/ jueves 7 de diciembre de 2017

Habitantes en Puebla protestan contra una minera canadiense

Los habitantes de Ixtacamaxtitlán, señalan que el proyecto de la empresa Almaden Minerals, dañaría el ecosistema de la región

Habitantes de Ixtacamaxtitlán, Puebla, realizaron un cierre simbólico de las oficinas de Almaden Minerals en esta localidad para protestar por el avance del proyecto de exploración de esta empresa canadiense, la cual proyecta instalar una mina a cielo abierto en el municipio.

Lo anterior fue dado a conocer por organizaciones sociales como PODER (Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación), cuya oficina de comunicación externa aclaró que el prospecto es para una mina de oro y plata.

“La protesta pacífica coincide con una conferencia de prensa que tuvo lugar este mismo miércoles en el Parlamente canadiense, en Ottawa, como parte de la gira de trabajo en ese país que realizan cuatro integrantes de la comunidad de Ixtacamaxtitlán a fin de compartir los resultados de una Evaluación de Impacto en Derechos Humanos con autoridades gubernamentales, inversionistas y diversos aliados de la sociedad civil”, se recalcó en un comunicado de PODER y otras agrupaciones.

La creación de una mina a cielo abierto en la zona generará daños definitivos a los derechos al agua y la salud de más de 25 mil personas que habitan en el municipio, así como al ecosistema de la región.

Asimismo, “aunque el proyecto se encuentra apenas en fase de exploración, la empresa ha violentado ya la normatividad mexicana y el derecho al agua de los habitantes de la región al realizar 236 barrenos más de los que permite la norma y con mayor profundidad de lo permitido, según ha informado la empresa misma. Además, la Almaden ha reportado haber perforado pozos de agua, sin contar con un permiso para utilizar agua con fines industriales, lo que pone en riesgo la calidad del agua que consume la población”, señala la información.

Igualmente, a partir del análisis de los reportes generados por la empresa para sus inversionistas, la evaluación de impacto encontró que la empresa canadiense ha mentido al afirmar que la zona donde planea hacer la mina se encuentra deshabitada, pues el municipio de Ixtacamaxtitlán cuenta con 25 mil 326 pobladores que viven en 126 localidades con menos de dos mil 500 habitantes y poco más de 60 localidades con menos de 100 habitantes, según el censo de 2010 realizado por Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Habitantes de Ixtacamaxtitlán, Puebla, realizaron un cierre simbólico de las oficinas de Almaden Minerals en esta localidad para protestar por el avance del proyecto de exploración de esta empresa canadiense, la cual proyecta instalar una mina a cielo abierto en el municipio.

Lo anterior fue dado a conocer por organizaciones sociales como PODER (Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación), cuya oficina de comunicación externa aclaró que el prospecto es para una mina de oro y plata.

“La protesta pacífica coincide con una conferencia de prensa que tuvo lugar este mismo miércoles en el Parlamente canadiense, en Ottawa, como parte de la gira de trabajo en ese país que realizan cuatro integrantes de la comunidad de Ixtacamaxtitlán a fin de compartir los resultados de una Evaluación de Impacto en Derechos Humanos con autoridades gubernamentales, inversionistas y diversos aliados de la sociedad civil”, se recalcó en un comunicado de PODER y otras agrupaciones.

La creación de una mina a cielo abierto en la zona generará daños definitivos a los derechos al agua y la salud de más de 25 mil personas que habitan en el municipio, así como al ecosistema de la región.

Asimismo, “aunque el proyecto se encuentra apenas en fase de exploración, la empresa ha violentado ya la normatividad mexicana y el derecho al agua de los habitantes de la región al realizar 236 barrenos más de los que permite la norma y con mayor profundidad de lo permitido, según ha informado la empresa misma. Además, la Almaden ha reportado haber perforado pozos de agua, sin contar con un permiso para utilizar agua con fines industriales, lo que pone en riesgo la calidad del agua que consume la población”, señala la información.

Igualmente, a partir del análisis de los reportes generados por la empresa para sus inversionistas, la evaluación de impacto encontró que la empresa canadiense ha mentido al afirmar que la zona donde planea hacer la mina se encuentra deshabitada, pues el municipio de Ixtacamaxtitlán cuenta con 25 mil 326 pobladores que viven en 126 localidades con menos de dos mil 500 habitantes y poco más de 60 localidades con menos de 100 habitantes, según el censo de 2010 realizado por Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).