/ jueves 22 de septiembre de 2016

El Heraldo de Chihuahua: a 89 Años de Existencia

Autor: Oscar Viramontes Olivas 

Muy buenos días reciban bendiciones a través de estas líneasde su sección Crónicas Urbanas. Hoy domingo 10 de agosto de 2016,seguimos el recorrido y reconocimiento de los hechos mástrascendentales que ha vivido nuestro querido periódico, ElHeraldo de Chihuahua, a lo largo de sus 89 años de vida. Ahora loharemos en la etapa 1946 a 1956, por lo que espero sea de su agradoe interés. Recuerde que esta sección es de ¡Colección!

Para enero de 1946, El Heraldo de Chihuahua continuaba buscandonuevas formas de hacer periodismo y ofrecerle a sus lectores lasmejores opciones innovadoras, por lo que pata el 27 de enero de esemismo año, aparece la colaboración de López Bermúdez que con susingular forma de trasmitir sus poemas, las páginas del periódicoempiezan a captar las románticas colaboraciones del maestro que ensu tiempo, fue muy leído y comentado; así mismo, al llegar aldomingo 24 de marzo, aparece por primera vez una foto de quien yaera el director general y propietario de la cadena el coronel JoséGarcía Valseca, anunciando el inicio de la edición de “Esto”un tabloide que se dedicaría a cubrir la infinidad de eventosdeportivos de México y el mundo. Por otra parte, muchos personasempezaron a visitar la redacción y talleres de la casa editora,escuelas, jardines de niños, obreros, deportistas, policías ygente del pueblo, con el solo fin de conocer las actividades que sedesarrollaban a diario o bien iban a las oficinas a poner algunadenuncia en contra de los abusos del poder, sí, estaba abiertopara el pueblo, pues era un periódico del mismísimo pueblo; susraíces surgidas de los dolores de una sociedad que se queríaolvidar de sus tragedias. Visitantes de gran trayectoria, fueronfamosos y distinguidos actores como Mario Moreno “Cantinflas”,quien dio muestras de alegría al posar para las cámaras delmatutino más importante de la ciudad: “Me sientocomplacido-decía Cantinflas- de estar en la ciudad de Chihuahua yademás compartir con esta casa momentos especiales y reconocer elprestigio de este medio de comunicación de gran trascendencia parala vida de norte de México”. Tiempo después, vendría a lasinstalaciones de esta cada editora la famosa niña de los “Ricostambién lloran”, Chachita, quien desde que entró se emocionótanto con las máquinas del periódico que se sentó a “tipear”algunas notas de su estancia en Chihuahua: “Me emociona la ideade estar con ustedes, siento gran complacencia de haber sidorecibida por gente tan hospitalaria como lo es la de Chihuahua”.Se podrían contar otros, como: David Silva, Pedro Infante, losherma nos Soler y muchos más, incluyendo a importantes políticoscomo senadores, diputados, gobernadores y funcionarios de todos losniveles.

Las primeras y modestias instalaciones de El Heraldo deChihuahua como recordarán, se iniciaron en el mero centro de laciudad, muy cerca de la plaza de Armas en 1927, pero tendrían quepasar 17 años para que el 16 de septiembre de 1944 se iniciara elproyecto para la construcción de sus flamantes instalaciones queestarían ubicadas en la Aldama y 5ª casi enfrente de lo que fuealgún día el Cine Estrella, momento también importante, ya quese nombraría como nuevo director a don Manuel Suzarte Cabrera.Antes que se llegara a construir el nuevo edificio, las oficinas ytalleres donde se imprimía el periódico estaban separados,encontrándose en la calle Aldama esquina con calle Cuarta.Posteriormente, hubo un cambio y tanto las oficinas como lostalleres se trasladarían a un nuevo domicilio entre las callesOjinaga y Quinta y tiempo después, a la Aldama y Quince. ElHeraldo era un impreso de pocas páginas y de pocos recursos en1927, cómo se caracterizaban en esa época los periódicos deprovincia. Las palabras de Suzarte Cabrera, nuevo director no sedejaron esperar: “Asumo desde hoy (16 de septiembre de 1944) ladirección de El Heraldo, correspondiente a la gentil invitaciónque para tal efecto me hiciera el señor don José García Valseca,presidente y director general de la empresa periodística que loedita.

