/ jueves 8 de agosto de 2019

Sin palabras

No hay cómo describir lo doloroso y monstruoso de lo que sabemos que pasó este pasado fin de semana en El Paso, Texas, ¿cómo puede un ser humano hacer eso a otros iguales que él? No lo sé, lo que sí sabemos es que el ser humano es influenciable y motivable, somos lo que comemos.

Según la evidencia recolectada alrededor de Patrick Wood Crusius conocemos ahora que cuando estudiaba en el bachillerato dejaba saber a través de su cuenta en LinkedIn lo siguiente: “En realidad no estoy motivado a hacer nada más que lo es necesario para salir adelante. El trabajo en general apesta, pero creo que una carrera en el diseño de programas informáticos estaría bien para mí. Paso unas ocho horas diarias frente a la computadora, así que supongo que eso cuenta como experiencia tecnológica.

“Iré a donde el viento me lleve”, cerraba en su publicación, pues parece que el viento lo llevó a acercarse a las ideas terribles de lo que se conoce como la ideología de los supremacistas blancos, en la que se sostiene que las personas que tienen piel blanca son superiores a otras personas con diferente color de piel.

Y es así que escribe este supuesto manifiesto, donde lo que se alcanza a distinguir es odio hacia los migrantes, maneja la idea de una invasión hispana al territorio de Texas, siendo que Texas originalmente fue arrebatado por los Estados Unidos.

Retoma la teoría “El gran reemplazo” de alguien llamado Renaud Camus, idea que surge en Francia en los últimos años y que se ha desparramado por el internet, este pensamiento maneja la idea de que los pueblos originarios europeos se están extinguiendo poco a poco porque no les gusta procrear y son reemplazados por inmigrantes que tienen una cultura diferente, inferior y peligrosa y que eso debe ser combatido para que no suceda esto.

Creo que no puede caber en el ser humano, con todos los adelantos en la ciencia y la tecnología, ninguna idea como las que estas personas manejan, el cambio es constante, la humanidad evoluciona, y existe la libertad de elegir si quieres o no tener hijos, y matando a los que sí los tienen, no es posible que se pretenda reponer o dejar el espacio para los que no tienen hijos, y aún si desaparecieran todos los que a su parecer son inmigrantes, si los supuestos blancos no se reproducen, pues tampoco habrá blancos.

Definitivamente es aberrante por todos los ángulos que se le quiera analizar, de verdad que las policías cibernéticas deben trabajar a nivel mundial para identificar estos grupos y terminar con ellos; el internet debe servir para mejorar la vida del mundo, no diseminar ideas erróneas que llevan a sujetos enfermos a exterminar a seres humanos con diferentes culturas, costumbres y color de piel.

Gracias @MarAlmeyda comentariosaloescrito@gmail.com


No hay cómo describir lo doloroso y monstruoso de lo que sabemos que pasó este pasado fin de semana en El Paso, Texas, ¿cómo puede un ser humano hacer eso a otros iguales que él? No lo sé, lo que sí sabemos es que el ser humano es influenciable y motivable, somos lo que comemos.

Según la evidencia recolectada alrededor de Patrick Wood Crusius conocemos ahora que cuando estudiaba en el bachillerato dejaba saber a través de su cuenta en LinkedIn lo siguiente: “En realidad no estoy motivado a hacer nada más que lo es necesario para salir adelante. El trabajo en general apesta, pero creo que una carrera en el diseño de programas informáticos estaría bien para mí. Paso unas ocho horas diarias frente a la computadora, así que supongo que eso cuenta como experiencia tecnológica.

“Iré a donde el viento me lleve”, cerraba en su publicación, pues parece que el viento lo llevó a acercarse a las ideas terribles de lo que se conoce como la ideología de los supremacistas blancos, en la que se sostiene que las personas que tienen piel blanca son superiores a otras personas con diferente color de piel.

Y es así que escribe este supuesto manifiesto, donde lo que se alcanza a distinguir es odio hacia los migrantes, maneja la idea de una invasión hispana al territorio de Texas, siendo que Texas originalmente fue arrebatado por los Estados Unidos.

Retoma la teoría “El gran reemplazo” de alguien llamado Renaud Camus, idea que surge en Francia en los últimos años y que se ha desparramado por el internet, este pensamiento maneja la idea de que los pueblos originarios europeos se están extinguiendo poco a poco porque no les gusta procrear y son reemplazados por inmigrantes que tienen una cultura diferente, inferior y peligrosa y que eso debe ser combatido para que no suceda esto.

Creo que no puede caber en el ser humano, con todos los adelantos en la ciencia y la tecnología, ninguna idea como las que estas personas manejan, el cambio es constante, la humanidad evoluciona, y existe la libertad de elegir si quieres o no tener hijos, y matando a los que sí los tienen, no es posible que se pretenda reponer o dejar el espacio para los que no tienen hijos, y aún si desaparecieran todos los que a su parecer son inmigrantes, si los supuestos blancos no se reproducen, pues tampoco habrá blancos.

Definitivamente es aberrante por todos los ángulos que se le quiera analizar, de verdad que las policías cibernéticas deben trabajar a nivel mundial para identificar estos grupos y terminar con ellos; el internet debe servir para mejorar la vida del mundo, no diseminar ideas erróneas que llevan a sujetos enfermos a exterminar a seres humanos con diferentes culturas, costumbres y color de piel.

Gracias @MarAlmeyda comentariosaloescrito@gmail.com


miércoles 11 de septiembre de 2019

Presupuesto 2020

miércoles 04 de septiembre de 2019

Prohibir las bolsas: ¿Beneficio para quién?

miércoles 28 de agosto de 2019

Me dueles, Amazonas

miércoles 21 de agosto de 2019

Salud económica, endeble

jueves 08 de agosto de 2019

Sin palabras

miércoles 07 de agosto de 2019

Sin palabras

miércoles 31 de julio de 2019

Glaciación en la economía

miércoles 17 de julio de 2019

¿Hacia dónde vamos?

miércoles 26 de junio de 2019

Panorama ensargazado (Parte 1)

miércoles 12 de junio de 2019

¿Cómo se sigue ante eso?

Cargar Más