/ domingo 4 de octubre de 2020

Citas con especialista son imposibles de conseguir

Hay pacientes que desde hace prácticamente un año no han sido atendidos y tampoco saben cuándo se reanudarán las consultas

Más de 738 mil chihuahuenses con alguna enfermedad crónica se atienden en hospitales públicos, por lo que a lo largo de la pandemia del Covid-19 no han recibido consulta de manera regular, pues las citas con médicos especialistas no se han otorgado, o han sido pospuestas.

Si te gusta estar informado, suscríbete a nuestro NEWSLETTER y recibe todas las mañanas en tu correo electrónico las noticias más importantes de Chihuahua. Da clic aquí, es gratis

La última Encuesta Intercensal del INEGI dada a conocer el pasado mes de abril muestra que en la entidad las consultas médicas con mayor demanda en clínicas y hospitales públicos son cardiología, pues atienden a 27 mil 575 pacientes que llevan tratamiento; endocrinología, con 16 mil 730 pacientes; oncología pediátrica, en la que se atienden 4 mil 720 niñas y niños que llevan tratamiento y oncología general, con 6 mil 670 adultos en tratamiento, además de que 3 mil 200 están en seguimiento.

Aunado a estas especialidades, son 682 mil niñas y niños menores de 13 años, que cuentan con algún servicio médico, quienes han batallado para atención médica, ya que los hospitales han limitado sus servicios.

Un ejemplo es el caso de un derechohabiente del Instituto Mexicano del Seguro Social que acudió un día lunes a ser atendido por un angiólogo, luego de tratarse por particular, sin embargo al requerir una cirugía en un pie, tuvo que optar por acudir a su servicio médico, pues el costo de una operación es muy elevado.

Una vez que consiguió la cita con el angiólogo en el IMSS fue canalizado a Urgencias, para que de esta manera se le pudiera dar servicio rápido, aunque esto fue un decir, pues la cirugía que requería de manera inmediata se pospuso unos días.

Un día después de que ingresó a Urgencias, estaba listo para que le practicaran estudios preoperatorios, sin embargo el personal del IMSS le dio de desayunar y a los pocos minutos le dijeron que debía permanecer en ayunas; de nueva cuenta se perdió un día valioso para su cirugía.

Foto: Gerardo Aguirre | El Heraldo de Chihuahua

Un día después, el paciente no desayunó, tampoco comió en espera de los estudios, pero al transcurrir el día, preguntó si se la iban a realizar, para saber si ingerir alimento, y la respuesta fue que sería un día después cuando le practicaran los exámenes.

Finalmente la cirugía se llevó a cabo un día jueves, y relata el derechohabiente, la labor quirúrgica fue acertada, y su mala experiencia fue en torno al tiempo que se perdió y a que finalmente el médico que lo atendió no volvió a verlo desde que concluyó la operación, pues salió dos semanas de vacaciones.

Otro ejemplo es el que vivió una joven que cuenta con el servicio de Pensiones, ya que ella fue diagnosticada con por un neurólogo particular con miclonío miclónica juvenil, que es básicamente el inicio de un tipo de epilepsia.

La familia de la joven optó de inicio por un médico particular, y requirió los estudios de resonancia y encefalograma, mismos que también pagó su familia.

Debido al alto costo del tratamiento, fue que su familia decidió acudir al servicio Ichisal, con el que cuenta, pero ahí la canalizaron con un médico familiar, lo cual no fue sencillo, pero además le informaron que no había (ni hay) especialistas por la pandemia, y que si llegaba a presentar una convulsión, acudiera al departamento de Urgencias.

En dicho servicio médico le informaron que no están haciendo ningún tipo de estudios y que tampoco está el medicamento que necesita, por lo que se le ha pagado de manera particular, pues hasta la fecha no hay en la presentación que requiere y tampoco hay fecha para que se vuelva a dar consulta médica.

Entre el estudio de resonancia que costó 7 mil pesos, las consultas con el neurólogo particular de 1 mil 200 pesos cada una, el electroencefalograma de 4 mil pesos y pastillas con un costo de 370 pesos la caja de las que requiere tres al mes, el gasto ha sido sumamente elevado, pero es la única opción para controlar su enfermedad. A la fecha también necesita un examen de sangre para determinar cómo está actuando el medicamento en su organismo.

En otro caso, una derechohabiente del Instituto Mexicano del Seguro Social que requiere atención neurológica y psiquiátrica, tampoco sabe cuándo se reanudarán las citas, toda vez que hace ocho meses fue su última consulta.

En este caso, la derechohabiente requiere cinco distintos medicamentos controlados anticonvulsivos, así como betabloqueadores para alteración del nervio trigémino y estrés postraumático, cuyo costo supera los 5 mil pesos mensuales.

Algunos de los medicamentos se le expiden mes con mes en su clínica familiar, pero otros debe comprarlos; aunado a esto, no ha tenido reajustes ni seguimiento en la dosis de su tratamiento que debió hacerse hace semanas, y desconoce cuándo habrá atención de especialistas.