“Recibo con todo entusiasmo la obra que desde hace dieciochoaños iniciara don Alberto Ruiz Sandoval, fundador de este granfronterizo y espero que dado mi espíritu por el trabajo y micariño por el periodismo, del cual hacía desertado desde hacemás de 25 años, para consagrarme a mis actividades profesionalesde abogado, pueda sostener el prestigio y unánime aceptación queel público lector ha dispensado a El Heraldo, que con el curso delos años, se ha convertido en el factor más importante de culturaen el estado de Chihuahua, cristalizando de tal suerte, la visiónque tuviera su iniciador, al lanzar al público su primer ejemplar.Vuelvo, pues a ingresar en la legión que forma el cuarto poder yen esos momentos, recuerdo mis años de juventud, cuando colaboréen “La Opinión”, gran diario del Puerto de Veracruz, quedirigía mi excelente amigo don Francisco Arías; en el diario“Vida Nueva” de esta ciudad de Chihuahua, en los tiempos quizámás dolorosos de su historia, esto es, en pleno y encarnizadoperiodo revolucionario, cuando los de la División del Norte, a laque yo pertenecía, luchaban contra los llamados entonces“carrancistas” a quienes titulábamos como traidores y ella, asu vez, nos colmaban con el epitelio de bandidos. El mismo disco deahora, fue el de ayer: bandidos, traidores, reaccionarios. Entropel vienen a mi mente los compañeros de “Vida Nueva” todosjóvenes entusiastas, idealistas, exaltados, soñando en un Méxicomejor, libre y poderoso, como grande su potencialidad ypatriotismo. Aquellos compañeros fueron Luis G. Malvaez, FranciscoLagos Cházaro y Antonio Isaí Bravo. Los dos

primeros han sucumbido, más no el último, inteligentísimo,talentoso y de un civismo asombroso, que actualmente desempeña elcargo de Ministerio de la Suprema Corte de Justicia de laNación.

“La nombre y recia figura de Rafael Alducin, todo bondad, todasinceridad, con su dinamismo y estupenda envergadura periodística,fundador también del gran diario de México “Excélsior”,llega también arrolladoramente a formar parte en el conjunto demis recuerdos: don Rafael Alducin, el impecable e incomparablemaestro, el mirlo blanco del compañerismo, sabedor de mideserción del periodismo, porque quien ha estampado sus huellasdigitales con tinta impresa y oído el ajetreo de los talleres deun periódico, por humilde que éste sea, no puede olvidarlo ytiene por fuerza, como fatalidad, volver a experimentar de nuevoesas sensaciones. Las profecías de don Rafael Alducin se hancumplido y hoy experimentando una enorme sensación de placer, alaspirar el olor inconfundible de la tinta impresa, oír el contanteruido de los linotipos y ver cómo la máquina impresora vasellando interminables rollos de papel, convertidos en ejemplaresde “El Heraldo”. He de ver nuevamente como antaño, como lassombras de la noche se esfuman para aparecer resplandecientementeel sol por el oriente; he de cruzar en el otoño de mi vida,recordando mí ya pasado sendero primaveral, las calles de laciudad que duerme, escucha y lee la constantes notas de este tanprestigiado periódico que es El Heraldo de Chihuahua”. Asíconcluía su discurso de don Manuel Suzarte Cabrera en septiembrede 1944.

