imagotipo

Sor Gloria: 50 años consagrada a Dios y a los más necesitados

Óscar A. Viramontes Olivas violioscar@gmail.com

Muy buenos días, en este domingo 8 de mayo, reciban bendiciones los lectores de El Heraldo de Chihuahua y de Crónicas Urbanas. En esta ocasión, platicamos con una santa mujer que ha dedicado la mayor parte de su vida al servicio de Dios y de las personas más vulnerables y me refiero a Gloria Romelia Calderón Bencomo, sor Gloria, religiosa católica que ha cumplido 50 años al lado de los que menos tienen. Espero que sea de interés y conozcamos parte de la vida de esta amable persona que abrió las puertas de su corazón para este periódico. Recuerden: ¡Esta sección es de colección!

Era una tarde de domingo a eso de las 16:00 horas, cuando por primera vez tuve la oportunidad de conocer la casa de reposo para religiosas ancianas y enfermas que se encuentra contigua al asilo de ancianos El Bocado del Pobre, muy cerca del Santuario de Guadalupe en la ciudad de Chihuahua. Al tocar la puerta, se tardaron alrededor de diez minutos para abrirnos. De hecho, inmediatamente nos dieron el pase (a mí y mi compañera Edith Morales) a un enorme patio, donde nos condujeron a una oficina modesta, con una silla algo incómoda y un escritorio pequeño de madera. Ya nos estaban esperando, ya que segundos después, hizo presencia nuestra entrevistada, ella de nombre Gloria Romelia Calderón Bencomo, pero en su vida religiosa es llamada Sor Gloria. Amablemente nos saludó y junto a nosotros colocaba una caliente jarra con café negro, el cual sería el alimento perfecto para darle sabor a la plática.

Sor Gloria comentaba que en la actualidad estaba coordinando la casa de reposo para religiosas, donde arduamente atiende a sus hermanas enfermas y ancianas, aquellas que algún día también habían dado su vida al servicio del Señor y que por diversas circunstancias de la edad, estaban en reposo. Ante este preámbulo nos platicaba que pronto llegaría a sus primeros 50 años de vida religiosa (cumplidos el pasado 30 de abril), llamado donde Jesucristo la tomaría de la mano para que lo siguiera en beneficio de los más desposeídos. Sor nacería en el pueblo de Matachí, municipio del mismo nombre al noroeste de la ciudad de Chihuahua el 15 de febrero de 1942, un día muy frío y casi nevando. “Tuve la oportunidad de ser traída al mundo -comenta Sor- por una buena persona, enfermera de por ahí, de nombre Quica, señora muy querida por todo el pueblo ya que muchos de los de mi generación, fueron traídos al mundo gracias a las manos benditas de esta señora. Mis padres fueron Rosaura Bencomo de Calderón y Andrés Calderón y formábamos una familia de clase media, muy felices ya que siempre estábamos bendecidos por Dios y la Virgen de Guadalupe”.

“Mis abuelos fueron Andrés Calderón Ruiz y Ángela Mena, también de Matachí. Fuimos muy numerosos al llegar a nueve hermanos, cinco mujeres y cuatro hombres, de las primeras, sólo una murió al ser fulminada por un rayo, cuyo nombre era María de los Ángeles a la edad de 11 años. Los demás fueron bautizados con los nombres de Gloria Romelia Calderón Bencomo (Sor), Efrén, Roberto, Rosario, Fátima, Andrés, Zulema y Alonso, este último ya fallecido. Me acuerdo que cuando empecé a dar los primeros pasos en casa de mis abuelos, siempre se vivía un ambiente de profunda religiosidad donde se buscaba el bien de los demás, por ello, ante estos ejemplos del fomento a los valores y el servicio a los demás, sentía una verdadera satisfacción que se diera estos ambientes, mi madre y su suegra, Angelita, se criaron como hija y madre, porque mi mamá quedó huérfana desde muy chica y se casó a corta edad. Otras cosas que a mí me gustaban, era jugar con mis hermanos y compañeros de la escuela donde estuve, la Santos Degollado, ya que mi infancia y adolescencia siempre fueron hermosas. Jugábamos al lazo, a las escondidas, los encantados y una infinidad de juegos más. En casa ayudaba a hacer comida y continuamente matábamos puerquitos para hacer chorizo y carnitas; recolectaba huevos de gallina de “matrimonio” y me gustaba hacer tortillas y la limpieza en la casa; le ayudaba a mi madre en los quehaceres del hogar, donde se practicaban los valores cristianos como el amor y el respeto a los demás”.

