/ jueves 25 de junio de 2020

El cruel adiestramiento de elefantes explotados por turismo en Tailandia

Unos tres mil elefantes son utilizados en el sector turístico de Tailandia

Estresados, encerrados y maltratados. Un video difundido por un grupo ecologista ilustra la violencia que entraña el adiestramiento de los elefantes destinados a la jugosa industria del turismo en Tailandia.

Un elefante no obedece naturalmente, se somete. Para amaestrarlo con fines turísticos, el mahout (domador) utiliza la técnica denominada del "phajaan", que consiste en "perturbarle la mente".

Separado de su madre, sometido a un fuerte estrés, es encerrado en un recinto muy estrecho, atado con cuerdas y cadenas, según estas imágenes filmadas el año pasado con una cámara oculta en Tailandia, y publicadas el miércoles por el grupo británico de defensa de los animales World Animal Protection (WAP).

El video muestra al mahout pinchando a un joven paquidermo con una varilla terminada en una punta de metal afilada para hacerle obedecer las órdenes básicas, lo que a veces provoca sangrados.

"El objetivo es obtener el dominio completo mediante recompensas y castigos. Hay que hacerle entender que desobedecer es doloroso", señala Jan Schmidt-Burbach de WAP, quien deplora los numerosos "daños físicos y psicológicos" provocados al animal.

Transportar turistas sobre el lomo, bañarse con ellos, dar vueltas como en un circo: unos tres mil elefantes son utilizados en el sector turístico de Tailandia.

Pero los paquidermos han quedado desempleados desde que el país cerrara sus fronteras a causa de la pandemia de Covid-19.

Más de un millar de éstos, amenazados por el hambre, huyeron de los campos desiertos para regresar a sus sitios natales, en una oleada migratoria a una escala sin precedentes en un periodo tan breve.

Los ecologistas esperan que esta crisis pueda ser aprovechada para realizar una amplia reflexión sobre el papel del elefante doméstico en el país.

"Es absolutamente necesario promover más un turismo centrado únicamente en la observación", destaca Jan Schmidt-Burbach.

La cantidad de elefantes en cautiverio ha aumentado en un 30% en 30 años, y al sector le falta regulación.

De acuerdo a la ley tailandesa, una vez domesticado, el animal es considerado como ganado, y deja de estar protegido, a diferencia de los elefantes salvajes.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Estresados, encerrados y maltratados. Un video difundido por un grupo ecologista ilustra la violencia que entraña el adiestramiento de los elefantes destinados a la jugosa industria del turismo en Tailandia.

Un elefante no obedece naturalmente, se somete. Para amaestrarlo con fines turísticos, el mahout (domador) utiliza la técnica denominada del "phajaan", que consiste en "perturbarle la mente".

Separado de su madre, sometido a un fuerte estrés, es encerrado en un recinto muy estrecho, atado con cuerdas y cadenas, según estas imágenes filmadas el año pasado con una cámara oculta en Tailandia, y publicadas el miércoles por el grupo británico de defensa de los animales World Animal Protection (WAP).

El video muestra al mahout pinchando a un joven paquidermo con una varilla terminada en una punta de metal afilada para hacerle obedecer las órdenes básicas, lo que a veces provoca sangrados.

"El objetivo es obtener el dominio completo mediante recompensas y castigos. Hay que hacerle entender que desobedecer es doloroso", señala Jan Schmidt-Burbach de WAP, quien deplora los numerosos "daños físicos y psicológicos" provocados al animal.

Transportar turistas sobre el lomo, bañarse con ellos, dar vueltas como en un circo: unos tres mil elefantes son utilizados en el sector turístico de Tailandia.

Pero los paquidermos han quedado desempleados desde que el país cerrara sus fronteras a causa de la pandemia de Covid-19.

Más de un millar de éstos, amenazados por el hambre, huyeron de los campos desiertos para regresar a sus sitios natales, en una oleada migratoria a una escala sin precedentes en un periodo tan breve.

Los ecologistas esperan que esta crisis pueda ser aprovechada para realizar una amplia reflexión sobre el papel del elefante doméstico en el país.

"Es absolutamente necesario promover más un turismo centrado únicamente en la observación", destaca Jan Schmidt-Burbach.

La cantidad de elefantes en cautiverio ha aumentado en un 30% en 30 años, y al sector le falta regulación.

De acuerdo a la ley tailandesa, una vez domesticado, el animal es considerado como ganado, y deja de estar protegido, a diferencia de los elefantes salvajes.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Local

Aplican más de 31 mil vacunas contra Covid-19

La Secretaría de Bienestar informó que este martes se aplicaron 31, 660 segundas dosis

Local

Se han presentado 106 impugnaciones ante los órganos electorales

Así lo explicó el magistrado presidente del Tribunal Estatal Electoral de Chihuahua, Julio Merino

Policiaca

Hombre intenta suicidarse en la colonia Zarco

Paramédicos de Urge se hicieron cargo de la situación, evitando que se quitara la vida con arma de fuego

Gossip

"Buscamos mostrar el talento de la comunidad"; Drag queens hacen arte y activismo

Tres drag queens profesionales comparten cómo ha sido su camino en un ámbito cada vez más amplio tanto en TV como en redes sociales y shows en vivo

Moda

Junio es el mes del Pride y las marcas se unen a la celebración

Junio es el mes del Pride y las marcas se unen a la celebración con el lanzamiento de colecciones especiales 

Gossip

Llevan historia de Julián Herbert al teatro

Juan Sánchez y Belén Aguilar presentan una trama de autoconocimiento

Gossip

Festival de San Sebastián a favor de la equidad de género

Premiarán a la mejor interpretación tanto para hombre como para mujer en una sola categoría

Sociedad

Uno de cada cinco mexicanos carece de servicios de salud

Entre los años 2015 y 2020 disminuyó la cobertura de salud, periodo que coincide con la creación del Insabi

Finanzas

El Estado frena a las Sofomes, dice Enrique Presburguer

Las políticas para regular a estas instituciones no incluyen incentivos para competir con la banca