imagotipo

Vamos haciendo fila

  • Alejandro Seyffert

Comentaba hace algunas semanas que falleció un compañero de la generación 1953-1958 de la Escuela Médico Militar; se especializó en cardiología y alcanzó el grado de general brigadier, con anterioridad habían fallecido en esta ciudad otros médicos militares con diversas especialidades como el Dr. Alfaro Fraire, el Dr. Luis Vidaurry, el Dr. Torres Bonifaz, el Dr. David Prieto Trejo, que fue el que atendió a mi querida esposa Ma. Elena (qepd) cuando nacieron mis cuatro hijas; mi hijo mayor nació en el Hospital Central Militar en la Cd. de México.

Hace unos días me enteré del fallecimiento de otro médico militar, el Dr. Óscar de la Garza Eufrasio, que alcanzó el grado de general brigadier, originario de esta ciudad y que vivió en la colonia Industrial. Ingresó a la Escuela Médico Militar en 1949, de manera que cuando yo ingresé a dicha escuela, en el año 1953, él cursaba ya el quinto año; ocupó diversos puestos dentro del Servicio de Sanidad Militar, subdirector y posteriormente director del Hospital Central Militar, subdirector y posteriormente director de Sanidad Militar, así como muchos otros cargos tanto militares como académicos.

Como lo he comentado, en aquel entonces la Escuela Médico Militar era una pequeña pero muy reconocida institución dedicada a la enseñanza de la medicina; sólo éramos 120 alumnos en total; eran seis años de estudio y al terminar pasábamos a ser médicos internos en el Hospital Central Militar; en mi grupo éramos 24; con frecuencia me despierto por las noches y “paso lista” de los compañeros, la cual habremos escuchado cientos de veces, ya que en cada clase se pasaba dicha lista; “Aguilar, Anguiano, Alonso, Altamirano…”, etc., etc.; convivimos durante seis años en la escuela y dos años más como internos en el Hospital Central Militar que se encontraba a un costado de la escuela; los primeros dos años de estudio eran teóricos y los cursábamos en los salones de la propia escuela; a partir del tercer año, ya llevábamos materias teórico-prácticas; recuerdo que en la clase de ginecobstetricia teníamos que atender por lo menos veinte partos y entrar como ayudantes a las cesáreas.

De los 24 compañeros que nos recibimos, ya han fallecido nueve, siendo el último el Dr. Aguilar Vega, que era el primero de la lista y al que me refiero al inicio de esta colaboración.

Vinieron a mi mente estas reflexiones al enterarme del fallecimiento del general médico cirujano Óscar de la Garza Frasio, que como lo comenté fue un médico muy distinguido, originario de esta ciudad.

Seguramente que todos guardamos recuerdos de nuestra vida en familia, como alumnos en los diferentes niveles de estudio, recuerdos que impactaron en nuestras vidas.

Como lo afirmé al principio, todos vamos “haciendo fila” y no sabemos cuándo será el último día de nuestra vida, y por ello debemos estar preparados para cuando este día llegue; sólo Dios N.S sabe cuándo será ese día.