imagotipo

Recomienda dieta saludable, con aporte de calcio y vitamina D

  • Indira Ruiz
  • en Chihuahua

Las fracturas secundarias a osteoporosis son una de las principales causas de las estancias hospitalarias en el servicio de ortopedia, principalmente en mujeres mayores de 50 años, informó el jefe de Ortopedia, Adrián Bernardo Rodríguez Pacheco, del Hospital Morelos del IMSS.

El doctor explicó que la osteoporosis es una enfermedad crónica y progresiva que se caracteriza por una disminución de la masa ósea y un deterioro de la micro arquitectura de los huesos, lo que supone un aumento de la fragilidad de los mismos y, por ende, el riesgo de sufrir fracturas.

Indicó además que dentro de los factores nutricionales de riesgo, adquiere principal relevancia la ingesta inadecuada de alimentos ricos en calcio a lo largo de la vida, así como factores propios del paciente (inicio de la menopausia, múltiples embarazos).

Para prevenir este padecimiento, se debe de tomar algunas recomendaciones, como llevar una dieta saludable, con aporte de calcio y vitamina D (de acuerdo con los requerimientos nutricionales de cada persona), ingerir diariamente las porciones recomendadas de lácteos, abundantes frutas y vegetales, y limitar la ingesta de gaseosas.

Se debe además practicar habitualmente el ejercicio o actividad física, acompañada de una alimentación saludable a lo largo de la vida, incluso en la edad adulta ayudan a mantener la densidad ósea y coordinación de las extremidades disminuyendo el riesgo de caídas, pues la fortaleza de músculos y huesos permiten al cuerpo reaccionar mejor ante tropezones y pérdida de equilibrio, evitando así las peligrosas caídas.

Sin embargo, el médico advirtió que si una persona ya tiene osteoporosis o es mayor de 30 años y ha dejado de hacer ejercicio durante algunos años, se recomienda acudir con su médico familiar para que éste valore su estado de salud, a fin de descartar riesgos o reacciones adversas.

“Es importante que al iniciar cualquier programa de ejercicio, éste sea de manera gradual, progresiva y sobre todo constante, pues al ejercitarse irregularmente, no permite que el cuerpo se acostumbre y tan sólo lo expone a sufrir alguna lesión”, advirtió Rodríguez Pacheco.

Finalmente, el especialista exhortó a los derechohabientes del IMSS acudir anualmente a los módulos de PrevenIMSS, ubicados en las Unidades de Medicina Familiar, para recibir orientación y atención oportuna de salud.