imagotipo

Crónicas Urbanas: Las Calamidades y Curiosidades de la Revolución en Chihuahua

  • OEM en Línea
  • en Chihuahua

 

 

Por: Oscar A. Viramontes Olivas

Muy buenos días tengan todos ustedes, amigos de esta sección Crónicas Urbanas de El Heraldo de Chihuahua, reciban bendiciones. En esta ocasión, seguiremos dentro del conflicto de la Revolución Mexicana en la población de la ciudad de Chihuahua. Por ello, caminaremos por este sendero para continuar recorriendo las penurias y hambres que sufriría el pueblo, mientras dos bandos se disputaban la plaza, pero también, de algunas costumbres y aspectos agradables de ese tiempo que mantuvieron viva la esperanza de vivir de mucha gente. Espero sea de su agrado, ya que esta sección es de ¡Colección!.

Aparte de las calamidades que se estaban dando entre los mexicanos por disputarse una revolución que no tenía sentido ni dirección debido a que con el tiempo, se había vuelto una “lucha de facciones”, sí, se había polarizado por completo y los pobladores de la ciudad de Chihuahua y sus alrededores, también se enfrentarían a los indios apaches, los abigeos y ladrones de caminos, aún con riesgo de la perder la vida, por lo que se necesitaban defender a toda costa sus propiedades, cosechas, ganado, casas y otros bienes. Los hombres de campo, ante todas estas desgarradoras penurias, eran hombres “curtidos” por el duro trabajo y las andanzas a acaballo como se solía decir; acostumbrados a dormir a la intemperie, cuando los agarraba la noche en algunas de las vastas llanuras de Chihuahua, se paraban hacer lumbre y comida para refugiarse de las nevadas, del hielo, de las cuevas y defenderse con rifle si se ameritaba. Todo esto lo hacía por ganarse el sustento, pero en principio por la satisfacción de vivir al aire libre, disfrutando de esa libertad que sólo conocen los que aman la naturaleza y viven apegados a ella sus progenitores.

thumbnail_a-jugar-se-ha-dicho

Una gran cantidad de personas tuvieron la valentía de combatir en las cruentas y terribles guerras, tanto en la Revolución como contra los indios apaches, que representaban un verdadero dolor de cabeza para el gobierno y significaban además, un asunto de alarma cotidiano donde el miedo era el común denominador. Cuenta el buen Herculino González, papá de Panchito, que en uno de los constantes asaltos hechos por parte de los apaches en ciertas rancherías de dónde era originario, fue necesario esconder a los niños para salvarlos de que no se los llevaran, pues estos salvajes tenían esa mala costumbre por lo que era necesario resguardar a los “plebes” en los sótanos y en los graneros de maíz recién desgranados, poniendo carrizos delgados en la boca para que respiraran los chamacos. De esta manera, los salvajes apaches no los descubrían y matarían de acuerdo al proceder habitual de ellos, por lo que al papá de Panchito al enfrentar también la Revolución, sería para otro episodio de violencia en un territorio convulsionado siempre por las escaramuzas sangrientas o peligrosas, por lo que era necesario arriesgar la vida por llevar a casa, los víveres necesarios para enfrentar el tiempo de “vacas flacas.”

Al buen Panchito por su parte, lo mandaba su mamá Epigenia a que fuera a conseguir lo indispensable desde el rancho de sus abuelos y a veces era necesario que Herculino se encargara de repartir entre la gente necesitada, algunas cosas ante la terrible escasez de muchos productos, como el café y azúcar, mercancías procedentes del sur y que aquí en Chihuahua no se cultivaban o se producían lejos por allá en las barrancas profundas de las sierra Tarahumara, ya que otro producto en esos días de crisis era la falta de tabaco, por ello, las personas de la tercera edad se quejarían mucho por la falta de la hierba para el cigarro, pero bueno, ante la falta de esta droga permitida, los ingeniosos abuelos la sustituirían con “Peyote” que es una planta del Desierto Chihuahuense que apestaba a una distancia considerable y que también contribuía a la contaminación pulmonar. Herculino por su parte, para poder sacar algunos recursos extras, tenía que fabricar jabón mediante un sistema primitivo que colocaba ceniza que le sobraba de la estufa de leña dentro de un embudo, formado con tiras delgadas de madera y se escurría agua muy despacio. Así, se producía la lejía que junto con el sebo de res, eran los ingredientes principales del jabón que se cortaba como si fuera pan con un artefacto hecho con cuerdas de guitarra.

