/ jueves 16 de abril de 2020

Felipe Villagrana un papá modelo

Considera el también actor que la vida es la mejor maestra, al darle lecciones que en lo cotidiano asimila con sus hijos

De las pasarelas y los sets de filmación, a las sesiones de lectura y juegos con sus vástagos, el modelo y actor Felipe Villagrana disfruta estas épocas en la tranquilidad de su hogar en Los Ángeles, California, desde donde se comunicó con Gossip.

RECIBE GRATIS LAS NOTICIAS DE EL HERALDO DE CHIHUAHUA DIRECTO EN TU CELULAR, DA CLIC PARA SUSCRÍBIRTE

“Creo que, en general, se nos ha abierto una magnífica oportunidad para no ir tan de prisa en nuestra propia existencia; aprovechar esa pausa para reflexionar sobre las cosas que verdaderamente importan y son valiosas”, comparte.

Para él, quizá no haya mejor ejemplo de lo anterior que su propia familia, compuesta por su esposa y sus hijos de 10 y ocho años. Hablando por partes, dice que de estos últimos se ha llevado gratas impresiones.

“Gracias a Dios, la convivencia entre nosotros se ha incrementado”, menciona, dejando entrever que toda situación, por más negativa que se crea o quiera verse, tiene otra cara positiva. “Me he dado cuenta que mi trabajo me absorbía mucho. Claro, lo tenemos que hacer, porque de ahí todos comemos, pero he pensado que pude administrar mejor mi tiempo para pasar el de calidad con los seres que amo”.

Anteriormente el tapatío habló de gratas impresiones, pero también dice lo mismo con las revelaciones que ha descubierto de sus vástagos. “No sólo jugamos y vemos televisión (de hecho, él confiesa que prefiere ejercitarse a ver la pantalla chica). También nos ocupamos de sus asuntos concernientes a la educación y se nos ha hecho una costumbre las sesiones de lectura”.

Mas contrario a lo que pudiera pensarse, no es él quien le lee a sus retoños, sino que se da al revés. “Te soy franco. No era de esas personas que se apasionaban por tomar un libro, pero mis hijos se han convertido en ese sentido en mis mejores maestros. Ellos se ponen a leerme y después me dejan picado”, confiesa entre risas.

Felipe, cuyo apellido real es Hernández, también reconoce el incondicional apoyo de su esposa, fundamental en su mudanza grupal a la metrópoli estadounidense. “Uno al menos se debe de dar una idea del cariño que la otra persona debe tenerte para hacer un cambio de todo a todo”, refiere.

Al respecto dice que su cambio se debió a que llegó un momento en que él se sentía en una especie de zona de confort en la Perla Tapatía. “Yo ya había vivido de más joven en Los Ángeles, y poco a poco he tenido mis oportunidades en el modelaje”, cuenta, añadiendo que está tomando clases de actuación en inglés para, más adelante, probar fortuna en las producciones de Hollywood.

“Soy un firme convencido de que si eres capaz de soñarlo, también puedes convertirlo en realidad si le pones el debido empeño. Doy testimonio de lo anterior, porque así he llegado a donde estoy, y de seguro próximamente estaremos hablando de cosas mucho mejores en mi carrera. Me siento bendecido con lo que tengo, pero sé que faltan por venir más bendiciones”, advierte.

Felipe está seguro de lo anterior y se siente seguro de su presente. Después de todo, está cerca de aquellos que más quiere. “Y eso, al final del día, es todo lo que debe contar. Los demás logros son casi por añadidura”, finaliza.

Te recomendamos:

Foto: Cortesía | Ricardo Ortega

De las pasarelas y los sets de filmación, a las sesiones de lectura y juegos con sus vástagos, el modelo y actor Felipe Villagrana disfruta estas épocas en la tranquilidad de su hogar en Los Ángeles, California, desde donde se comunicó con Gossip.