“Me le pegaba a mi madre mucho y juntas íbamos a la iglesia de San Rafael Arcángel y ahí tuve la oportunidad de conocer a los padres Capilla, Francisco Porras, Trevizo y varios más así como al obispo Justo Goinzueta. En relación a esto, tengo una anécdota que el terreno donde ocupó la casa donde nací fue donado para que se construyera una capilla de la Virgen de Guadalupe, sin embargo, fue destinado para la implementación de una canchas de basquetbol y lo curioso de esto es que éstas se abrieron, se volvieron a arreglar y lo curioso es que se volvió a partir el cemento. La gente decía que esto sucedía porque la Virgen quería ahí su pequeño santuario. Para ello y de visita al pueblo, unos ingenieros alemanes fueron a ver las canchas para estudiar la posibilidad de una capilla y así fue, después de varios meses, por fin se terminaría y lo curioso es que ya no se partió el suelo. Como no se tenía imagen, realicé una de repujado que después se sustituiría por otra que se trajo de México, sin embargo, la de repujado sigue ahí dentro de la iglesia”.

“En la primaria había un grupo de amigas con las que convivía y teníamos temas comunes, entre los que hacían notar eran los relacionados con la iglesia ya que en cuarto año, todas nos íbamos a rezar el viacrucis y el rosario con una verdadera devoción y con todas estas actividades, empecé a sentir el llamado, la vocación para la vida religiosa a pesar de que no había tenido mucho contacto con religiosas. Sólo conocí a las misioneras de María Dolorosa y algunas otras que pasaban por el pueblo. Ya terminada mi primaria, insistí para estudiar secundaria a Chihuahua y mi papá, un hombre celoso, por lo que puso muchos frenos para que no me fuera a estudiar a la capital. Pasó el tiempo y llegarían mis 15 años y para esta ocasión me hicieron algunos festejos, como la comidita y el bailecito el 15 de febrero de 1957. Y aun cuando fui pretendida por un joven para que fuera su novia, siempre lo rechacé, pues dentro de mi corazón existía algo que me inquietaba, un llamado del cielo, creo”.

“Le platicaba a mi mamá y abuela dos mujeres muy piadosas sobre lo que sentía en mí corazón y ellas me orientaron positivamente sobre mi vocación y a partir de ahí, estuve más convencida de lo que quería. Al poco tiempo se difundió un poco el sentimiento que traía hacia la familia, la cual juntos oraron mucho para que el llamado se concretara en mi persona. A la edad de 17 años, en 1959, llegué a tener un novio, sin embargo, tuve que hablar con él y plantearle que mi verdadera vocación era el servicio al Señor y no me interesaba casarme ni tener familia. Aún más, cuando al pueblo de Matachí llegaron las religiosas Siervas de los Pobres, sor Isabel y sor Inés, las que ofrecerían pláticas vocaciones donde se ponía el ejemplo al fundador de las mismas siervas, el padre Salvador Gambino, un italiano que había llegado a Chihuahua el 25 de diciembre de 1893 y que había dejado la edificación de su orden de religiosas en el Bocado del Pobre. Aun cuando sentía la insistencia de José Luis, el que había sido mi novio, yo le oraba intensamente al Señor para que me diera orientación sobre mi vocación. En la Semana Mayor del año de 1960, cuando estaba en el ‘pésame’ a la Virgen, ese momento fue definitorio para decidirme a mi vocación religiosa y además donde sentí que el Señor me necesitaba a su lado”.

“Yo no quería estar consagrada a un marido o a un hogar, sino consagrada a Dios para servirle de tiempo completo en todos sus designios, yo quería también tener más libertad de servirlo y de tiempo completo. Una tarde de verano de 1965, unas hermanas fueron por mí y mi mamá se encargaría de decirle al que había sido mi novio que ya no insistiera, ya que Gloria había decidido seguir el camino religioso, por lo que el destino al que me tenían preparado estaba por ser una realidad. Al ingresar en enero de 1965 al noviciado me sentía muy contenta, e incluso me fue a buscar hasta Chihuahua, donde quiso hablar conmigo, sin embargo le dijeron que yo estaba más que convencida de mi vocación. Mi padre algunas veces me trató de disuadir para que no entrara al servicio religioso, argumentando que ahí se sufría mucho. Sin embargo, nada de esto fue motivo para que yo claudicara. Al momento que él se da cuenta de mi verdadera vocación, me da su bendición para que yo me embarque en un tren rumbo a Chihuahua”.

