imagotipo

Banxico sube de 5.75% a 6.25% la tasa de interés interbancaria

  • Alejandro Durán
  • en Negocios

 

Los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) anunciaron un incremento de 50 puntos base (pb) en la tasa de referencia del instituto central, con lo que el tipo de interés se ubica en el nivel más alto desde marzo de 2009, al pasar de 5.75 a 6.25 por ciento, como parte de su estrategia para poder contrarrestar el contagio de la inflación por el traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio y de las cotizaciones de las gasolinas al resto de los precios, así como para anclar las expectativas de la inflación.

 

También puedes leer: Banxico subiría hoy la tasa de interés de referencia

 

El Banco de México expuso que la economía del país continuó registrando una reactivación en el cuarto trimestre de 2016, si bien a un menor ritmo que en el trimestre previo. “En particular, la demanda externa siguió exhibiendo una mejoría, a la vez que el consumo privado preservó una trayectoria positiva. No obstante, persistió el débil desempeño de la inversión”.

Así, con la decisión dada a conocer en su primer anuncio de política monetaria del año, los miembros de la Junta de Gobierno del Banxico enfrentarían las presiones provenientes de la factibilidad de que durante 2017 el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), –es decir, la inflación general–, se coloque por arriba del rango objetivo del Instituto Central para este año, de entre dos y cuatro por ciento, ante lo cual determinaron adoptar las medidas necesarias para anclar la inflación.

“Con el objeto de evitar contagios al proceso de formación de precios en la economía, anclar las expectativas de inflación y reforzar la contribución de la política monetaria al proceso de convergencia de la inflación a su meta, la Junta de Gobierno ha decidido incrementar el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día en 50 puntos base, para ubicarla en 6.25 por ciento”, informaron los miembros de la Junta.

Agregaron que seguirán muy de cerca la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas de mediano y largo plazo, en especial del traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio y de las cotizaciones de las gasolinas al resto de los precios, así como la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos (EU) y la evolución de la brecha del producto.

“Esto con el fin de estar en posibilidad de continuar tomando las medidas necesarias para lograr la convergencia eficiente de la inflación al objetivo de tres por ciento”, señaló.

En el comunicado sobre su decisión, –que muy probablemente haya sido por unanimidad–, los integrantes de la Junta de Gobierno del Banxico reiteraron nuevamente que el entorno actual que enfrenta la economía hace relevante que las autoridades fortalezcan los fundamentos macroeconómicos, consolidando las finanzas públicas y ajustando la postura de política monetaria al ritmo que sea oportuno, al tiempo que se impulsa la implementación de las reformas estructurales.

Enfatizaron que la liberalización en los precios de las gasolinas debería significar un avance en el fortalecimiento del marco macroeconómico del país, por la reducción que representa de las vulnerabilidades de las finanzas públicas.

“Una postura fiscal sólida es esencial para fortalecer el marco macroeconómico y coadyuva a reducir la percepción de riesgo en la economía, creándose un entorno más propicio para el crecimiento y la estabilidad de precios”, apuntó.

No obstante, admitió que el alza que presentó la inflación a finales de 2016 se vio exacerbada en enero pasado, al llegar a 4.72 por ciento, debido principalmente al efecto de los ajustes en los precios de algunos energéticos, principalmente los de las gasolinas.