imagotipo

Uruguay reduce IVA en compras con tarjeta de débito

  • NTMX Agencia
  • en Negocios

MONTEVIDEO, Uruguay. (Notimex).- Los uruguayos que compran con tarjetas de débito o instrumentos de dinero electrónico lograron, desde el pasado 1 de enero, una reducción de 4.0 por ciento en el Impuesto al Valor Agregado (IVA), informó ayer el Ministerio de Economía.

En entrevista con el diario local La República, el asesor de dicho Ministerio, Martín Valcorba, se refirió a ese beneficio y a otros que comenzaron a regir desde el primer minuto del 2017, en el marco de la Ley de Inclusión Financiera.

El funcionario declaró que con la reducción de cuatro puntos del IVA para las compras con dinero electrónico a partir del 1 de enero, el país alcanza el valor más bajo en las últimas cuatro décadas, lo que beneficiará a los contribuyentes en unos 50 millones de dólares.

Afirmó que el uso de la tarjeta de débito o de instrumentos de dinero electrónico, “son las dos opciones que están disponibles para cobro de sueldos, jubilaciones, beneficios sociales y en forma gratuita para todos los uruguayos”, que se van a beneficiar de una rebaja de cuatro puntos de IVA en canasta básica, que hoy está en 22 por ciento.

“Digamos que cualquier trabajador formal, cualquier persona que reciba un beneficio social, tiene la posibilidad de acceder gratis a una tarjeta de débito o instrumento de dinero electrónico y utilizar estos medios para pagar en los comercios. En estos casos, la rebaja será cuatro puntos en la básica y en la mínima (10 por ciento)”.

Valcorba explicó que las tarjetas de crédito no están comprendidas. “Hoy no hay ningún beneficio tributario para el uso de la tarjeta de crédito. Lo que el Gobierno quiere promover es justamente el uso de la tarjeta de débito y los instrumentos de dinero electrónico en sustitución del efectivo”.

El objetivo es que el uso de los medios electrónicos pueda llegar a todo el país independientemente del tamaño y la cantidad de población. Valcorba señaló también que se trata de un esquema que va en la dirección de “democratizar los servicios financieros básicos”.