Para 1947, surgiría una nueva competencia para este diario conla aparición de El Tribuna, que fuera financiado por algunosbanqueros y cuya dirección estaría en manos del señor LuisFuentes Saucedo. Sin embargo, el arraigo de El Heraldo era tanfirme que el nuevo periódico a pesar de sus enormes fuenteseconómicas que lo respaldaron, no logró llegar siquiera a lamitad del tiraje del primero, muriendo “El Tribuna” en 1953cuando Fuentes Saucedo había dejado la dirección del mismo. Unaño más tarde para 1954 nacería otro periódico en Chihuahua ysería fuerte competencia “El Norte de Chihuahua”, fundado porel ex director de Tribuna don Luis Fuentes Saucedo, sobrepasando sutiraje de 20 mil ejemplares a principios de 1955, aunque no logrósostenerlo. El Heraldo siguió dando la batalla manteniendo sufuerte tiraje diario. En los últimos años de El Norte, el tirajellegó hasta los 1,000 ejemplares, de los cuales, solo se vendíala cuarta parte, muriendo a principios de los años noventa en elsiglo pasado. El tiempo seguía su marcha y fue entonces que elreconocimiento de la sociedad hacia El Heraldo era evidente, seincrementaba su tiraje de manera importante lo que exigía que laempresa creciera y se buscara una nueva casa. Fue entonces que elmismo periódico anunciaría en el fresco día del domingo 16 deseptiembre de 1956 por acuerdo del coronel don José GarcíaValseca, director y propietario de la cadena de periódicos“García Valseca” fuera colocada la primera piedra de lo quesería su nuevo edificio, un local más amplio que respondería alas exigencias de la creciente empresa periodística. En eseevento, se habían dado cita dos altos representantes del progresochihuahuense, se trataban de los acaudalados señores don Eloy S.Vallina y el general don Antonio Guerrero y el mismísimo donAlberto Ruiz Sandoval, éste último a

quien se le había ocurrido la idea de haber fundado el 14 dejulio de 1927 uno de los diarios con mayor fuerza en el estado deChihuahua y que veía y sentía con entusiasmo el fruto de eseenorme esfuerzo.

Los invitados, altas personalidades de la banca, el comercio yla industria de Chihuahua y Ciudad Juárez, así como 21representantes de las fuerzas activas de El Paso, Texas, entre losque se encontraban el general don Antonio Guerrero Gastelum, donEloy S. Vallina, don Alberto Ruiz Sandoval, don Rubén y don OscarLegorreta, diputado don Félix Alfonso Lugo, don Juan ManuelMorones, doctor don Manuel Aranda R. don Raúl Lara, licenciadoRodolfo Lara, Julián Villardel, don Eduardo García Guarmán y suesposa Luz María G. García, Jesús Berumen, Noel Atrich Solano,Rene Lozano, Adolfo Trespalacios, Natividad Ramos Estrada, PedroMeouchi y Carlos Vadillo, quien habían realizado los proyectospara el nuevo edificio que se construiría bajo su dirección. Lossectores sociales e industriales de Juárez también hacíanpresencia, entre los que se podían distinguir al licenciado RaúlYánez Loria, gerente del Banco de Juárez, S.A. y su distinguidaesposa; don Heriberto García Rivas, administrador de Editora deJuárez, S.A.

El Heraldo de Chihuahua: a 89 Años de Existencia (1946-1956),forma parte de los Archivos Perdidos de las Crónicas Urbanas. Siusted tiene información que quiera compartir para esta sección ysi desea también adquirir los libros “Los Archivos Perdidos delas Crónicas Urbanas” tomo I, II y III, puede llamar al celular614 427 52-54 y con gusto se lo llevamos a domicilio o bienadquiéralo en la librería Kosmos y La Prensa.

FUENTES.

Heraldo de Chihuahua, 1927, 1928, 1930, 1941, 1950, 1955, 1956,1957, 1979 y 1994, 2007 y 2009.

Periodico Tribuna, 1950.

El Norte de Chihuahua, 1968.

El Correo de Chihuahua, 1927.

Autor: Oscar Viramontes Olivas 

Muy buenos días reciban bendiciones a través de estas líneasde su sección Crónicas Urbanas. Hoy domingo 10 de agosto de 2016,seguimos el recorrido y reconocimiento de los hechos mástrascendentales que ha vivido nuestro querido periódico, ElHeraldo de Chihuahua, a lo largo de sus 89 años de vida. Ahora loharemos en la etapa 1946 a 1956, por lo que espero sea de su agradoe interés. Recuerde que esta sección es de ¡Colección!

