/ viernes 10 de mayo de 2019

Investigan actividad paranormal en una casa en Delicias

En esa casa vivió una de las primeras enfermeras en la ciudad

Lamentos, susurros, apariciones fantasmales y sensaciones de escalofríos son las manifestaciones del “más allá” que vecinos del sector Norte aseguran presenciar en la casona abandonada que en vida perteneció a una de las primeras enfermeras de Delicias, mujer a quien rodea la leyenda negra.


En la avenida 7ª Norte, entre las calles 6ª y 5ª, se aprecia una construcción de dos pisos que cuenta con ventanales y en cuya primera planta se rentaban locales comerciales. La construcción, de ladrillo, está desolada y se ha convertido en un muladar utilizado ocasionalmente como refugio de malvivientes.

Liliana Guerrero Martínez, integrante de un grupo de amigos aficionados a investigar casos paranormales, comenta que nadie habita en este sitio desde que hace una década muriera su propietaria, una enfermera de edad avanzada y de quien –afirma- se cuenta que practicó abortos a jóvenes hijas de familias adineradas de esta ciudad, quienes le pagaban con joyas caras a cambio de resolverles “su problema”.

“Esta casa, como la otra que está en El Salado, perteneció a la señora. Ella fue de las primeras enfermeras que llegó en 1930 aquí a la ciudad de Delicias. Ella practicaba abortos en El Salado y aquí en esta casa donde estamos ahorita”, señala.

Refirió que la anciana pasó sus últimos años en la casona y de la cual predijo, antes de morir, que se incendiaría, como efectivamente sucedió a los pocos días de su deceso.

Al ingresar a la vivienda se observan paredes chamuscadas, prueba fehaciente del siniestro, el cual, sin embargo, no alcanzó a consumir varios de los muebles que permanecen dentro del domicilio. Incluso en uno de los cuartos existen vestigios de una pequeña biblioteca, donde se aprecian algunos libros desparramados, documentos personales y fotos.

Los interiores de la casa tienen un aspecto lúgubre y sombrío. La luz del atardecer se filtra por algunas ventanas de marcos gastados, lo que permite un poco de visibilidad al recorrer los pasillos, pero en la noche –dicen- da miedo entrar porque cosas suceden.

“Ella nunca pudo tener hijos, estuvo varias veces casada… y las apariciones son llantos, susurros de la misma tristeza de ella que no podía tener hijos, pues se llevó una tristeza muy grande… Ella no era mala, pero por lo que ella hacía, sus tristezas, ella sufría un trastorno por no poder tener hijos. Y sí se han escuchado manifestaciones, hemos escuchado voces, hemos captado imágenes, susurros, caritas de bebés, llantos y todo eso”, relata la investigadora.

Afirma que incluso en una ocasión vieron ella y sus compañeros la imagen de la enfermera en una de las ventanas de la vivienda, como también la cara de un monje que en vida era un amigo cercano de la aparecida.

“Siempre sale atrás de ella, es como algo maligno que ella siempre trae atrás”, dice convencida.

Liliana y sus amigos se dedican a la investigación de fenómenos paranormales desde hace aproximadamente un año y tienen una página en internet llamada “Caminos al terror”, donde comparten sus hallazgos.

El grupo de aficionados lo componen: Esmeralda Coronado, Leonardo Raudales, Yucari Muñoz, Yarezvi Carmona y Ángel Reveles, quienes cada noche se arman de valor para introducirse a la casona a registrar las manifestaciones sobrenaturales de entes en pena.


Te puede interesar:

Lamentos, susurros, apariciones fantasmales y sensaciones de escalofríos son las manifestaciones del “más allá” que vecinos del sector Norte aseguran presenciar en la casona abandonada que en vida perteneció a una de las primeras enfermeras de Delicias, mujer a quien rodea la leyenda negra.


En la avenida 7ª Norte, entre las calles 6ª y 5ª, se aprecia una construcción de dos pisos que cuenta con ventanales y en cuya primera planta se rentaban locales comerciales. La construcción, de ladrillo, está desolada y se ha convertido en un muladar utilizado ocasionalmente como refugio de malvivientes.

