imagotipo

Zona de tolerancia se convirtió en plaza comunitaria del ICHEA

  • Venessa Rivas
  • en Chihuahua

La zona de tolerancia de la ciudad se convirtió en una plaza comunitaria del Instituto Chihuahuense de Educación para los Adultos (ICHEA) donde las meretrices tuvieron la oportunidad de acreditar su educación primaria y secundaria.

A los 6 años, Jazmín fue abandonada por sus padres en la Sierra Tarahumara, por esa razón durante mucho tiempo estuvo al cuidado de familiares y vecinos hasta que fue enviada al DIF, estuvo interna en el albergue Libres por Amor, donde le dieron los cuidados necesarios pero al salir a los 14 años se juntó con un hombre que sólo le trajo problemas, ya que era víctima de violencia doméstica.

A sus 22 años tiene 3 hijos y reconoce que ser sexoservidora le ha ayudado a sacarlos adelante, también aspira a contar con un mejor empleo donde al menos tenga prestaciones para mejorar la calidad de vida de sus hijos, la validación de sus estudios es una gran oportunidad para iniciar por un camino diferente.

“Estar en esta zona no es fácil, hay que soportar de todo por un pago mínimo, al validar mis estudios puedo buscar un mejor empleo y sacar adelante a mis hijos, pero sobre todo no dejar de lado mi sueño de ser policía”.

Una unidad móvil se estacionó en un lote de la calle Décima y Libertad para la aplicación de los exámenes mientras que personal de la dependencia entregaba información a las sexoservidoras, además una brigada del Programa Especial de Certificación promovía los servicios y ofrecía de forma gratuita la presentación de los exámenes.

Durante la entrega de trípticos, muchas de las trabajadoras sexuales indicaron que por necesidad tuvieron que abandonar sus estudios para aportar ingresos a sus hogares, otras mencionaron que nunca tuvieron la oportunidad de estudiar y la prostitución fue el oficio que encontraron para sacar adelante a sus familias.

Muchas mostraron su interés para concluir o iniciar su educación básica, ya que nunca es tarde para hacerlo, además de que muchas buscan retirarse del oficio y validar su educación básica les brinda nuevas oportunidades.

A la Plaza Comunitaria Móvil del ICHEA acudieron también vecinos, personas que deambulaban por la zona y algunos comerciantes, quienes también se mostraron interesados en obtener su certificado de primaria y secundaria.