imagotipo

Irresponsable eliminar IEPS en gasolinas, considera el senador Ernesto Cordero

  • Redacción El Sol de México
  • en Negocios

  • Descarta que se revierta alza de los combustibles, no hay margen de maniobra

por Marcela Ojeda

Pretender eliminar el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) en las gasolinas, –que equivaldría a dar marcha atrás en el alza a sus precios-, en este momento es algo irresponsable, por lo que no existe otra alternativa, enfatizó el Senador panista y exsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Ernesto Cordero.

Destacó que la SHCP está actuando con mucha responsabilidad, y que no es posible revertir el precio de las gasolinas, porque el Gobierno no tiene margen de maniobra, y México está en una situación comprometida, por lo que en este momento no puede renunciar a una política de ingresos como la del IEPS en gasolinas.

“Una de las consecuencias de eso sería que en el mundo se percibiera que México está actuando de manera irresponsable; que en una situación tan comprometida está renunciando a ingresos, y no solo eso, (sino que) la evaluación crediticia que de esto se haga va a ser negativa. México ya está en perspectiva negativa, y lo que va a pasar es que nos van a bajar la calificación de riesgo.

“Nos vamos a acercar aún más a perder la categoría en donde se puede invertir y entonces sí nos vamos a meter en problemas; entonces sí se va a empezar a depreciar el peso mucho más acelerado,  y vamos a estar en una situación peor que la que tenemos ahora”, advirtió Cordero Arroyo.

En entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, quien le cuestionó si la casa no estaba en orden, Cordero dijo que solo hay que ver lo que está pasando y el tema de la gobernabilidad en todo el país, y añadió que lo que sucedió el miércoles y el jueves, con saqueos en las tiendas y cómo cunde el rumor con gran facilidad, refleja la falta de conducción política.

“Uno puede ver que interceptan pipas de Pemex, secuestran instalaciones de Pemex y no hay autoridad que lo evite. Claro que no está la casa en orden. No hay conducción política en el país; no hay Estado de Derecho, y claro que todo eso también tiene un reflejo en la situación económica del país.

“Hay una falta de confianza; hay una crisis de confianza. El dinero se empieza a ir; empiezan a írsenos las inversiones, empieza a afectar el empleo. Eso, alguien tiene que asumir el liderazgo y empezar a enfrentar las cosas”, indicó.

También fue cuestionado sobre lo dicho el jueves pasado por el presidente Enrique Peña Nieto, de que en administraciones pasadas prefirieron mantener artificialmente bajo el precio de la gasolina para evitar costos políticos.

Peña Nieto también dijo que en el Gobierno de Felipe Calderón “se perdió un billón de pesos en subsidios a las gasolinas, porque literalmente fue dinero que se quemó regalando gasolina, en lugar de invertir en cosas más productivas (…)”.

Ante ello, el legislador panista, quien fuera Secretario de Hacienda durante el Gopbierno de Felipe Calderón, –del 9 de diciembre de 2009 al 9 de septiembre de 2011–, en sustitución del actual Gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, respondió:

“(…) Entiendo su frustración. Al pobre Presidente no le salen las cosas. Su conducción económica desde el primer día se ha frustrado y le echa la culpa a todo el mundo. Todo mundo tiene responsabilidad, menos su Gobierno.

“Hoy el problema es que estamos en  una situación de finanzas públicas muy comprometidas; en una situación social verdaderamente preocupante, y donde lamentablemente la situación económica es tan comprometida, que no tiene margen de maniobra para responder a la inquietud social unificada que estamos viviendo”.

Dijo que en la administración de Calderón pudieron administrar el precio de las gasolinas con sensibilidad y entendiendo lo difícil que era la situación económica en su momento.

“Con la peor crisis económica del mundo, en 2008-2009, la crisis que nosotros enfrentamos era una crisis de vedad, y México salió adelante con responsabilidad, con prudencia, con buenas políticas públicas. Por supuesto que no le echamos la culpa a nadie. Nosotros enfrentamos nuestra responsabilidad y lo pudimos hacer porque teníamos en orden la casa; en las finanzas públicas; porque no estábamos sobreendeudados, y porque no gastábamos de más porque lo hacíamos con austeridad.