La gente del medio rural cuando tenía que enviar provisiones a Chihuahua y ante la escasez de víveres, empezaron a matar sus caballos y burros para enviar cecina, pues se navegaba mucho para conseguir alimentos y comer un trozo de carne de caballo, por lo que cuando llegaba un trozo, representaba una verdadera delicia. Además de esta situación, aunque fueron útiles para aliviar el hambre de la población los queridos equinos, también despertarían la codicia de los soldados por conseguir también algo de comer y enfocaban su mirada a los animales de los pobladores de las granjas y de la ciudad.

despues-de-una-tregua

En este caso, el papá de Panchito tenía seis mulas que bajo ninguna circunstancia se aguantaba a sacrificar, pues en ellas se juntaban las únicas mercancías para el negocio de las “conductas” o animales de flete, actividad muy peligrosa para transitar por las calles que en forma inesperada, se enfrentaban a intensas balaceras y a las rencillas entre facciones de un mismo bando; por soldados borrachos que echaban vivas por la persecución de un desertor.

Consecuentemente a cualquier hora y por distintos rumbos de la ciudad, se escuchaban detonaciones de dinamita y corte de cartucho que a cualquiera hacia correr, sin embargo, existían temporadas de gran calma, pero esta, era más temida por la población, pues casi siempre se presentaba antes de un combate formal y por consiguiente de un posible saqueo de la tropa vencedora a la ciudad.

Durante los combates que se podía escuchar con el estruendo de los cañones y el cascabeleo de las ametralladoras, casi seguros desde los cerros simbólicos de la ciudad de Chihuahua y me refiero al Santa Rosa, Coronel y Grande, lugares preferidos para emplazar la artillería y dirigirlos contra el enemigo, tal como sucedió a las tropas de Francisco Villa que no las dejaron acercarse desde Avalos para que tomara la ciudad de Chihuahua por parte del ejército federal.

Por otro lado, en la superficie, sólo le permitían salir a la gente durante las treguas y con un buen pretexto, sin embargo, la chaviza siempre trataba de andar por las calles para salir de ese encierro tan estresante que causaba la guerra; a la población cuando podía, le gustaba muchísimo ir a curiosear a los fusilamientos, si es que acaso había alguno.

Sobre todo, los niños salían despavoridos para ver el espectáculo aterrador de hacharse a un ser humano en el paredón. Por su parte el buen Panchito recordaba “Que cuando llegaba un tren con mercancía, era casi seguro que me mandarán a mí por ser el primogénito a formar fila en algún comercio cercano para conseguir lo que se pudiera, muchas veces, me tocó estar esperando en la cola a que abrieran antes del amanecer, descalzo con los pies entumidos por el frío, pues los zapatos se consideraban artículos de lujo y los que poseíamos, eran para los días de fiesta en la iglesia o algún casorio.

thumbnail_la-vida-en-la-guerra

“Me acuerdo dice –Panchito- que en las tiendas se pagaba con vales, después fueron las sábanas villistas o calzones blancos y posteriormente los billetes de dos caritas, según el ejército que ocupaba la plaza de Chihuahua, existiendo cartoncitos con valores en centavos, escritos por el tendero y utilizados para dar el cambio o feria.

Mientras existía una paz temporal, los niños empezaba ir a la escuela, solamente cuando la situación estaba calmada, mi mamá aun cuando nos exigía ir, no se quedaba tranquila y como consecuencia en las raras circunstancias en que yo concurría, ya no recordaba lo aprendido con anterioridad, consideraba a los profesores de mi época como verdaderos héroes de la enseñanza, expuestos a todas las arbitrariedades y peligros, casi siempre sin cobrar nada de salario por haber desaparecido el gobierno o la autoridad que les pagaba, afrontando un constante riesgo. Por ejemplo, existían situaciones en que las mujeres eran vejadas o atropelladas por la tropa, por lo que para mí era muy triste ver esas escenas” Si a los maestros se les reconocía con cariño y respeto, porque ellos luchaban mucho por enseñar a los niños ante las calamidades de los tiempos.

Por aquellos tiempos en donde la Revolución estaba en su apogeo, existía un leñador que tenía un burro que le llamaba el “astrónomo”, ya sea porque desconociera la palabra meteorólogo o por no poderla pronunciar; este burro, tenía como única cualidad que rebuznaba escandalosamente anunciando la lluvia o la nieve y en verano al detectar posibilidades de clima caluroso, ninguna fuerza terrenal lo podía retirar de un rincón cerca del agua, por eso a este burro lo nombraban así.

Era el anunciador oficial y demostró muchas veces ser el mejor y más que los actuales científicos ya que sin importar aparatos que utilizaban por la noche, rebuznaba el “astrónomo” y los chamacos del barrio se pronunciaban con la intención de no ir a la escuela al día siguiente, de manera especial en invierno, alegando que iba a amanecer nevado durante aquellos tiempos que era demasiado frío y gracias al aviso de este burrito, los chamacos se quedaban resguardados ante la nevada que el burro atinadamente había pronosticado.

