imagotipo

Palacio de Gobierno, sujeto a caprichos del gobernante en turno

  • Paloma Sánchez
  • en Chihuahua

Las modificaciones que han alterado el Palacio de Gobierno, cambiando el sentido histórico de este recinto que es patrimonio de todos los chihuahuenses, se han realizado por disposición de cada autoridad en turno, sobre todo a partir del incendio del año de 1941, el cual obligó a reconstruirlo en su totalidad agregando un tercer piso a la estructura.

El maestro historiógrafo Edelmiro Ponce de León, relata las intervenciones, por ejemplo el hecho de que haya dos lugares con placas alusivas al fusilamiento del Padre de la Patria, una en el monumento de la Plaza Hidalgo y otra donde realmente ocurrió, en el interior del edificio.

  • Lugar donde fusilaron a Don Miguel Hidalgo y Costilla

“Ángel Trías alrededor de 1876 compró las propiedades y empezó a destruir las construcciones anteriores. El primer proyecto era levantar un Palacio de Gobierno, sin embargo la idea fue cambiada por Luis Terrazas y el monumento a Hidalgo quedó a la mitad de la plaza, con una placa que da hacia el oriente que dice: Aquí fue fusilado el Padre de la Patria, y nadie se ha detenido a pensar en que cuando llegó el monumento a finales de siglo, nadie se fijó en ese detalle”, explica el maestro Edelmiro Ponce de León.

Confirmó que el fusilamiento fue adentro del Palacio de Gobierno, donde se ubica el altar a la patria, lugar que en el tiempo de don Miguel Hidalgo y Costilla era una pared atrás de la iglesia, la Plaza Hidalgo quedó donde era la huerta de los monjes.

“Es que Ángel Trías quería poner en el centro del patio el monumento a Hidalgo, pero es mejor que no esté, porque así se presta para hacer eventos”, agregó.

  • Esquilón, no campana

En 1960 para conmemorar los 150 años del inicio de la Independencia, el Gobierno de la República emitió un decreto para que se hicieran réplicas de la famosa campana de Dolores, que en 1810 anunció la Independencia de México.

“Para empezar no es campana, es un esquilón, tiene la forma acampanada con un copete de madera y luego gira sobre unos ejes, porque este esquilón tiene un sonido mucho más penetrante que una campana. La diferencia es que en la campana se mueve el badajo para sonar. En el esquilón, el badajo está suelto y gira 360 grados sobre su eje, esto es tocar a vuelo, es decir que le dan vuelta para que gire y toque”.

Abundó diciendo que durante el sexenio de Patricio Martínez García se cambió la tradición de dar el Grito de Independencia sobre la calle Aldama, hacia la Plaza Hidalgo, para darlo desde una ventana de la avenida Venustiano Carranza, donde construyó la Plaza del Ángel.

“Violando la regla (es muy común que el gobernador en turno haga cada barbaridad), porque él no sabe que hay un ordenamiento legal para que una réplica de la famosa ‘campana’, toque en cada capital de la república y anuncie la Independencia de México”.

“Patricio Martínez puso una campana china allá por la Venustiano Carranza, donde se le ocurrió hacer un nuevo balcón”.

Explicó que el primer Grito de Independencia sobre la avenida Carranza lo dio Patricio Martínez, cuando derrumbó edificios del antiguo Barrio de San Francisco e hizo la Plaza del Ángel, luego César Duarte hizo el balcón y puso una campana más grande.

“Resulta que pusieron una campana chiquita, pirata, desde ahí se viola el ordenamiento legal y desde entonces, durante tres sexenios ha estado sonando, ahora ya pusieron otra campana más grande pero finalmente, no es la campana que debe de estar, que tiene relevancia histórica”.

El historiador consideró que es necesario que la campana histórica sea removida e instalada en el lugar, ya que la campana que ordena la Independencia, al menos debe ser una copia de la campana de Dolores.

“Debieron haber removido la campana y ponerla en el otro balcón si quieren, y de hecho tienen que hacer eso; no le pidieron permiso al INAH, el INAH no ha hecho nada”.

  • Retiro de la mezcla en el exterior del Palacio

“Fue el arquitecto Sáenz quien se prestó para ‘encuerar’ al Palacio de Gobierno y convertirlo en un castillo medieval ridículo, porque ni siquiera se ve elegante, porque tiene rajuela, esos pedazos de piedra son para que se adhiera la mezcla y que resalte el labrado de la cantera sobre el cuerpo liso”, criticó Edelmiro Ponce de León.

Y abundó: “Patricio Martínez le quitó la mezcla y eso ha provocado que se llene de hongo, porque la mezcla impedía la creación de hongos y ahora la piedra está desnuda y tiene muchos huecos, lo que permite que permee mucho la humedad, además esa cubierta que le pusieron, cada vez que llueve la humedad no se disipa, porque el Palacio de Gobierno no fue diseñado para estar techado”.

  • Sala Abraham González

“Otra vez el patrimonio cultural se perdió. Modificaron la sala donde fue muerto Abraham González, que está en el segundo piso, muchos años después se pudo conseguir que se instalara otra vez la placa, la cual decía que ahí Abraham González había sido hecho prisionero, gracias a Carlos Fernández Baca, quien después de batallar muchísimo corrigió el error”.