imagotipo

Confirma Episcopado Mexicano la muerte del padre Joaquín Hernández

“Con profundo dolor el Arzobispo Don Constancio Miranda Weckmann,  con su clero y la comunidad católica entera en Chihuahua recibimos la triste noticia, confirmada por el comunicado de la Conferencia del Episcopado Mexicano, de la muerte del padre Joaquín Hernández, del clero de la diócesis de Saltillo, informó el vocero de la Diócesis de Chihuahua, Gustavo Sánchez Prieto.

Destacó la solidaridad con quienes lamentan la desaparición y la muerte violenta de sus seres queridos.

“Es cierto, se trata de la muerte de un hermano sacerdote; pero, por principio de cuentas, tenemos que decir que se trata de la muerte de una persona. Que bajo hemos caído, cuando parece que

Tenemos que acostumbrarnos a este tipo de noticias. Terrible el impacto de la delincuencia (organizada o desorganizada) que resulta tan efectiva para truncar vidas humanas, sacerdotales o no, de hombres o mujeres, ricos o pobres, policías o delincuentes, heterosexuales, homosexuales o trans”, afirmó.

Manifestó que la Iglesia se siente profundamente solidaria con  el pueblo, y levanta la voz para denunciar t iniciativas de muerte, vengan del crimen organizado, del delincuente común o de instituciones oficiales.

“Denunciamos esta espiral de violencia, exigimos justicia y una investigación seria que esclarezca los hechos, castigue a los culpables y garantice la seguridad de todos los ciudadanos. Poco ganaríamos con la creación de una Fiscalía Especial para asegurar a los sacerdotes, mientras el pueblo camina en la inseguridad. La suerte de nuestros hermanos es la suerte de sus sacerdotes”, dijo.

Expresó la esperanza cristiana de Resurrección y Vida eterna en el Señor Jesús, que da razón del  sacerdocio.

“No tenemos miedo de vivir esta fe con todos nuestros hermanos bautizados y estamos felices de vivirla en el ministerio sacerdotal, al que hemos sido llamados por la misericordia de Dios”.

Para finalizar, dijo ” No somos ni mejores ni peores que los demás, somos peregrinos junto con todos, en este México que lucha por salir adelante. El Buen Dios tenga misericordia del alma del padre Joaquín y nos sostenga con la fuerza de su Espíritu para continuar en el ejercicio de nuestro ministerio al servicio del Evangelio”, concluyó.