Para enero de 1946, El Heraldo de Chihuahua continuaba buscandonuevas formas de hacer periodismo y ofrecerle a sus lectores lasmejores opciones innovadoras, por lo que pata el 27 de enero de esemismo año, aparece la colaboración de López Bermúdez que con susingular forma de trasmitir sus poemas, las páginas del periódicoempiezan a captar las románticas colaboraciones del maestro que ensu tiempo, fue muy leído y comentado; así mismo, al llegar aldomingo 24 de marzo, aparece por primera vez una foto de quien yaera el director general y propietario de la cadena el coronel JoséGarcía Valseca, anunciando el inicio de la edición de “Esto”un tabloide que se dedicaría a cubrir la infinidad de eventosdeportivos de México y el mundo. Por otra parte, muchos personasempezaron a visitar la redacción y talleres de la casa editora,escuelas, jardines de niños, obreros, deportistas, policías ygente del pueblo, con el solo fin de conocer las actividades que sedesarrollaban a diario o bien iban a las oficinas a poner algunadenuncia en contra de los abusos del poder, sí, estaba abiertopara el pueblo, pues era un periódico del mismísimo pueblo; susraíces surgidas de los dolores de una sociedad que se queríaolvidar de sus tragedias. Visitantes de gran trayectoria, fueronfamosos y distinguidos actores como Mario Moreno “Cantinflas”,quien dio muestras de alegría al posar para las cámaras delmatutino más importante de la ciudad: “Me sientocomplacido-decía Cantinflas- de estar en la ciudad de Chihuahua yademás compartir con esta casa momentos especiales y reconocer elprestigio de este medio de comunicación de gran trascendencia parala vida de norte de México”. Tiempo después, vendría a lasinstalaciones de esta cada editora la famosa niña de los “Ricostambién lloran”, Chachita, quien desde que entró se emocionótanto con las máquinas del periódico que se sentó a “tipear”algunas notas de su estancia en Chihuahua: “Me emociona la ideade estar con ustedes, siento gran complacencia de haber sidorecibida por gente tan hospitalaria como lo es la de Chihuahua”.Se podrían contar otros, como: David Silva, Pedro Infante, losherma nos Soler y muchos más, incluyendo a importantes políticoscomo senadores, diputados, gobernadores y funcionarios de todos losniveles.

Las primeras y modestias instalaciones de El Heraldo deChihuahua como recordarán, se iniciaron en el mero centro de laciudad, muy cerca de la plaza de Armas en 1927, pero tendrían quepasar 17 años para que el 16 de septiembre de 1944 se iniciara elproyecto para la construcción de sus flamantes instalaciones queestarían ubicadas en la Aldama y 5ª casi enfrente de lo que fuealgún día el Cine Estrella, momento también importante, ya quese nombraría como nuevo director a don Manuel Suzarte Cabrera.Antes que se llegara a construir el nuevo edificio, las oficinas ytalleres donde se imprimía el periódico estaban separados,encontrándose en la calle Aldama esquina con calle Cuarta.Posteriormente, hubo un cambio y tanto las oficinas como lostalleres se trasladarían a un nuevo domicilio entre las callesOjinaga y Quinta y tiempo después, a la Aldama y Quince. ElHeraldo era un impreso de pocas páginas y de pocos recursos en1927, cómo se caracterizaban en esa época los periódicos deprovincia. Las palabras de Suzarte Cabrera, nuevo director no sedejaron esperar: “Asumo desde hoy (16 de septiembre de 1944) ladirección de El Heraldo, correspondiente a la gentil invitaciónque para tal efecto me hiciera el señor don José García Valseca,presidente y director general de la empresa periodística que loedita.