RECIBE GRATIS LAS NOTICIAS DE EL HERALDO DE CHIHUAHUA DIRECTO EN TU CELULAR, DA CLIC PARA SUSCRÍBIRTE

“Creo que, en general, se nos ha abierto una magnífica oportunidad para no ir tan de prisa en nuestra propia existencia; aprovechar esa pausa para reflexionar sobre las cosas que verdaderamente importan y son valiosas”, comparte.

Para él, quizá no haya mejor ejemplo de lo anterior que su propia familia, compuesta por su esposa y sus hijos de 10 y ocho años. Hablando por partes, dice que de estos últimos se ha llevado gratas impresiones.

“Gracias a Dios, la convivencia entre nosotros se ha incrementado”, menciona, dejando entrever que toda situación, por más negativa que se crea o quiera verse, tiene otra cara positiva. “Me he dado cuenta que mi trabajo me absorbía mucho. Claro, lo tenemos que hacer, porque de ahí todos comemos, pero he pensado que pude administrar mejor mi tiempo para pasar el de calidad con los seres que amo”.

Anteriormente el tapatío habló de gratas impresiones, pero también dice lo mismo con las revelaciones que ha descubierto de sus vástagos. “No sólo jugamos y vemos televisión (de hecho, él confiesa que prefiere ejercitarse a ver la pantalla chica). También nos ocupamos de sus asuntos concernientes a la educación y se nos ha hecho una costumbre las sesiones de lectura”.

Mas contrario a lo que pudiera pensarse, no es él quien le lee a sus retoños, sino que se da al revés. “Te soy franco. No era de esas personas que se apasionaban por tomar un libro, pero mis hijos se han convertido en ese sentido en mis mejores maestros. Ellos se ponen a leerme y después me dejan picado”, confiesa entre risas.

Felipe, cuyo apellido real es Hernández, también reconoce el incondicional apoyo de su esposa, fundamental en su mudanza grupal a la metrópoli estadounidense. “Uno al menos se debe de dar una idea del cariño que la otra persona debe tenerte para hacer un cambio de todo a todo”, refiere.

Al respecto dice que su cambio se debió a que llegó un momento en que él se sentía en una especie de zona de confort en la Perla Tapatía. “Yo ya había vivido de más joven en Los Ángeles, y poco a poco he tenido mis oportunidades en el modelaje”, cuenta, añadiendo que está tomando clases de actuación en inglés para, más adelante, probar fortuna en las producciones de Hollywood.

“Soy un firme convencido de que si eres capaz de soñarlo, también puedes convertirlo en realidad si le pones el debido empeño. Doy testimonio de lo anterior, porque así he llegado a donde estoy, y de seguro próximamente estaremos hablando de cosas mucho mejores en mi carrera. Me siento bendecido con lo que tengo, pero sé que faltan por venir más bendiciones”, advierte.

Felipe está seguro de lo anterior y se siente seguro de su presente. Después de todo, está cerca de aquellos que más quiere. “Y eso, al final del día, es todo lo que debe contar. Los demás logros son casi por añadidura”, finaliza.

Te recomendamos:

Foto: Cortesía | Ricardo Ortega

Local

Conoce aquí las colonias más peligrosas de la ciudad

Alcanzan más del 50 por ciento de los delitos en tan sólo 18 colonias de la capital

Local

¿Seguir sembrando nogales o no?

Ante la sequía recurrente y la falta de agua, los especialistas advierten la necesidad de replantear las políticas públicas en uno de los principales cultivos… ¿Qué opinan los candidatos a la gubernatura?

Local

Necesaria la alianza entre Canadá, Estados Unidos y México: AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que es necesaria una apertura con reglas claras y con una integración a partir de condiciones de igualdad

Policiaca

Se lesiona pareja en volcadura en la Sacramento

La pareja viajaba a bordo de un vehículo Honda Accor, circulando de norte a sur

Local

Reportan probabilidad de lluvias hoy para Chihuahua

Se espera una temperatura máxima de 19°C y mínima de 9°C, en la capital del estado

Local

Investiga Fiscalía a policías que colaboran en la venta de ‘cristal’

Brindan protección y ayudan a eliminar a narcomenudistas en la ciudad