“Al llegar a esta ciudad de Chihuahua fui recibida por sor Inés y sor Laura en la casa donde está el mismo asilo Bocado del Pobre y donde se encontraba el noviciado donde se formaban postulantes a novicias. Las etapas a las que yo tuve que caminar para prepararme en la misión del Señor, eran: primero, aspirante, después, el postulantado con una duración de medio año o menos; el año de preparación religiosa y otro año de apostolado donde uno va a ser las prácticas a otras casas y, de 5 a 10 años, el juniorado para llegar a ser los votos perpetuos. Uno tenía que hacer de todas las actividades, hasta las más modestas. La vida en la casa vocacional era de estar preparándose interiormente con el fin de ir dominando nuestra voluntad. Los votos perpetuos fueron impuestos por el obispo Goizueta en 1966. Pasaron años de duro trabajo al servicio de los más vulnerables y fue en 1991 cuando cumplí mis primeros 25 años y estos fueron celebrados en la Ciudad de México, en Jalapa”.

“Pude trabajar en diferentes partes para hacer colectas en diversas colonias y además como maestra en Ojinaga, Chihuahua, misiones en Delicias, parroquias en Michoacán, la Sierra Tarahumara, Mazatlán, México, Brasil, Roma, donde tuve la oportunidad de ver frente a frente al papa Juan Pablo II y a Benedicto XVI; así mismo también tuve la oportunidad de ir a Jerusalén, Estados Unidos, entre otros lugares. Posteriormente me doy cuenta que me dan mi lugar definitivo donde está el asilo Bocado del Pobre en 1995 y de ahí para adelante hasta la fecha sigo trabajando de lado de los más necesitados y atendiendo a mis hermanas en retiro. A la fecha me siento muy satisfecha de mi labor, aunque todavía siento que me falta mucho y pronto cumpliré mis 50 años, de los cuales le doy gracias a Dios por su apoyo y a la Virgencita por su intercesión. Sólo me queda decir, que lo que me falta de vida seguiré trabajando con verdadera pasión por mis hermanos necesitados y si un día el Señor se acuerda de mí, estaré preparada para recibir su llamado”. De esta manera concluía la entrevista, nos despedíamos de ella Edith Morales y un servidor, llevándonos también nosotros el ejemplo de vida de sor Gloria en sus 50 años de religiosa.

“Sor Gloria: 50 años consagrada a Dios y a los más necesitados”, forma parte de las Crónicas Urbanas. Si usted desea adquirir los libros los Archivos Perdidos de las Crónicas Urbanas de Chihuahua, tomo I, II y III, los puede encontrar en la librería Kosmos de Neri Santos y Doblado, y las librerías La Prensa, o llame al (614)427-52-54 y se los llevamos a domicilio.

Fuentes : Entrevista con Gloria Romelia Calderón Bencomo, sor Gloria (2016).

Dejan hombre asesinado y calcinado en la rúa a Ciudad Juárez

Dejan hombre asesinado y calcinado en la rúa a Ciudad Juárez

Aparentemente llevaba varias horas en el lugar

Ricardo Holguín

local

Presentan programación para el Festival Internacional de la Manzana

Presentan programación para el Festival Internacional de la Manzana

Contará con Colombia como pais invitado

Inicia colecta del Teletón en las calles del centro de la ciudad

Inicia colecta del Teletón en las calles del centro de la ciudad

Sera donado el 100% del dinero a afectados por el sismo

Trabajan mexicanos 107 minutos para poder comprar un litro de leche

Trabajan mexicanos 107 minutos para poder comprar un litro de leche

A un norteamericano le toma sólo 7 minutos para adquirirla

Abrirán al público el Criadero Militar de Santa Gertrudis

Abrirán al público el Criadero Militar de Santa Gertrudis

Las instalaciones estarán abiertas a partir del 29 de septiembre

Zafarrancho por detención de joven que orinaba en la vía pública y frente a la Policía

Zafarrancho por detención de joven que orinaba en la vía pública y frente a la Policía

Alegaba que estaba haciendo sus necesidades en su propiedad

destacados

Frida Sofía podría ser la señora Reyna Dávila de 43 años

Familiares que reclaman su presencia y exigen de la autoridad información

Cambian a Roberto Borge de penal en Panamá por riesgo de fuga

Cambian a Roberto Borge de penal en Panamá por riesgo de fuga

El exgobernador fue trasladado a la sede principal de la Policía Nacional

Trump ofrece su ayuda a Puerto Rico e Islas Vírgenes tras paso de huracán María

Trump ofrece su ayuda a Puerto Rico e Islas Vírgenes tras paso de huracán María

El presidente también recibió una evaluación de los daños causados por el fenómeno

Sube a 291 la cifra de muertos en México tras el sismo

Sube a 291 la cifra de muertos en México tras el sismo

En la Ciudad de México han muerto 153 personas

Imputan a adolescente por atentado en metro de Londres

Imputan a adolescente por atentado en metro de Londres

Fue acusado formalmente en relación con el ataque que dejó 30 heridos