Un caso más es el de una mujer que cuenta con servicio del ISSSTE, ella presenta un tumor maligno en la matriz, por lo que debe ser extraído y retirada la matriz.

En el caso de esta paciente, también le informaron que no hay citas con el ginecólogo, aun cuando el tipo de tumor es maligno, por lo que la única opción que tiene será pagar un médico particular y operarse por su cuenta, o acudir a Urgencias en el ISSSTE, lo que sólo puede hacer si presenta una hemorragia y el problema agrava, pues de otra forma no se considera urgencia.

Al igual que estas personas que proporcionaron datos a El Heraldo de Chihuahua, miles de chihuahuenses que requieren un servicio médico especializado desconocen cuándo se volverán a integrar las citas médicas, pues al ser suspendidas ante la pandemia del Covid-19, señalan que se irán recorriendo a lo largo de 2020.

La preocupación de los derechohabientes es que requieren evaluación y ajuste en su tratamiento, y en algunos casos, cirugía o estudios, que por el momento deberán quedar pendientes.


PACIENTES POR ESPECIALIDAD

*Oncología: 419 casos nuevos (febrero 2019 a febrero 2020)

*Oncología Pediátrica: casos nuevos (febrero de 2019 a febrero 2020) 442

*Oncología (total general que recibe quimioterapia) 8 mil 390 pacientes recibiendo tratamiento y 3 mil 200 (en seguimiento).

*Pediatría: 682,401 niños y niñas de 0 a 14 años en hospitales públicos


Te puede interesar:





Más de 738 mil chihuahuenses con alguna enfermedad crónica se atienden en hospitales públicos, por lo que a lo largo de la pandemia del Covid-19 no han recibido consulta de manera regular, pues las citas con médicos especialistas no se han otorgado, o han sido pospuestas.

Si te gusta estar informado, suscríbete a nuestro NEWSLETTER y recibe todas las mañanas en tu correo electrónico las noticias más importantes de Chihuahua. Da clic aquí, es gratis

La última Encuesta Intercensal del INEGI dada a conocer el pasado mes de abril muestra que en la entidad las consultas médicas con mayor demanda en clínicas y hospitales públicos son cardiología, pues atienden a 27 mil 575 pacientes que llevan tratamiento; endocrinología, con 16 mil 730 pacientes; oncología pediátrica, en la que se atienden 4 mil 720 niñas y niños que llevan tratamiento y oncología general, con 6 mil 670 adultos en tratamiento, además de que 3 mil 200 están en seguimiento.

Aunado a estas especialidades, son 682 mil niñas y niños menores de 13 años, que cuentan con algún servicio médico, quienes han batallado para atención médica, ya que los hospitales han limitado sus servicios.

Un ejemplo es el caso de un derechohabiente del Instituto Mexicano del Seguro Social que acudió un día lunes a ser atendido por un angiólogo, luego de tratarse por particular, sin embargo al requerir una cirugía en un pie, tuvo que optar por acudir a su servicio médico, pues el costo de una operación es muy elevado.

Una vez que consiguió la cita con el angiólogo en el IMSS fue canalizado a Urgencias, para que de esta manera se le pudiera dar servicio rápido, aunque esto fue un decir, pues la cirugía que requería de manera inmediata se pospuso unos días.

Un día después de que ingresó a Urgencias, estaba listo para que le practicaran estudios preoperatorios, sin embargo el personal del IMSS le dio de desayunar y a los pocos minutos le dijeron que debía permanecer en ayunas; de nueva cuenta se perdió un día valioso para su cirugía.

Foto: Gerardo Aguirre | El Heraldo de Chihuahua

Un día después, el paciente no desayunó, tampoco comió en espera de los estudios, pero al transcurrir el día, preguntó si se la iban a realizar, para saber si ingerir alimento, y la respuesta fue que sería un día después cuando le practicaran los exámenes.

Finalmente la cirugía se llevó a cabo un día jueves, y relata el derechohabiente, la labor quirúrgica fue acertada, y su mala experiencia fue en torno al tiempo que se perdió y a que finalmente el médico que lo atendió no volvió a verlo desde que concluyó la operación, pues salió dos semanas de vacaciones.

Otro ejemplo es el que vivió una joven que cuenta con el servicio de Pensiones, ya que ella fue diagnosticada con por un neurólogo particular con miclonío miclónica juvenil, que es básicamente el inicio de un tipo de epilepsia.

La familia de la joven optó de inicio por un médico particular, y requirió los estudios de resonancia y encefalograma, mismos que también pagó su familia.

Debido al alto costo del tratamiento, fue que su familia decidió acudir al servicio Ichisal, con el que cuenta, pero ahí la canalizaron con un médico familiar, lo cual no fue sencillo, pero además le informaron que no había (ni hay) especialistas por la pandemia, y que si llegaba a presentar una convulsión, acudiera al departamento de Urgencias.

