/ viernes 13 de julio de 2018

"Enfermero no vendía plazas, era defraudador"

Asegura Líder sindical

El dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social, Felipe Alcántara, aseguró que el enfermero Jorge Ceballos, acusado de homicidio de una compañera del IMSS y relacionado con otros crímenes, no vendió plazas para trabajar en el organismo, sino que estafó a las personas con papelería y firmas falsas.

De lo que el Sindicato del IMSS había detectado, en casos similares que no relacionaban a Ceballos, registrados en Ciudad Juárez, está la alteración de papelería, incluso de matrículas y supuestos nombramientos que los estafadores daban a aspirantes a ingresar a laborar en la dependencia, engañándolos por el desconocimiento que existe de la forma de ingreso al Instituto Mexicano del Seguro Social.

“Es un mito la venta de plazas, pero además este señor (Ceballos), no tenía forma de acceder al procedimiento que se realiza entre el IMSS, el Sindicato y la dependencia en México, donde todo se revisa de forma por demás estricta”, aseveró el líder sindical de la Sección 8 del SNTSS.

Ceballos, afirmó, jamás tuvo puesto directivo en el IMSS ni en el comité sindical, tampoco fue delegado en algún centro de trabajo, por lo que hasta ahora lo que se supone es que estafaba a personas con la documentación apócrifa y lo que se conoce son las acusaciones que ha fincado en su contra la Fiscalía del Estado.

Explicó que el procedimiento de contratación tiene muchos controles, “ni yo tengo forma de meter a alguien a trabajar a cambio de algo, es más, siempre que se contrata a alguien les he preguntado si alguien les pidió un favor, si alguien les pidió dinero a cambio, si alguien les pidió hasta una botella de agua para que ingresaran, para que lo denuncien, y jamás, porque es algo muy controlado y no sólo por el sindicato o la Delegación del IMSS, sino desde las propias oficinas del instituto en México”.



CASOS EN CIUDAD JUÁREZ

El dirigente de la Sección 8 del SNTSS informó que el año pasado se detectaron casos en Juárez de empleados del IMSS que ofertaban plazas y cambios por dinero, pero en realidad eran fraudes que en su momento se denunciaron ante las autoridades correspondientes.

“Incluso dimos una rueda de prensa allá para alertar a los empleados del instituto y a la sociedad en general, para que no se dejaran sorprender por vivales, pues detectamos que usaban papelería falsa e incluso les daban documentos con matrículas y nombramientos totalmente falsos”, declaró.

A las personas estafadas se les daba documentos con indicaciones de dónde presentarse a trabajar, qué día, a qué hora, en qué lugar específico, pero al revisar en Recursos Humanos resultaba que no, que no eran plazas autorizadas ni movimientos legales, apegados a la normatividad del IMSS, por lo que se les daba aviso que no eran empleados y los habían defraudado, situación que se hizo del conocimiento público y de las autoridades para que se investigara.

El caso de un empleado en Juárez que denunció al que era secretario del Interior, Víctor Rivera, hoy candidato a dirigir el sindicato del IMSS, por hostigamiento laboral luego de que supuestamente descubriera que el directivo sindical vendía plazas, es todo lo contrario, aseveró Alcántara. En este asunto, dijo, el denunciante ante la Secretaría de la Función Pública, Antonio Israel Villaseñor, en realidad fue detectado como un posible estafador de los que ya se tenía conocimiento y fue denunciado.

“No había forma de que Víctor Rivera vendiera plazas, sus funciones de secretario del Interior eran otras y nada tenía que ver con la Bolsa de Trabajo, que es la instancia a cargo de la asignación de los lugares laborales, del comienzo del proceso de contratación”, afirmó. “Tampoco hubo pruebas, evidencias de lo que acusaba el empleado, sólo hizo una llamada a un call center y jamás aportó alguna evidencia, porque no tenía, por eso se fue, no por otra cosa”.



