imagotipo

Se robaron Comisión Federal de Electricidad y ni cuenta nos dimos

  • Mario Hermosillo

A partir de finales del año pasado, quizá para operar desde el 2017, la otrora Comisión Federal de Electricidad ya no es la misma empresa que siempre usó el Registro Federal de Elecciones, CFE 370814 QiO, ahora el nombre es CFE SUMINISTRADOR DE SERVICIOS y el RFC cambia a CSS 160330 CP7, es decir, simple y sencillamente Comisión Federal de Electricidad ya no existe y, mañosamente la nueva empresa se llama CFE SUMINISTRADOR DE SERVICIOS.

Nos robaron, así de sencillo el pueblo de México se quedó sin otra de sus empresas emblemáticas, junto con Petróleos Mexicanos (Pemex), esta empresa desbandada por el sindicato más corrupto de México , encabezado en la actualidad por el nefasto Carlos Romero Deschamps, pero con el historial más negro del sindicalismo desde la expropiación del 18 de marzo de 1938. Aunque la verdad siempre hemos presumido a Pemex, pero nunca ha sido nuestro.

Pero volviendo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el puro cambio de Registro Federal de Causantes, pero conservando en el nuevo nombre las siglas de CFE, sin que ahora se especifique qué significan, deben alertar sin duda a todo mundo y, no porque la ahora tristemente célebre empresa de clase mundial prácticamente ya no exista, sino porque desde hace algunas décadas se fue perdiendo paulatinamente y adivine gracias a quién; pues principalmente a su sindicato, ese monstro abstracto, pero inmensamente maligno que paulatinamente ha estado devorando a México.

Pero ahora no sabemos de quién es, no conocemos a quién beneficiaron con el reducto de esa gloria de México, consolidada por el presidente Adolfo López Mateos, en la década de los sesenta, para que poco a poco se la fueran comiendo, la fueran devorando las ambiciones y la corrupción de los hombres del poder.

En el esplendor de la Comisión Federal de Electricidad, allá en las décadas de los 70 y 80, entrar a trabajar a CFE era un privilegio, tanto como entonces al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o Petróleos Mexicanos (Pemex), las empresas oro de la burocracia mexicana, tanto así, que hasta un director de la CFE, José López Portillo, llegó a ser primero candidato a la Presidencia de la República y después presidente de todos los mexicanos.

¿Pero qué es lo que realmente pasó con  la otrora poderosa paraestatal?

¿La acabó nada más el sindicato o intervinieron otros factores como la ineficiencia, la corrupción, la ineptitud, la tolerancia?

¿O fueron todos estos señalamientos concurrentes en su desaparición?

Porque sencillamente la Comisión Federal de Electricidad ya no existe, ahora la empresa que suministra un deficiente servicio se llama CFE SUMINISTRADOR DE SERVICIOS.

O a ver que cualquier empresa que no sea del Estado cambie el RFC y siga tan campante con su nuevo registro. De que hay gato encerrado lo hay, aunque las que deberían estar encerradas son las ratas que la administraron CFE y ahora administran CFE SUMINISTRADOR