“Recibo con todo entusiasmo la obra que desde hace dieciochoaños iniciara don Alberto Ruiz Sandoval, fundador de este granfronterizo y espero que dado mi espíritu por el trabajo y micariño por el periodismo, del cual hacía desertado desde hacemás de 25 años, para consagrarme a mis actividades profesionalesde abogado, pueda sostener el prestigio y unánime aceptación queel público lector ha dispensado a El Heraldo, que con el curso delos años, se ha convertido en el factor más importante de culturaen el estado de Chihuahua, cristalizando de tal suerte, la visiónque tuviera su iniciador, al lanzar al público su primer ejemplar.Vuelvo, pues a ingresar en la legión que forma el cuarto poder yen esos momentos, recuerdo mis años de juventud, cuando colaboréen “La Opinión”, gran diario del Puerto de Veracruz, quedirigía mi excelente amigo don Francisco Arías; en el diario“Vida Nueva” de esta ciudad de Chihuahua, en los tiempos quizámás dolorosos de su historia, esto es, en pleno y encarnizadoperiodo revolucionario, cuando los de la División del Norte, a laque yo pertenecía, luchaban contra los llamados entonces“carrancistas” a quienes titulábamos como traidores y ella, asu vez, nos colmaban con el epitelio de bandidos. El mismo disco deahora, fue el de ayer: bandidos, traidores, reaccionarios. Entropel vienen a mi mente los compañeros de “Vida Nueva” todosjóvenes entusiastas, idealistas, exaltados, soñando en un Méxicomejor, libre y poderoso, como grande su potencialidad ypatriotismo. Aquellos compañeros fueron Luis G. Malvaez, FranciscoLagos Cházaro y Antonio Isaí Bravo. Los dos

primeros han sucumbido, más no el último, inteligentísimo,talentoso y de un civismo asombroso, que actualmente desempeña elcargo de Ministerio de la Suprema Corte de Justicia de laNación.

“La nombre y recia figura de Rafael Alducin, todo bondad, todasinceridad, con su dinamismo y estupenda envergadura periodística,fundador también del gran diario de México “Excélsior”,llega también arrolladoramente a formar parte en el conjunto demis recuerdos: don Rafael Alducin, el impecable e incomparablemaestro, el mirlo blanco del compañerismo, sabedor de mideserción del periodismo, porque quien ha estampado sus huellasdigitales con tinta impresa y oído el ajetreo de los talleres deun periódico, por humilde que éste sea, no puede olvidarlo ytiene por fuerza, como fatalidad, volver a experimentar de nuevoesas sensaciones. Las profecías de don Rafael Alducin se hancumplido y hoy experimentando una enorme sensación de placer, alaspirar el olor inconfundible de la tinta impresa, oír el contanteruido de los linotipos y ver cómo la máquina impresora vasellando interminables rollos de papel, convertidos en ejemplaresde “El Heraldo”. He de ver nuevamente como antaño, como lassombras de la noche se esfuman para aparecer resplandecientementeel sol por el oriente; he de cruzar en el otoño de mi vida,recordando mí ya pasado sendero primaveral, las calles de laciudad que duerme, escucha y lee la constantes notas de este tanprestigiado periódico que es El Heraldo de Chihuahua”. Asíconcluía su discurso de don Manuel Suzarte Cabrera en septiembrede 1944.

Para 1947, surgiría una nueva competencia para este diario conla aparición de El Tribuna, que fuera financiado por algunosbanqueros y cuya dirección estaría en manos del señor LuisFuentes Saucedo. Sin embargo, el arraigo de El Heraldo era tanfirme que el nuevo periódico a pesar de sus enormes fuenteseconómicas que lo respaldaron, no logró llegar siquiera a lamitad del tiraje del primero, muriendo “El Tribuna” en 1953cuando Fuentes Saucedo había dejado la dirección del mismo. Unaño más tarde para 1954 nacería otro periódico en Chihuahua ysería fuerte competencia “El Norte de Chihuahua”, fundado porel ex director de Tribuna don Luis Fuentes Saucedo, sobrepasando sutiraje de 20 mil ejemplares a principios de 1955, aunque no logrósostenerlo. El Heraldo siguió dando la batalla manteniendo sufuerte tiraje diario. En los últimos años de El Norte, el tirajellegó hasta los 1,000 ejemplares, de los cuales, solo se vendíala cuarta parte, muriendo a principios de los años noventa en elsiglo pasado. El tiempo seguía su marcha y fue entonces que elreconocimiento de la sociedad hacia El Heraldo era evidente, seincrementaba su tiraje de manera importante lo que exigía que laempresa creciera y se buscara una nueva casa. Fue entonces que elmismo periódico anunciaría en el fresco día del domingo 16 deseptiembre de 1956 por acuerdo del coronel don José GarcíaValseca, director y propietario de la cadena de periódicos“García Valseca” fuera colocada la primera piedra de lo quesería su nuevo edificio, un local más amplio que respondería alas exigencias de la creciente empresa periodística. En eseevento, se habían dado cita dos altos representantes del progresochihuahuense, se trataban de los acaudalados señores don Eloy S.Vallina y el general don Antonio Guerrero y el mismísimo donAlberto Ruiz Sandoval, éste último a

quien se le había ocurrido la idea de haber fundado el 14 dejulio de 1927 uno de los diarios con mayor fuerza en el estado deChihuahua y que veía y sentía con entusiasmo el fruto de eseenorme esfuerzo.