LA SITUACIÓN DEL ENFERMERO CEBALLOS

Para el dirigente sindical, el enfermero Ceballos engañaba a la gente que desconocía la forma legal en que se contrata al personal del IMSS, porque no tenía un cargo directivo ni facultades para la toma de decisiones en materia laboral, que deben tomar en consenso la parte patronal y la representación de los trabajadores, es decir el organismo sindical, ambas partes sometidas a lineamientos muy claros y específicos.

Dijo que era un empleado como cualquiera de los 16 mil que están agremiados al SNTSS en Chihuahua.

Insistió en que sin conocer del caso, porque es imposible conocer a cada uno de los empleados, y sin juzgarlo anticipadamente, porque eso debe hacerlo la autoridad jurisdiccional, la información que se tiene de Ceballos Almengor es únicamente su expediente como auxiliar de enfermería.

Confirmó que no se tienen registros de su título o cédula profesional porque el puesto que tenía no era de enfermero, sino auxiliar de enfermería, para lo cual no se requiere la misma preparación académica que para el profesionista, dado que realizan tareas distintas.

Aseguró que no se tienen casos detectados en los que el empleado haya participado como tramitador o de alguna manera para la asignación de plazas laborales o promociones, además de que no existen quejas en el sindicato, ni formales ni informales, sobre las conductas que se le atribuyen, como las de ser agresivo con sus compañeros o acudir armado al trabajo.

“Básicamente sabemos lo que se ha publicado de su detención y todo lo demás que se ha relacionado, y las versiones que han surgido entre el personal sobre lo que hacía, hemos aportado toda la información que se nos ha requerido”, afirmó Alcántara, quien dio a conocer que la Fiscalía General del Estado le pidió un informe por escrito de la situación de Ceballos como parte de las investigaciones, lo que entregó inmediatamente.

Entre las versiones que se han conocido, agregó, están algunos ofrecimientos de plazas que presuntamente ofrecía Ceballos, con supuestos altísimos que no existen, lo que debió generar sospechas en quienes se dejaron llevar por las ofertas de empleo de las que se habla.

“Hay plazas que tienen un sueldo de 10-12 mil pesos, por decir algo, y en los papeles que se dice entregaba el acusado se asentaba que eran de 40 mil pesos al mes u otras cantidades, que ni un médico los gana”, expresó.

Sobre los otros ofrecimientos que presumiblemente hacía Ceballos, como incrementos de sueldo por cambios de plaza o lugar de trabajo o agilizar un trasplante de riñón, como pasó con la familia Romero Armendáriz, Alcántara señaló no tener conocimiento de los casos, “pero es evidente, por ejemplo aquí en Chihuahua el IMSS ya no hace trasplantes, esa es la realidad, entonces lo que ofreciera, si fue así, eran engaños para lograr sus fines, que esperemos la autoridad lo pueda esclarecer y sancionar”.

En cuanto a su situación laboral dijo que tiene entendido que el IMSS actuó en consecuencia, como lo hace en cualquier caso de incumplimiento de las funciones del empleado, al haber faltado a sus labores y además tener un auto de vinculación a proceso en contra, lo cual está totalmente apegado a la ley.



EL TRÁFICO DE PLAZAS, UNA LEYENDA

Alcántara sostuvo que el tráfico de plazas en el IMSS es una leyenda de la que siempre se ha hablado, pero en su gestión puede garantizar que no se ha dado, primero porque cuando comenzó atacó directamente vicios y acciones de grupos que lucraban con la posición sindical y, segundo, porque hay un mecanismo muy estricto para la asignación de los puestos laborales.

“Pero si alguien sabe que hay tráfico de plazas que nos lo denuncien, que nos digan quién y cómo y que denuncien a la autoridad, porque debe combatirse”, dijo.

