imagotipo

Pretenden autoridades bajar enfermedades con impuestos al pan

  • Indira Ruiz
  • en Chihuahua

Ante la iniciativa de la autoridad sanitaria federal para reducir el uso de sal en las panificadoras, la cual no podría hacerse vigente debido a que la receta para este producto no lo permite, se dio un impuesto del 6 por ciento para que los clientes bajaran su consumo.

Esta iniciativa se presentó debido a que en la última encuesta de ENSANUT, se observaron problemas en la salud de los mexicanos por el consumo excesivo de sal y otros productos, pero en el caso específico de este producto, produce problemas tales como infartos, mal funcionamiento en los riñones, enfermedades gástricas, entre otros.

Hace dos años esta iniciativa, hecha por la autoridad sanitaria, modificó la eliminación de la sal a los productos y en las panaderías de la ciudad de Chihuahua se pidió se aumentaran en un 6 por ciento los precios de algunos panes para que la gente bajara su consumo.

“La gente sigue comprando igual, no han bajado las ventas del pan, les dijimos que había un impuesto para bajar el consumo de sal y lo aceptaron”, señaló Jaime Ogushi Pérez, de 85 años de edad, quien tiene desde los 14 años con el oficio de panadero y es dueño de la pastelería Pastelandia.

El señor Ogushi Pérez indicó que este impuesto no fue para todos los panes, sólo para algunos como las empanadas, conchas, pan danés, donas, entre otros, ya que productos como el bolillo, teleras, baguette, pan de hamburguesa, entre otros, continuaron con el mismo precio.

El aumento del seis por ciento se debió a que la receta original para hacer pan, contiene sal y es necesaria para que este se hinche y tenga la consistencia esponjosa, según explicó Beatriz Gaytán, encargada de la panadería La Holandesa, la cual tiene 38 años al servicio de los consumidores chihuahuenses.