/ miércoles 13 de febrero de 2019

Qué clase de amor

¿Qué clase de amor es? Se preguntaba en una canción de los dorados años del rock. La respuesta apelaba a los sentimientos del protagonista, que se seguía interrogando.

Esa pregunta se sigue haciendo y las respuestas pueden ser variadas. A través del tiempo el concepto del amor ha tenido muchos altibajos, pero la mayoría lo cifra como un sentimiento de vivo afecto e inclinación hacia una persona o cosa a la que se le desea todo lo bueno.

El próximo día 14 se celebra el Día del Amor y la Amistad, enmarcada ésta última en un afecto especial hacia otro(a). Varias teorías existen respecto a su origen, pero se alude a San Valentín como el eje de donde procede el festejo, aunque otros ubican la fecha desde tiempos de la antigua Roma. Fue el Papa Gelasio I en el año 496 quien declaró el 14 de febrero como el Día de San Valentín y lo convirtió en una fiesta cristiana.

En muchas partes del mundo el significado del amor ese día se centra en el llamado amor romántico que alude especialmente a los enamorados o los novios. En nuestro país se añade la amistad, y se celebra como una oportunidad de mostrar afecto y agradecimiento a las personas con quienes se convive y a quienes –supuestamente a veces- se ama.

Bueno es celebrar el amor en su forma más pura, que incluye no sólo un sentimiento o atracción vaga entre las personas, sino también –y de modo más propio- la voluntad de amar al otro(a) sin condiciones. Ya san Pablo en el capítulo 13 de su primera carta a los primeros cristianos de Corinto les hace ver las características esenciales del verdadero amor.

Hoy, como expresamos al principio, se ofrecen muchos conceptos de amor. Hace años otra canción expresaba: “El hombre y la mujer nacen para amarse, no pueden resistir la fuerza del amor”. Y refería esa atracción que los lleva al enamoramiento, primero, y luego al compromiso. Y una melodía más exponía: “Eso que llaman amor mi corazón lo sintió nomás contigo”, que acentuaba la individualidad del amor entre un hombre y una mujer.

Se señalaba sin ambages que el amor –llamémosle romántico o de cualquier otra forma- se daba entre hombre y mujer. Hoy parece que no importa el sexo de quienes dicen amarse. Y se recalcaba que el amor era sólo para un hombre o una mujer, y para siempre, de lo cual hoy se duda. La infidelidad campea en muchos lados y las separaciones o el divorcio están a la orden del día.

El noviazgo, que de algún modo dio inicio a la celebración de este día, se ha desvirtuado y se llama novio(a) a quien vive, convive, o está con otro(a) sin matrimonio de por medio y donde, generalmente, impera el atractivo sexual.

El amor al prójimo –no ya el amor “romántico”- no es en muchos casos comida de todos los días. Los conflictos, los enfrentamientos, las envidias, los rencores, los chismes, la violencia y otras tantas cosas hacen presa de las relaciones de no pocos. Y aprender a amar se aprende amando, donde el sacrificio, el olvido de sí mismo, el servicio al otro, la consideración, la atención a las necesidades ajenas, son esenciales para mostrar y demostrar que el amor existe. ¿Lo ven?


¿Qué clase de amor es? Se preguntaba en una canción de los dorados años del rock. La respuesta apelaba a los sentimientos del protagonista, que se seguía interrogando.

Esa pregunta se sigue haciendo y las respuestas pueden ser variadas. A través del tiempo el concepto del amor ha tenido muchos altibajos, pero la mayoría lo cifra como un sentimiento de vivo afecto e inclinación hacia una persona o cosa a la que se le desea todo lo bueno.

El próximo día 14 se celebra el Día del Amor y la Amistad, enmarcada ésta última en un afecto especial hacia otro(a). Varias teorías existen respecto a su origen, pero se alude a San Valentín como el eje de donde procede el festejo, aunque otros ubican la fecha desde tiempos de la antigua Roma. Fue el Papa Gelasio I en el año 496 quien declaró el 14 de febrero como el Día de San Valentín y lo convirtió en una fiesta cristiana.

En muchas partes del mundo el significado del amor ese día se centra en el llamado amor romántico que alude especialmente a los enamorados o los novios. En nuestro país se añade la amistad, y se celebra como una oportunidad de mostrar afecto y agradecimiento a las personas con quienes se convive y a quienes –supuestamente a veces- se ama.

Bueno es celebrar el amor en su forma más pura, que incluye no sólo un sentimiento o atracción vaga entre las personas, sino también –y de modo más propio- la voluntad de amar al otro(a) sin condiciones. Ya san Pablo en el capítulo 13 de su primera carta a los primeros cristianos de Corinto les hace ver las características esenciales del verdadero amor.

Hoy, como expresamos al principio, se ofrecen muchos conceptos de amor. Hace años otra canción expresaba: “El hombre y la mujer nacen para amarse, no pueden resistir la fuerza del amor”. Y refería esa atracción que los lleva al enamoramiento, primero, y luego al compromiso. Y una melodía más exponía: “Eso que llaman amor mi corazón lo sintió nomás contigo”, que acentuaba la individualidad del amor entre un hombre y una mujer.

Se señalaba sin ambages que el amor –llamémosle romántico o de cualquier otra forma- se daba entre hombre y mujer. Hoy parece que no importa el sexo de quienes dicen amarse. Y se recalcaba que el amor era sólo para un hombre o una mujer, y para siempre, de lo cual hoy se duda. La infidelidad campea en muchos lados y las separaciones o el divorcio están a la orden del día.

El noviazgo, que de algún modo dio inicio a la celebración de este día, se ha desvirtuado y se llama novio(a) a quien vive, convive, o está con otro(a) sin matrimonio de por medio y donde, generalmente, impera el atractivo sexual.

El amor al prójimo –no ya el amor “romántico”- no es en muchos casos comida de todos los días. Los conflictos, los enfrentamientos, las envidias, los rencores, los chismes, la violencia y otras tantas cosas hacen presa de las relaciones de no pocos. Y aprender a amar se aprende amando, donde el sacrificio, el olvido de sí mismo, el servicio al otro, la consideración, la atención a las necesidades ajenas, son esenciales para mostrar y demostrar que el amor existe. ¿Lo ven?


martes 12 de noviembre de 2019

Violencia y economía

martes 05 de noviembre de 2019

Blanco y negro

martes 29 de octubre de 2019

Celebrar a los difuntos

martes 22 de octubre de 2019

Cambio de horario

martes 15 de octubre de 2019

Lo legal y lo ético

martes 08 de octubre de 2019

La dignidad humana

martes 01 de octubre de 2019

Salirse por peteneras

martes 24 de septiembre de 2019

¿Qué ha pasado con el pecado?

martes 17 de septiembre de 2019

Así es la vida

martes 10 de septiembre de 2019

Intestados

Cargar Más