imagotipo

Perspectivas del peso no mejoran para 2017

  • Alejandro Durán
  • en Negocios

Impulsado por los comentarios favorables que han vertido las autoridades estadunidenses respecto al futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), las perspectivas para el peso mexicano han mejorado para lo que resta de este 2017, pues la estimación máxima para el cierre del año bajó de 24 pesos por dólar (que se tenía en enero), a 22 pesos, consideran analistas financieros.

Y en ese mismo sentido, apuntó James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CI Casa de Bolsa, el pronóstico mínimo para el cierre del año bajó de 19.50 a 18.00 pesos.

Por lo anterior, la perspectiva promedio (estimación base), pasó de 21.4 a 20.20 pesos, es decir, 1.20 pesos menos que en enero pasado.

“Dado lo anterior y aunque la incertidumbre no se ha logrado disipar por completo, las perspectivas para el mercado cambiario para los próximos meses son más favorables que las estimaciones previas; en lo que resta del 2017, los meses con mayor presión sobre la moneda podrían ser septiembre y octubre, en donde los temas de interés para los inversionistas (política fiscal de Donald Trump y la intensificación de la renegociación del TLCAN) alcanzarán su clímax”, comentó.

De tal manera, el analista advirtió que todavía existen riesgos en el escenario global y nacional que podrían descarrilar el comportamiento de la moneda mexicana.

En este sentido, dijo que los principales factores de riesgo son el inicio formal de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (finales de marzo); baja en la calificación de la deuda soberana de México (en cualquier momento); así como elecciones en Francia, con posibilidad de que gane la candidata anti -Unión Europea (abril y mayo).

De igual manera, agregó, la probable aceleración de la normalización de tasas de interés en Estados Unidos, así como la política fiscal en ese país, con posibilidad de que incluya el impuesto de ajuste fronterizo (junio-agosto), y el proceso de negociación del TLCAN.

“Aunque las cosas se han calmado, la incertidumbre sobre lo que EU buscará renegociar sigue estando presente (por momentos el escenario se puede complicar)”, comentó.

Al respecto, recordó que en las últimas semanas, los comentarios anti-TLCAN, las declaraciones sobre que México pagaría el muro, y la retórica sobre una posible imposición de restricciones a importaciones y remesas, se han mesurado.

“En específico, sobre el tema de mayor interés para México, el TLCAN, las últimas declaraciones de funcionarios de la administración de Trump han sido más prudentes y conciliadoras hacia el proceso de renegociación del acuerdo comercial”, dijo.

Incluso, recordó que las conversaciones para discutir los cambios al TLCAN no comenzarán sino hasta después de junio y una nueva versión del acuerdo comercial parece poco probable que se concluya antes de que finalice el 2017.

“Los comentarios del equipo cercano de Trump sugieren que el tratado probablemente será modificado en lugar de cambiado radicalmente; con ello, se han disipado los temores de una ruptura o abandono del TLCAN y con ello un colapso económico para México”, apuntó.