Explicó que el procedimiento para asignar plazas es complicado y participan tanto la parte patronal como la sindical, cada una en defensa de sus intereses, como es en las relaciones laborales. Una vez que el IMSS notifica los puestos de trabajo que debe cubrir según sus necesidades, el sindicato abre una convocatoria en la que por norma se da preferencia a familiares de los empleados, pero deben cubrir un perfil determinado, para enfermeros, médicos, personal de intendencia y en general para todos los puestos.

“También se nos critica porque supuestamente no han entrado hijos de empleados, pero cómo se le puede hacer si para determinados cargos no hay familiares que reúnan el perfil. Simplemente no se puede, entonces la convocatoria se abre más”, aseveró.

Agregó que el IMSS es el que determina qué perfiles requiere, pero además los evalúa con diferentes pruebas, con un examen médico, con otro de conocimientos y elige a los que considera los más aptos.

“Si yo mando al que sacó 7 de calificación y hubo otro que sacó 9, en automático se rechaza, el IMSS me va a decir: oye, tienes un error, éste está mejor calificado, a éste es al que quiero, no al que tú dices”, comentó.

El procedimiento, dijo, involucra a la Bolsa de Trabajo del sindicato, a Recursos Humanos del IMSS y otros directivos y sólo al final lleva las firmas del dirigente sindical y del delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social, en este caso Christian Rodallegas, con el que se tiene una relación estrictamente laboral. Pero además son las oficinas centrales en México las que finalmente validan o invalidan un acceso, por lo que traficar con plazas resulta una idea imposible.

Por ello, Alcántara consideró que más que plazas, lo que se hacía era falsificar documentos oficiales del IMSS, algunas firmas, para engañar a las personas; y se dijo abierto a que se investigue a profundidad el hecho para que se deslinden responsabilidades y la autoridad actúe en consecuencia.

El dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social, Felipe Alcántara, aseguró que el enfermero Jorge Ceballos, acusado de homicidio de una compañera del IMSS y relacionado con otros crímenes, no vendió plazas para trabajar en el organismo, sino que estafó a las personas con papelería y firmas falsas.

De lo que el Sindicato del IMSS había detectado, en casos similares que no relacionaban a Ceballos, registrados en Ciudad Juárez, está la alteración de papelería, incluso de matrículas y supuestos nombramientos que los estafadores daban a aspirantes a ingresar a laborar en la dependencia, engañándolos por el desconocimiento que existe de la forma de ingreso al Instituto Mexicano del Seguro Social.

“Es un mito la venta de plazas, pero además este señor (Ceballos), no tenía forma de acceder al procedimiento que se realiza entre el IMSS, el Sindicato y la dependencia en México, donde todo se revisa de forma por demás estricta”, aseveró el líder sindical de la Sección 8 del SNTSS.

Ceballos, afirmó, jamás tuvo puesto directivo en el IMSS ni en el comité sindical, tampoco fue delegado en algún centro de trabajo, por lo que hasta ahora lo que se supone es que estafaba a personas con la documentación apócrifa y lo que se conoce son las acusaciones que ha fincado en su contra la Fiscalía del Estado.

Explicó que el procedimiento de contratación tiene muchos controles, “ni yo tengo forma de meter a alguien a trabajar a cambio de algo, es más, siempre que se contrata a alguien les he preguntado si alguien les pidió un favor, si alguien les pidió dinero a cambio, si alguien les pidió hasta una botella de agua para que ingresaran, para que lo denuncien, y jamás, porque es algo muy controlado y no sólo por el sindicato o la Delegación del IMSS, sino desde las propias oficinas del instituto en México”.



CASOS EN CIUDAD JUÁREZ

El dirigente de la Sección 8 del SNTSS informó que el año pasado se detectaron casos en Juárez de empleados del IMSS que ofertaban plazas y cambios por dinero, pero en realidad eran fraudes que en su momento se denunciaron ante las autoridades correspondientes.

“Incluso dimos una rueda de prensa allá para alertar a los empleados del instituto y a la sociedad en general, para que no se dejaran sorprender por vivales, pues detectamos que usaban papelería falsa e incluso les daban documentos con matrículas y nombramientos totalmente falsos”, declaró.

