imagotipo

Prevé el BofAML crecimiento de la economía mexicana por 1.25 por ciento

  • Alejandro Durán
  • en Negocios

  • Considera analista que el PIB nacional se desacelerará a lo largo de 2017, lo que deribará en un menor ritmo en demanda de bienes y servicios

La economía mexicana podría alcanzar un crecimiento de apenas 1.25 por ciento en este 2017, lo que representaría la menor expansión desde la caída de 4.7 por ciento reportada en 2009, de acuerdo a estimaciones de Bank of America Merrill Lynch (BofAML)

Y lo anterior, explicó Carlos Capistrán, economista en jefe para México de la firma, derivado de la incertidumbre generada por múltiples factores, entre los que destacan las políticas proteccionistas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ajustes en políticas de tasas de interés a nivel mundial, así como el inicio del proceso para renovar la presidencia en el país.

Por ello, el especialista consideró que la actividad económica en México se desacelerará a lo largo de este año, lo que podría verse reflejado en varios indicadores como un menor ritmo en la demanda de bienes y servicios.

“Esperamos que la economía crezca 1.25 por ciento en el 2017, con ciertos riesgos de pérdidas nuestro pronóstico se encuentra por debajo del 1.6 por ciento que es lo que el consenso espera para el año; lo más probable es una desaceleración de la actividad económica mientras el país se ajusta a un menor financiamiento externo”, comentó.

Por medio de un reporte, el especialista dijo que las dudas entre los agentes económicos respecto a las nuevas reglas que regirán el intercambio comercial entre México y Estados Unidos se traducirán en una caída de hasta 35 por ciento en la Inversión Extranjera Directa (IED).

Y lo anterior, recordó el analista, porque durante su campaña electoral, Donald Trump propuso políticas que podrían tener efectos adversos para México.

En materia de comercio, el magnate estadunidense dijo que renegociaría o que se retiraría del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y desde su victoria presidencial, ha sugerido la imposición de un “impuesto fronterizo” para las empresas que manufacturan fuera de la Unión Americana pero que venden sus productos en ese país.

Y de igual manera, los republicanos han propuesto un Border Adjustment Tax como parte integral de la reforma fiscal que podría afectar el comercio bilateral.

De esta manera, Capistrán Carmona considera que el impacto inmediato de la discusión en políticas anti-comercio sería mayor incertidumbre y una reducción de la IED hacia México.

“Si llegan a implementarse tarifas más altas en productos mexicanos podrían reducir las exportaciones mexicanas, lo que empeoraría el déficit de cuenta corriente y desaceleraría el crecimiento; la depreciación del peso contrarrestaría esto, en parte. México y Estados Unidos son socios en la producción, y las medidas proteccionistas dañarían la producción y aumentarían los precios en ambos países”, comentó.

En cuanto al ámbito local, estimó una menor producción petrolera (de 9.0 por ciento a tasa anual, esperada por Pemex), y menor gasto público (una reducción de entre 1.0 a 1.5 por ciento del PIB), lo que podría ocasionar una desaceleración por el lado de la oferta y por el lado de la demanda de la economía del 2017, respectivamente.

“La demanda también podría verse afectada por políticas monetarias más estrictas y la reducción de salarios reales”, destacó.

En materia de inflación, el analista de Bank of America Merrill Lynch consideró que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) podría alcanzar un repunte de 5.5 por ciento, con lo que se colocaría fuera del rango objetivo de entre dos y cuatro por ciento que espera el Banco de México (Banxico).