Liliana Guerrero Martínez, integrante de un grupo de amigos aficionados a investigar casos paranormales, comenta que nadie habita en este sitio desde que hace una década muriera su propietaria, una enfermera de edad avanzada y de quien –afirma- se cuenta que practicó abortos a jóvenes hijas de familias adineradas de esta ciudad, quienes le pagaban con joyas caras a cambio de resolverles “su problema”.

“Esta casa, como la otra que está en El Salado, perteneció a la señora. Ella fue de las primeras enfermeras que llegó en 1930 aquí a la ciudad de Delicias. Ella practicaba abortos en El Salado y aquí en esta casa donde estamos ahorita”, señala.

Refirió que la anciana pasó sus últimos años en la casona y de la cual predijo, antes de morir, que se incendiaría, como efectivamente sucedió a los pocos días de su deceso.

Al ingresar a la vivienda se observan paredes chamuscadas, prueba fehaciente del siniestro, el cual, sin embargo, no alcanzó a consumir varios de los muebles que permanecen dentro del domicilio. Incluso en uno de los cuartos existen vestigios de una pequeña biblioteca, donde se aprecian algunos libros desparramados, documentos personales y fotos.

Los interiores de la casa tienen un aspecto lúgubre y sombrío. La luz del atardecer se filtra por algunas ventanas de marcos gastados, lo que permite un poco de visibilidad al recorrer los pasillos, pero en la noche –dicen- da miedo entrar porque cosas suceden.

“Ella nunca pudo tener hijos, estuvo varias veces casada… y las apariciones son llantos, susurros de la misma tristeza de ella que no podía tener hijos, pues se llevó una tristeza muy grande… Ella no era mala, pero por lo que ella hacía, sus tristezas, ella sufría un trastorno por no poder tener hijos. Y sí se han escuchado manifestaciones, hemos escuchado voces, hemos captado imágenes, susurros, caritas de bebés, llantos y todo eso”, relata la investigadora.

Afirma que incluso en una ocasión vieron ella y sus compañeros la imagen de la enfermera en una de las ventanas de la vivienda, como también la cara de un monje que en vida era un amigo cercano de la aparecida.

“Siempre sale atrás de ella, es como algo maligno que ella siempre trae atrás”, dice convencida.

Liliana y sus amigos se dedican a la investigación de fenómenos paranormales desde hace aproximadamente un año y tienen una página en internet llamada “Caminos al terror”, donde comparten sus hallazgos.

El grupo de aficionados lo componen: Esmeralda Coronado, Leonardo Raudales, Yucari Muñoz, Yarezvi Carmona y Ángel Reveles, quienes cada noche se arman de valor para introducirse a la casona a registrar las manifestaciones sobrenaturales de entes en pena.


Te puede interesar:

Local

Celebran Festeja 110 años de la fundación de la Cruz Roja Mexicana

Festejaron esta tarde aquí en la ciudad de Chihuahua con un recorrido tipo desfile por las principales calles de la ciudad

Noroeste

Exige alcalde Carlos Comadurán intervención de la SCT

Tomóchi tardará dos días sin agua por derrame de combustible

Noroeste

Crean programa para impulsar a micronegocios

Habrá representantes de Fideapech, Dirección de Comercio, Economía Social, Turismo, Icatech, Fodarch y Fomento Económico

Local

Desarrollan actividades culinarias para detonar emprendimiento

El 28 de febrero presentarán su exposición de productos y servicios del programa “Mujeres con Proyección”

Local

Busca darle control al proceso jurisdiccional del desafuero: Jorge Ramírez

Luego de que los diputados de la Comisión Jurisdiccional determinaron no proceder con la solicitud de la FGE para su desafuero

Región

Localizan a masculino en la carretera Jiménez- Parral

Permanece sin identificar; el rostro lo tenía destrozado

Gossip

A beneficio de niños indígenas realizarán primer Festival Teporaca

Se presentarán gratuitamente diversas agrupaciones culturales

Delicias

Colocarán colmenas en sitios estratégicos

Las abejas son consideradas como uno de los seres vivos más importantes para la supervivencia del hombre

Local

Celebran Festeja 110 años de la fundación de la Cruz Roja Mexicana

Festejaron esta tarde aquí en la ciudad de Chihuahua con un recorrido tipo desfile por las principales calles de la ciudad