/ viernes 16 de julio de 2021

Insta INAH recuperar el patrimonio biocultural de San Diego de Alcalá

La desaparición del ícono de la región, que constituye un símbolo de identidad para sus habitantes

El antropólogo Jorge Carrera Robles, delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia en Chihuahua, exhortó a recuperar el patrimonio biocultural que representa la zona de aguas termales en la localidad de San Diego de Alcalá, en el municipio de Aldama Chihuahua, luego de la desaparición del ícono de la región, que constituye un símbolo de identidad para sus habitantes.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Parral y Juárez directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

“Hay que ver hasta donde se alteró por cuestiones antropogénicas, y hasta donde ha alterado a causa de los elementos naturales. Hay quienes afirman que quisieron desviarlo y fue así como terminaron. Debiéramos hacer un esfuerzo por recuperar este patrimonio biocultural, no se requiere de una gran inversión más bien de voluntad política, comunitaria, y ojala pronto podamos ver disfrutar y en algunos casos aprovechar medicinal o terapéuticamente de estos recursos”, afirmó el delegado del INAH.

Destacó que las aguas termales de San Diego de Alcalá son un sitio biocultural, es decir, si estamos hablando de un recurso natural, un elemento distintivo por sus características, composición química, temperatura pero que se extiende en función de la presencia humana y su aprovechamiento.

Jorge Carrera explicó que en algunos llanos del desierto de Chihuahua, a los ojos de agua que se le llaman manantiales de aguas termales, sacaron el surgimiento y consolidación de algunos centros de población; no solo de presencia española, sino de culturas originarias que hicieron uso de este vital líquido.

Foto: Alberto Hierro | El Heraldo de Chihuahua

“Por ejemplo, desde la hacienda de los remedios, en Jiménez, o el ojo de Jiménez, de Camargo y este de San Diego de Alcalá, en esta zona más desértica del estado. Ya con la presencia española, lo que significó a algunos de estos ojos de agua fue la posibilidad de utilizar sus aguas con fines agropecuarios y oportunidad de la atención médica. Finalmente más allá de posiciones encontradas de que si son medicinales o nos, estas aguas calientes sulfurosas o con otros elementos de la parte del subsuelo, con ciertos contenidos minerales, la gente acudía a ellos para el tratamiento de algunos padecimientos como la artritis, en tiempo de invierno, cuando es más duro para quienes padecen estas enfermedades o situaciones de dolencias, siempre resultó una oportunidad, pero incluso, en términos de convivencia, especialmente, el caso de San Diego de Alcalá transcendió sus aguas termales porque mucha de esa gente que es originaria de esta histórica comunidad del municipio de Aldama, más ligada incluso a la vida de Julimes, Meoqui, Delicias, en la región centro-sur del estado, pareciera que quedó más integrado al sistema de riego que al acontecer del poblado de Aldama”, refirió.

En ese sentido, detalló que en las décadas de 1930 a 1949, habitantes de la región se fueron como braceros a Estados Unidos, sin embargo, guardaron como referente de identidad de su comunidad a las aguas termales; y en su regreso, se fomentaba la convivencia en ese punto, especialmente, hacia el mes de noviembre, cuando se celebran las fiestas tradicionales, era común que se ligaran con al baño de las aguas calientes y sulfurosas.

“El destino de las aguas termales tuvo que ver, también con la circunstancias post revolucionarias, el destino, uso y posesión quedó dentro del grupo de ejidatarios donde se conformó posterior a la Revolución , por la Reforma Agraria. Sin embargo, por un convenio celebrado entre estos agricultores, ganaderos, los ejidatarios firmaron con un particular de apellido Hernández, hay un intercambio de terrenos a favor de los ejidatarios de siembra que pareció muy importante a este grupo en su momento, y la concesión por así decirlo, del uso de las aguas termales. Pero cuenta la historia, y quienes han visto las fuentes originarias de este convenio es que se obligaba al particular tener que producir el agua mineral, propiedades que tenía, potencializarlos usos y desarrollo económico de estos elementos, situación que nunca se logró”, narró.

