañón…

viernes 04 de enero de 2019

Desesperados y dolosos 

viernes 28 de diciembre de 2018

Un esperanzador año nuevo

viernes 07 de diciembre de 2018

¿Por qué le tembló la mano?

viernes 30 de noviembre de 2018

Cuchillo Parado vs. San Isidro

viernes 02 de noviembre de 2018

¿Y qué es el Humanismo?

viernes 26 de octubre de 2018

Las visitas de AMLO

viernes 19 de octubre de 2018

México maldito - Privatización del agua

viernes 05 de octubre de 2018

Infelicidad y deseo (Ensayo)

Cargar Más