imagotipo

Gemma Mabel, primera maestra con trisomía 21 para niños Down

  • Venessa Rivas
  • en Chihuahua

 

Gemma Mabel tiene 31 años y será la primera maestra con trisomía 21 para niños Down, ello en el Centro Formativo Empresarial, por lo que recibe la capacitación necesaria y sus clases de francés. A la fecha está esperando la última calificación de una materia de preparatoria para graduarse.

De lunes a viernes recibe una capacitación y el sábado imparte clases a un niño que cursa el primer grado de primaria. Gemma lo está ayudando a aprender a leer y escribir.

Su primer alumno se llama Alex, es un niño normal que se ha rezagado en su aprendizaje, pero con suma paciencia esta maestra le enseña a leer, lo mismo hará con los niños Down que lleguen al centro.

A Gemma la invitaron a trabajar en el Centro Formativo Empresarial Down por sus grandes logros escolares y personales, es una mujer muy desenvuelta que ha ayudado a más personas con el mismo trastorno genético a salir adelante.

Esta chica percibe un sueldo por su trabajo, con su primer pago se compró dos sacos, ya que afirma debe estar bien presentable para sus alumnos. Le ha puesto mucho empeño para aprender inglés y francés. Reconoció que inglés sabe poco, “estoy aprendiendo mucho y me están diciendo cómo debo de trabajar a los niños”.

Gemma señala que su didáctica estará enfocada en la paciencia, amor y tranquilidad para que puedan aprender a leer y escribir.

Está esperando graduarse de la preparatoria abierta, además ha aprendido mucho en la Escuela de Artes y Oficios, ya terminó el curso de cocina y ahora está en fotografía, una actividad que le apasiona.

A esta maestra además le gusta jugar basquetbol, antes se dedicaba a practicarlo e incluso llegó a salir de la ciudad para ir a torneos, pero debido a un accidente con una cuatrimoto se le lastimaron las rodillas y ahora sólo practica natación.

“Mi meta es seguir adelante y con ganas trabajar por los demás”, afirmó Gemma, a quien la encantan las matemáticas, por lo que aprender inglés y francés es fácil, para pronunciar el francés se pone su mano en la garganta.

Gemma reconoció el trabajo de sus padres y de sus maestros como Ángel Eduardo, Gaby, Lupita, Sara, Pedro, Karen y Lulú.