/ martes 24 de noviembre de 2020

Redes de muy alto nivel 

Al escuchar la noticia de que un exsecretario de defensa de nuestro país se le había quitado los cargos relacionados con lavado, drogas y crimen organizado en el país vecino, realmente se me hacía imposible escucharlo. Sólo en las películas de las grandes mafias internacionales, de las grandes redes de corrupción, de los grandes capos llegan decisiones de muy alto nivel. Por un lado, y pensando bien, se dice “es justo porque los delitos se cometieron en nuestro país”, pero ¿no se les hace raro que el país vecino acceda este tipo de decisiones? Las organizaciones del país vecino “dejando libre” a un personaje de ese nivel significa no sólo la colusión de grandes niveles, sino el “el gran negocio” que significa para muchos. El argumento de nuestro canciller en términos de que las instituciones policiacas son iguales en ambos países y serán al mismo nivel, realmente hay muchas evidencias contrarias, pero después de los que hizo nuestro país vecino, pues sí, definitivamente están al mismo nivel de corrupción, al mismo nivel de impunidad, al mismo nivel de sociedad del crimen organizado. Es triste ver que un país como el vecino muestra su verdadera cara al mundo y cae su credibilidad del sistema legal y policiaco, al quitar los cargos a un personaje como el citado, y más triste todavía es el caso de nuestras autoridades justificando y dejándolo prácticamente libre. Después de ver cómo en algunas sierras se sigue sembrando y cosechando plantas de droga y que todos, incluyendo las autoridades de los diferentes niveles, ven, apoyan y solapan, no sólo estos grandes plantíos, sino el traslado de los productos a diferentes partes del país y principalmente resguardados por grandes redes militares, ¿cómo puede ser posible que nuestro canciller anuncie que no sabemos si es culpable o no? Solamente se explica con el meganegocio utilizando una mega red, no sólo regional, ni nacional, sino que ya es mundial. Y eso es extremadamente preocupante porque los poderes detrás de algunos gobiernos, en sus diferentes niveles, han sido ya sometidos de diferentes formas para seguir apoyando el narcotráfico.

Llama la atención cómo el poder Legislativo se une (incluyendo la aprobación de diferentes partidos) en esta gran red, aprobando la producción y consumo orientado a ciertos esquemas, pero finalmente, aprobando.

Otro dato que resalta es cómo el Ejecutivo dirige, soporta y hasta humilla a nuestros militares permitiendo la libertad de capos conocidos internacionalmente y hasta asistiendo a reuniones de estos personajes ¿cómo se explican que ocurran estos hechos?, ¿otra vez, que está detrás de todas estas coincidencias? En los enfrentamientos que se dan, el Ejecutivo nuevamente justifica y humilla a nuestros militares con el argumento “abrazos, no balazos”. ¿Qué estructura de poder y narcotráfico se está consolidando en nuestro país? Pareciera que nos estamos remontando hace dos o tres decenios en algún país de Suramérica, donde prácticamente el poder lo tenían los capos. Y para nosotros es más preocupante porque el poder o está compartido o está detrás de los niveles de gobierno. Basta ver la historia para imaginar nuestro catastrófico futuro. La ambición, el poder y el dinero marcarán la ruta, junto con las redes del país vecino y algunas otras regiones en el mundo que ya estén funcionando. Y son redes de muy alto nivel.


Al escuchar la noticia de que un exsecretario de defensa de nuestro país se le había quitado los cargos relacionados con lavado, drogas y crimen organizado en el país vecino, realmente se me hacía imposible escucharlo. Sólo en las películas de las grandes mafias internacionales, de las grandes redes de corrupción, de los grandes capos llegan decisiones de muy alto nivel. Por un lado, y pensando bien, se dice “es justo porque los delitos se cometieron en nuestro país”, pero ¿no se les hace raro que el país vecino acceda este tipo de decisiones? Las organizaciones del país vecino “dejando libre” a un personaje de ese nivel significa no sólo la colusión de grandes niveles, sino el “el gran negocio” que significa para muchos. El argumento de nuestro canciller en términos de que las instituciones policiacas son iguales en ambos países y serán al mismo nivel, realmente hay muchas evidencias contrarias, pero después de los que hizo nuestro país vecino, pues sí, definitivamente están al mismo nivel de corrupción, al mismo nivel de impunidad, al mismo nivel de sociedad del crimen organizado. Es triste ver que un país como el vecino muestra su verdadera cara al mundo y cae su credibilidad del sistema legal y policiaco, al quitar los cargos a un personaje como el citado, y más triste todavía es el caso de nuestras autoridades justificando y dejándolo prácticamente libre. Después de ver cómo en algunas sierras se sigue sembrando y cosechando plantas de droga y que todos, incluyendo las autoridades de los diferentes niveles, ven, apoyan y solapan, no sólo estos grandes plantíos, sino el traslado de los productos a diferentes partes del país y principalmente resguardados por grandes redes militares, ¿cómo puede ser posible que nuestro canciller anuncie que no sabemos si es culpable o no? Solamente se explica con el meganegocio utilizando una mega red, no sólo regional, ni nacional, sino que ya es mundial. Y eso es extremadamente preocupante porque los poderes detrás de algunos gobiernos, en sus diferentes niveles, han sido ya sometidos de diferentes formas para seguir apoyando el narcotráfico.

Llama la atención cómo el poder Legislativo se une (incluyendo la aprobación de diferentes partidos) en esta gran red, aprobando la producción y consumo orientado a ciertos esquemas, pero finalmente, aprobando.

Otro dato que resalta es cómo el Ejecutivo dirige, soporta y hasta humilla a nuestros militares permitiendo la libertad de capos conocidos internacionalmente y hasta asistiendo a reuniones de estos personajes ¿cómo se explican que ocurran estos hechos?, ¿otra vez, que está detrás de todas estas coincidencias? En los enfrentamientos que se dan, el Ejecutivo nuevamente justifica y humilla a nuestros militares con el argumento “abrazos, no balazos”. ¿Qué estructura de poder y narcotráfico se está consolidando en nuestro país? Pareciera que nos estamos remontando hace dos o tres decenios en algún país de Suramérica, donde prácticamente el poder lo tenían los capos. Y para nosotros es más preocupante porque el poder o está compartido o está detrás de los niveles de gobierno. Basta ver la historia para imaginar nuestro catastrófico futuro. La ambición, el poder y el dinero marcarán la ruta, junto con las redes del país vecino y algunas otras regiones en el mundo que ya estén funcionando. Y son redes de muy alto nivel.