Los invitados, altas personalidades de la banca, el comercio yla industria de Chihuahua y Ciudad Juárez, así como 21representantes de las fuerzas activas de El Paso, Texas, entre losque se encontraban el general don Antonio Guerrero Gastelum, donEloy S. Vallina, don Alberto Ruiz Sandoval, don Rubén y don OscarLegorreta, diputado don Félix Alfonso Lugo, don Juan ManuelMorones, doctor don Manuel Aranda R. don Raúl Lara, licenciadoRodolfo Lara, Julián Villardel, don Eduardo García Guarmán y suesposa Luz María G. García, Jesús Berumen, Noel Atrich Solano,Rene Lozano, Adolfo Trespalacios, Natividad Ramos Estrada, PedroMeouchi y Carlos Vadillo, quien habían realizado los proyectospara el nuevo edificio que se construiría bajo su dirección. Lossectores sociales e industriales de Juárez también hacíanpresencia, entre los que se podían distinguir al licenciado RaúlYánez Loria, gerente del Banco de Juárez, S.A. y su distinguidaesposa; don Heriberto García Rivas, administrador de Editora deJuárez, S.A.

El Heraldo de Chihuahua: a 89 Años de Existencia (1946-1956),forma parte de los Archivos Perdidos de las Crónicas Urbanas. Siusted tiene información que quiera compartir para esta sección ysi desea también adquirir los libros “Los Archivos Perdidos delas Crónicas Urbanas” tomo I, II y III, puede llamar al celular614 427 52-54 y con gusto se lo llevamos a domicilio o bienadquiéralo en la librería Kosmos y La Prensa.

FUENTES.

Heraldo de Chihuahua, 1927, 1928, 1930, 1941, 1950, 1955, 1956,1957, 1979 y 1994, 2007 y 2009.

Periodico Tribuna, 1950.

El Norte de Chihuahua, 1968.

El Correo de Chihuahua, 1927.

Deportes

Alegna aprovecha nuevas tecnologías para entrenar

La andarina cuenta con la supervisión diaria de su entrenador Ignacio Zamudio Cruz, quien se encuentra en la Ciudad de México

Local

“El PIN Parental es sumamente regresivo a los derechos de la niñez”: Carrera

El diputado de Morena anunció que en caso de aprobarse la iniciativa en el Pleno, acudiría a la SCJN

Noroeste

Cuatro crímenes en un solo día, en Cuauhtémoc

Tres varones y una mujer, murieron de manera violenta en las últimas horas, confirmó la policía municipal

Turismo

"Bonjour Quebec" y las razones que nos llaman para visitar Canadá

El destino francófono estrena campaña en paralelo con su reactivación turística

Local

El PRI está abierto a alianzas, pero aún no se concretan: Bazán

Destacó que el PRI abre las puertas a las alianzas con partidos políticos y organizaciones de la sociedad

Deportes

Alegna aprovecha nuevas tecnologías para entrenar

La andarina cuenta con la supervisión diaria de su entrenador Ignacio Zamudio Cruz, quien se encuentra en la Ciudad de México

Local

Negocios para fiestas esperan semáforo verde  

Erasmo García, ofrece su servicio de banquetes por redes sociales, y dijo que ha tenido que agotar todos sus ahorros para comprar lo indispensable para su esposa y dos hijos de 7 y 9 años

Aderezo

Receta: Tortitas de carne en salsa de dos chiles

Aprende a cocinar como si lo hiciera tu abue; con la pasión y la calidez de casa

Local

“El PIN Parental es regresivo a los derechos de la niñez”: Carrera

El diputado de Morena anunció que en caso de aprobarse la iniciativa en el Pleno, acudiría a la SCJN