Por todas estas desgracias, también había lugar para el esparcimiento ya que los pequeños jugaban con los casquillos de las balas que disparaban de las ametralladoras durante las refriegas y estos eran recogidos de los cerros cercanos y que eran trasformados en momentos de mucha “niñez”, así los niños se divertían tanto elaborando sus propios juguetes, carros de ferrocarril con cajas vacías de cartón parecidas a las que actualmente se usan para vender calzado; cajas que se conseguían en los comercios, los cuales, se les hacían agujeros en los lados para que parecieran ventanillas y en su interior, se les colocaba cabos de vela encendidos adentro para que figuraban como un tren de pasajeros con las luces prendidas y estos eran sacados a la calle y enganchados uno tras otro en la oscuridad de la noche.

thumbnail_tambien-los-burros

Cuánta imaginación se necesitaba para esto y a lo largo del tiempo, algunos tuvieron los medios para comprar trenecitos eléctricos de juguete los que eran la envidia de mucha gente.

Se disfrutaba mucho hacer los juguetes, porque se fabricaban con sueños, cartón, ilusiones y engrudo, así disfrutaba Panchito su niñez y él comenta lo siguiente: “Un acontecimiento que se me grabó con fuego en la memoria y que vino a reforzar nuestros argumentos en contra de la asistencia a la escuela, sucedió que al regresar las clases me topé en una esquina con un enfrentamiento a balazos, rápido con la agilidad que me da el miedo, salí corriendo a refugiarme en al reverso de una puerta, después de mi pasó un señor corriendo con iguales intenciones, él, no alcanzó a esconderse y cayó muerto a mis pies y en el último estertor, estiró una mano y me agarró un tobillo con la fuerza que necesitaba de ayuda de un conocido que pasó por el lugar. Ya terminado el zafarrancho para para poder liberarme, no llore, ni grite, me quedé callado sin hacer nada, temblando de miedo y bañado en sudor y por mucho tiempo esta escena me despertaba por las noches”.

“Las Calamidades y Curiosidades de la Revolución en Chihuahua -La Historia de Panchito-, parte dos”, forman parte de los archivos perdidos de las Crónicas Urbanas. Si usted tiene información que quiera compartir para esta sección y si desea también adquirir los libros: “Los Archivos perdidos de las Crónicas Urbanas”, Tomo I, II y III, puede llamar al celular 614 148 85 03 y con gusto se lo llevamos a domicilio o bien adquiéralo en la librería Kosmos, localizada en la calle Josué Neri Santos No. 111 o en La Luz del Día, Calle Blas Cano De Los Ríos 401, San Felipe I Etapa.

Fuentes

Archivo Histórico de la Ciudad de Chihuahua.

Profesor Rubén Beltrán Acosta, Cronista de la ciudad de Chihuahua

Fotos: Archivo Casasola.

WH Hoye Co.

Aumenta el mínimo 9.4% en diciembre; incremento diario de 8.32 pesos

Aumenta el mínimo 9.4% en diciembre; incremento diario de 8.32 pesos

Estiman otro ajuste en abril de 2018

Carlos González

local

Instalarán tobogán con nieve artificial en el Centro; frente a Catedral

Instalarán tobogán con nieve artificial en el Centro; frente a Catedral

Funcionará del 1 de diciembre al 7 de enero a bajo costo

–La Profeco, estrella estrellada  –Freno a políticos irresponsables  –Cuidan “chuecos” en el C-4

–La Profeco, estrella estrellada –Freno a políticos irresponsables –Cuidan “chuecos” en el C-4

Nuestra columna política Ráfagas

Familias de colonia La Noria solo tienen cobijas para enfrentar el frío

Familias de colonia La Noria solo tienen cobijas para enfrentar el frío

Construyeron sus viviendas en las faltas del cerro Grande

Intentan desalojar a vendedoras de la tercera edad

Intentan desalojar a vendedoras de la tercera edad

Aseguran que solamente trabajan para sobrevivir

Roban $20 mil y mercancía en casa de empeño de la Juan Escutia

Roban $20 mil y mercancía en casa de empeño de la Juan Escutia

No han dado con el paradero de los responsables

destacados

Prevén descenso de temperatura en la mayor parte del país

Prevén descenso de temperatura en la mayor parte del país

Esto se combinará con inestabilidad atmosférica superior

Por crisis en la ALDF, sigue sin avanzar Ley de Reconstrucción

Por crisis en la ALDF, sigue sin avanzar Ley de Reconstrucción

Los asambleístas nuevamente se bajaron el dictamen de la lista de acuerdo, destacando que continuarán el jueves

Enrique Graue propone fondo de contingencia para universidades

Enrique Graue propone fondo de contingencia para universidades

El rector de la UNAM, señala que es inaceptable la existencia de las instituciones en riesgo por el desequilibrio en sus presupuestos

INE perfila multas a nueve partidos políticos por 536 mdp

INE perfila multas a nueve partidos políticos por 536 mdp

El Órgano electoral detectó diversas faltas en sus reportes de gastos durante el ejercicio fiscal del año pasado

PRD presenta iniciativa para regular publicidad oficial

PRD presenta iniciativa para regular publicidad oficial

Con esto, el sol azteca pretende atender las indicaciones de la SCJ hacia el Congreso, sobre dicha legislación