imagotipo

Abunda maleza y basura en Parque Deportiva Sur

  • Vianey Bueno
  • en Chihuahua

Deprimente resulta visitar el parque ubicado sobre la calle Dinosaurios y 52, al sur de la ciudad, en donde los niños que acuden en busca de disfrutar de un rato de esparcimiento y diversión, sólo se topan con basura y maleza, bancas y luminarias quebradas, cables sueltos, montones de escombro, jueguitos destrozados, aunado a que no hay un solo espacio de pared que no esté grafiteado.

Un arco como puerta en el que aparece el nombre de Parque Deportiva Sur, con el logotipo de ‘Sumar’, nombre que adoptó el proyecto social durante la administración de Marco Quezada en el 2010-2013, da la bienvenida a este espacio que pareciera que jamás volvió a ser visitado por alguna dependencia, y muestra de ello es el total abandono en el que se observa.

Lo que además representa un grave riesgo para todos los visitantes y vecinos de este “espacio de recreo”, en donde la basura se desparrama en todos los depósitos, creando un grave foco de infección en donde proliferan las moscas y malos olores, que han ocasionado además la aparición de innumerables animales ponzoñosos.

Cabe resaltar que pocos son los espacios públicos por esta zona, en donde la mayoría de los niños juegan en las calles, lo que representa un riesgo, es por ello que resulta inadmisible que un parque como estos se encuentre en estas condiciones.

La maleza crecida en todo alrededor del parque, acumula la basura arrastrada por el aire, lo que hace que todo el entorno luzca bastante sucio, y dé muestra que por un largo tiempo este espacio no ha sido visitado por las autoridades correspondientes.

El mismo abandono y la suciedad en que se encuentra, ha ocasionado que este parque, que también cuenta con un pequeño campo de beisbol con sus gradas, sea tomado como guarida por grupos de vagos y malvivientes, quienes se han encargado de grafitear no sólo las paredes, sino las mismas bancas y jueguitos, y quienes por la noche sobre todo aprovechan la falta de luminarias para acosar a los peatones que obligadamente tienen que pasar por ahí.

Dentro de este parque también se puede observar cómo los cables de las luminarias se encuentran sin cubrir, lo que representa un riesgo latente sobre todo para los niños que lo visitan, quienes también se topan con montones de escombro y tierra.