imagotipo

Junior diputados y Cobach

  • Pablo Bernach

La diputada priista Adriana Fuentes declaró que “no le darán un cheque en blanco a Javier Corral” en la renegociación de 20 mil millones de pesos de deuda estatal para reducir su costo, o sea los intereses que se pagan a los bancos, mientras la presidenta del Congreso del Estado, Blanca Gámez, informó que hubo dos reuniones con el secretario de Finanzas estatal, donde se explicaron a detalle los motivos de la renegociación.

Los diputados tricolores son especialistas en “entregar cheques en blanco pero a gobernadores tricolores”, porque si no lo hicieran, simplemente hoy no serían diputados tricolores, mientras tanto las finanzas del Gobierno estatal continúan arruinándose gracias estos juniors y la irresponsabilidad de  administraciones priistas previas, que se dedicaron a sostener un gasto e inversión públicos con créditos, hasta que se comieron absolutamente toda la capacidad de endeudamiento de Chihuahua, previas sus obligadas “mordidas”.

Sin exagerar, la mayoría de los diputados locales en los congresos estatales entran en una dinámica de “toma y dame” a la hora de votar las solicitudes del gobernador en turno. O sea que nuestros diputados tricolores y de las demás microbancadas votarán en favor de una reestructuración que permitiría a Chihuahua pagar menos intereses, siempre y cuando la mayoría panista vote por alguna ocurrencia intrascendente, que les permita salir a los medios a presumir que están trabajando en favor de los chihuahuenses, más un poco de calcio y si se puede billetes en maletitas.

En el equipo azul, es la oportunidad que aprovechará el equipo de los Gaudinis and Co. de la mano de un grupo de pitufodiputadas sin el menor talento, salvo su  habilidad para colarse entre la militancia para llegar al hueso, para hacer sentir su microvoto disfrazado de vocación democrática y defensa de la separación de poderes, que denuncian ha pisoteado Javier Corral, mientras que medios maiceados opinan que si el defenestrado Miguel La Torre siquiera al frente de la bancada panista lo anterior no estaría sucediendo, porque él sí sabría manejar ese pitufokínder, habilidad que describen como “oficio político”.

Un gran número de diputados locales, no sólo chihuahuenses, no comprenden la importancia de su puesto, condicionando su voto en un intercambio trueque de egos, vanidades y lo que se nos ocurra, para dar la impresión de que le cumplen a la ciudadanía. Pero hay momentos cruciales donde regatear y jalonear su voto, significa criminalmente fastidiar gobiernos y ciudadanos, situaciones críticas como la de Chihuahua, donde salvo reelegirse, no les importa llevarnos a todos entre las patas, mientras su vanidad brille en los medios de comunicación.

Finalmente, el líder sindical del Cobach se sacó “el premio gordo y sin comprar boleto”, porque la Contraloría estatal auditará al Colegio de Bachilleres, donde gracias a la ignorancia periodística, muchos medios que detestan a Tere Ortuño salieron a cuasi festejar, porque imaginan que la auditoría se circunscribirá al desvío de las retenciones salariales para poder completar los salarios de los maestros y trabajadores.

Sin buscarlo, al líder sindical le acaba de salir “el tiro por la culata”, porque una auditoría cubre de uno a más años de operación, donde sin hacerle al brujo, encontrarán “los favores” que le haya hecho la administración de Duarte al propio líder, vaya estratega, yendo por lana puede salir trasquilado.