Aclaró que lo que se sí se logró fue la creciente visita de paseantes que buscaban bañarse en las aguas termales, con más de infraestructura en un lugar para recibir a los visitantes y fue una oportunidad de convivencia y encuentro social.

Posteriormente, se manifestó el interés que ponen muchos san dieguenses una agrupación que logra identificarse lejos de su comunidad, de la tierra de sus padres y sus abuelos, y generaron una propuesta con este esquema de paisano, de un peso que aportan desde Estados Unidos, que aunado al compromiso de los tres niveles de gobierno, se construyó el camino pavimentado que está hasta el entronque, en la sierra que divide antes de llegar al valle de Meoqui, por Rosales, a la altura del kilómetro 42.

“Todo esto desafortunadamente, este esfuerzo se pierde, por una situación de falta de manejo sustentable de esos recursos. No se sabe qué sucedió, si hubo perforación, si hubo intencionalidad de cambiar el curso de las aguas, o por la sequía. Lo que se puede atestiguar es que se ha perdido una gran tradición, hoy los baños como se le llamaban, los privados y que tenían mejores condiciones, con mejor servicio a los visitantes, hoy han dejado de funcionar, y esto tiene su repercusión en el ánimo, ganas de la comunidad”, afirmó el antropólogo Carrera.

Para finalizar el antropólogo Carrera señaló que la desaparición de las aguas termales, provocó la fractura de lo que era una oportunidad y servicio para el público.

El antropólogo Jorge Carrera Robles, delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia en Chihuahua, exhortó a recuperar el patrimonio biocultural que representa la zona de aguas termales en la localidad de San Diego de Alcalá, en el municipio de Aldama Chihuahua, luego de la desaparición del ícono de la región, que constituye un símbolo de identidad para sus habitantes.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Parral y Juárez directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

“Hay que ver hasta donde se alteró por cuestiones antropogénicas, y hasta donde ha alterado a causa de los elementos naturales. Hay quienes afirman que quisieron desviarlo y fue así como terminaron. Debiéramos hacer un esfuerzo por recuperar este patrimonio biocultural, no se requiere de una gran inversión más bien de voluntad política, comunitaria, y ojala pronto podamos ver disfrutar y en algunos casos aprovechar medicinal o terapéuticamente de estos recursos”, afirmó el delegado del INAH.

Destacó que las aguas termales de San Diego de Alcalá son un sitio biocultural, es decir, si estamos hablando de un recurso natural, un elemento distintivo por sus características, composición química, temperatura pero que se extiende en función de la presencia humana y su aprovechamiento.

Jorge Carrera explicó que en algunos llanos del desierto de Chihuahua, a los ojos de agua que se le llaman manantiales de aguas termales, sacaron el surgimiento y consolidación de algunos centros de población; no solo de presencia española, sino de culturas originarias que hicieron uso de este vital líquido.

Foto: Alberto Hierro | El Heraldo de Chihuahua

“Por ejemplo, desde la hacienda de los remedios, en Jiménez, o el ojo de Jiménez, de Camargo y este de San Diego de Alcalá, en esta zona más desértica del estado. Ya con la presencia española, lo que significó a algunos de estos ojos de agua fue la posibilidad de utilizar sus aguas con fines agropecuarios y oportunidad de la atención médica. Finalmente más allá de posiciones encontradas de que si son medicinales o nos, estas aguas calientes sulfurosas o con otros elementos de la parte del subsuelo, con ciertos contenidos minerales, la gente acudía a ellos para el tratamiento de algunos padecimientos como la artritis, en tiempo de invierno, cuando es más duro para quienes padecen estas enfermedades o situaciones de dolencias, siempre resultó una oportunidad, pero incluso, en términos de convivencia, especialmente, el caso de San Diego de Alcalá transcendió sus aguas termales porque mucha de esa gente que es originaria de esta histórica comunidad del municipio de Aldama, más ligada incluso a la vida de Julimes, Meoqui, Delicias, en la región centro-sur del estado, pareciera que quedó más integrado al sistema de riego que al acontecer del poblado de Aldama”, refirió.