En dicho servicio médico le informaron que no están haciendo ningún tipo de estudios y que tampoco está el medicamento que necesita, por lo que se le ha pagado de manera particular, pues hasta la fecha no hay en la presentación que requiere y tampoco hay fecha para que se vuelva a dar consulta médica.

Entre el estudio de resonancia que costó 7 mil pesos, las consultas con el neurólogo particular de 1 mil 200 pesos cada una, el electroencefalograma de 4 mil pesos y pastillas con un costo de 370 pesos la caja de las que requiere tres al mes, el gasto ha sido sumamente elevado, pero es la única opción para controlar su enfermedad. A la fecha también necesita un examen de sangre para determinar cómo está actuando el medicamento en su organismo.

En otro caso, una derechohabiente del Instituto Mexicano del Seguro Social que requiere atención neurológica y psiquiátrica, tampoco sabe cuándo se reanudarán las citas, toda vez que hace ocho meses fue su última consulta.

En este caso, la derechohabiente requiere cinco distintos medicamentos controlados anticonvulsivos, así como betabloqueadores para alteración del nervio trigémino y estrés postraumático, cuyo costo supera los 5 mil pesos mensuales.

Algunos de los medicamentos se le expiden mes con mes en su clínica familiar, pero otros debe comprarlos; aunado a esto, no ha tenido reajustes ni seguimiento en la dosis de su tratamiento que debió hacerse hace semanas, y desconoce cuándo habrá atención de especialistas.

Un caso más es el de una mujer que cuenta con servicio del ISSSTE, ella presenta un tumor maligno en la matriz, por lo que debe ser extraído y retirada la matriz.

En el caso de esta paciente, también le informaron que no hay citas con el ginecólogo, aun cuando el tipo de tumor es maligno, por lo que la única opción que tiene será pagar un médico particular y operarse por su cuenta, o acudir a Urgencias en el ISSSTE, lo que sólo puede hacer si presenta una hemorragia y el problema agrava, pues de otra forma no se considera urgencia.

Al igual que estas personas que proporcionaron datos a El Heraldo de Chihuahua, miles de chihuahuenses que requieren un servicio médico especializado desconocen cuándo se volverán a integrar las citas médicas, pues al ser suspendidas ante la pandemia del Covid-19, señalan que se irán recorriendo a lo largo de 2020.

La preocupación de los derechohabientes es que requieren evaluación y ajuste en su tratamiento, y en algunos casos, cirugía o estudios, que por el momento deberán quedar pendientes.


PACIENTES POR ESPECIALIDAD

*Oncología: 419 casos nuevos (febrero 2019 a febrero 2020)

*Oncología Pediátrica: casos nuevos (febrero de 2019 a febrero 2020) 442

*Oncología (total general que recibe quimioterapia) 8 mil 390 pacientes recibiendo tratamiento y 3 mil 200 (en seguimiento).

*Pediatría: 682,401 niños y niñas de 0 a 14 años en hospitales públicos


Te puede interesar:





Finanzas

Bajo suministro de chips provoca disminución en producción de autos: Index

“Si el alza a la tasa de interés tiene efectos de frenar consumos, quizás ahí sea un buen momento para empezar a recuperar un poco de inventario”: Rivas

Chihuahua

Con uso de cámaras de solapa bajan quejas contra agentes de vialidad

Las cámaras en la ropa de los agentes resultan en un mejor desempeño

Chihuahua

Con uso de cámaras de solapa bajan quejas contra agentes de vialidad

Las cámaras en la ropa de los agentes resultan en un mejor desempeño

Chihuahua

Policías estatales se meten a casa en Bahuichivo; aseguran se llevaron dinero y tarjetas

Vecinos de la zona denuncian que la policía estatal se metió a la vivienda con el pretexto de estar buscando e "El Chueco"

Cultura

En la década de 1950, en Delicias se vendía alcohol hasta en las neverías

Además, podían comprarse bebidas alcoholicas en fondas y loncherías; el municipio decretó que se prohibía la comercialización en estos lugares

Finanzas

Bajo suministro de chips provoca disminución en producción de autos: Index

“Si el alza a la tasa de interés tiene efectos de frenar consumos, quizás ahí sea un buen momento para empezar a recuperar un poco de inventario”: Rivas

Juárez

Prevén incremento del flujo migratorio tras cancelación del programa 'Quédate en México'

El padre Javier Calvillo, encargado de la Casa del Migrante, señaló que habrá que ver las decisiones que tomará el gobierno Mexicano

Jiménez

Se cumplen 50 años de la catastrófica explosión que dejó a más de 500 lesionados en Jiménez

La mañana del 01 de julio de 1972 ocurrió la explosión de un cilindro de gas de 65 toneladas, que dejaría más de 500 personas lesionadas y una cifra imprecisa de muertos y desaparecidos