En ese sentido, detalló que en las décadas de 1930 a 1949, habitantes de la región se fueron como braceros a Estados Unidos, sin embargo, guardaron como referente de identidad de su comunidad a las aguas termales; y en su regreso, se fomentaba la convivencia en ese punto, especialmente, hacia el mes de noviembre, cuando se celebran las fiestas tradicionales, era común que se ligaran con al baño de las aguas calientes y sulfurosas.

“El destino de las aguas termales tuvo que ver, también con la circunstancias post revolucionarias, el destino, uso y posesión quedó dentro del grupo de ejidatarios donde se conformó posterior a la Revolución , por la Reforma Agraria. Sin embargo, por un convenio celebrado entre estos agricultores, ganaderos, los ejidatarios firmaron con un particular de apellido Hernández, hay un intercambio de terrenos a favor de los ejidatarios de siembra que pareció muy importante a este grupo en su momento, y la concesión por así decirlo, del uso de las aguas termales. Pero cuenta la historia, y quienes han visto las fuentes originarias de este convenio es que se obligaba al particular tener que producir el agua mineral, propiedades que tenía, potencializarlos usos y desarrollo económico de estos elementos, situación que nunca se logró”, narró.

Aclaró que lo que se sí se logró fue la creciente visita de paseantes que buscaban bañarse en las aguas termales, con más de infraestructura en un lugar para recibir a los visitantes y fue una oportunidad de convivencia y encuentro social.

Posteriormente, se manifestó el interés que ponen muchos san dieguenses una agrupación que logra identificarse lejos de su comunidad, de la tierra de sus padres y sus abuelos, y generaron una propuesta con este esquema de paisano, de un peso que aportan desde Estados Unidos, que aunado al compromiso de los tres niveles de gobierno, se construyó el camino pavimentado que está hasta el entronque, en la sierra que divide antes de llegar al valle de Meoqui, por Rosales, a la altura del kilómetro 42.

“Todo esto desafortunadamente, este esfuerzo se pierde, por una situación de falta de manejo sustentable de esos recursos. No se sabe qué sucedió, si hubo perforación, si hubo intencionalidad de cambiar el curso de las aguas, o por la sequía. Lo que se puede atestiguar es que se ha perdido una gran tradición, hoy los baños como se le llamaban, los privados y que tenían mejores condiciones, con mejor servicio a los visitantes, hoy han dejado de funcionar, y esto tiene su repercusión en el ánimo, ganas de la comunidad”, afirmó el antropólogo Carrera.

Para finalizar el antropólogo Carrera señaló que la desaparición de las aguas termales, provocó la fractura de lo que era una oportunidad y servicio para el público.

Policiaca

Localizan a cinco personas con reporte de desaparición, iban a cruzar a EU

Se precisó que tres menores se localizaron en la ciudad de Chihuahua, así como un hombre de 36 años de edad de quien se había perdido contacto

Cuauhtémoc

Atender alerta por violencia de género es tarea de todos

Se requiere de un trabajo en conjunto en el cual participamos todos como un engranaje, expresó Delma Martínez de Colectiva de Estudios Feministas Mayé

Juárez

Proponen subir tarifa de transporte público a 11 pesos en Juárez

Los concesionarios de las diversas rutas, comentaron que para que haya modernización se debe subir la tarifa

Sociedad

INM envía a migrantes detenidos en caravana de vuelta a Tapachula

Al menos 70 extranjeros fueron asegurados al alejarse del grupo principal en la carretera

Policiaca

Han asesinado a mil 147 personas en lo que va del año

Siendo el mes de mayo el que mayor índice ha mantenido durante los últimos 10 meses

Chihuahua

Protestan jubilados y pensionados de Ferrocarrileros

Con pancartas y cartulinas en las que exigían el pago de su jubilación; justicia para viudas e hijos de jubilados

Cuauhtémoc

Atender alerta por violencia de género es tarea de todos

Se requiere de un trabajo en conjunto en el cual participamos todos como un engranaje, expresó Delma Martínez de Colectiva de Estudios Feministas Mayé

Chihuahua

Resuelven mediadores de Justicia Cívica 270 conflictos entre vecinos

El proceso de Justicia Cívica tiene juicios breves, transparentes y apegados a los derechos humanos frente a un juez cívico