A las personas estafadas se les daba documentos con indicaciones de dónde presentarse a trabajar, qué día, a qué hora, en qué lugar específico, pero al revisar en Recursos Humanos resultaba que no, que no eran plazas autorizadas ni movimientos legales, apegados a la normatividad del IMSS, por lo que se les daba aviso que no eran empleados y los habían defraudado, situación que se hizo del conocimiento público y de las autoridades para que se investigara.

El caso de un empleado en Juárez que denunció al que era secretario del Interior, Víctor Rivera, hoy candidato a dirigir el sindicato del IMSS, por hostigamiento laboral luego de que supuestamente descubriera que el directivo sindical vendía plazas, es todo lo contrario, aseveró Alcántara. En este asunto, dijo, el denunciante ante la Secretaría de la Función Pública, Antonio Israel Villaseñor, en realidad fue detectado como un posible estafador de los que ya se tenía conocimiento y fue denunciado.

“No había forma de que Víctor Rivera vendiera plazas, sus funciones de secretario del Interior eran otras y nada tenía que ver con la Bolsa de Trabajo, que es la instancia a cargo de la asignación de los lugares laborales, del comienzo del proceso de contratación”, afirmó. “Tampoco hubo pruebas, evidencias de lo que acusaba el empleado, sólo hizo una llamada a un call center y jamás aportó alguna evidencia, porque no tenía, por eso se fue, no por otra cosa”.



LA SITUACIÓN DEL ENFERMERO CEBALLOS

Para el dirigente sindical, el enfermero Ceballos engañaba a la gente que desconocía la forma legal en que se contrata al personal del IMSS, porque no tenía un cargo directivo ni facultades para la toma de decisiones en materia laboral, que deben tomar en consenso la parte patronal y la representación de los trabajadores, es decir el organismo sindical, ambas partes sometidas a lineamientos muy claros y específicos.

Dijo que era un empleado como cualquiera de los 16 mil que están agremiados al SNTSS en Chihuahua.

Insistió en que sin conocer del caso, porque es imposible conocer a cada uno de los empleados, y sin juzgarlo anticipadamente, porque eso debe hacerlo la autoridad jurisdiccional, la información que se tiene de Ceballos Almengor es únicamente su expediente como auxiliar de enfermería.

Confirmó que no se tienen registros de su título o cédula profesional porque el puesto que tenía no era de enfermero, sino auxiliar de enfermería, para lo cual no se requiere la misma preparación académica que para el profesionista, dado que realizan tareas distintas.

Aseguró que no se tienen casos detectados en los que el empleado haya participado como tramitador o de alguna manera para la asignación de plazas laborales o promociones, además de que no existen quejas en el sindicato, ni formales ni informales, sobre las conductas que se le atribuyen, como las de ser agresivo con sus compañeros o acudir armado al trabajo.

“Básicamente sabemos lo que se ha publicado de su detención y todo lo demás que se ha relacionado, y las versiones que han surgido entre el personal sobre lo que hacía, hemos aportado toda la información que se nos ha requerido”, afirmó Alcántara, quien dio a conocer que la Fiscalía General del Estado le pidió un informe por escrito de la situación de Ceballos como parte de las investigaciones, lo que entregó inmediatamente.

Entre las versiones que se han conocido, agregó, están algunos ofrecimientos de plazas que presuntamente ofrecía Ceballos, con supuestos altísimos que no existen, lo que debió generar sospechas en quienes se dejaron llevar por las ofertas de empleo de las que se habla.

“Hay plazas que tienen un sueldo de 10-12 mil pesos, por decir algo, y en los papeles que se dice entregaba el acusado se asentaba que eran de 40 mil pesos al mes u otras cantidades, que ni un médico los gana”, expresó.

Sobre los otros ofrecimientos que presumiblemente hacía Ceballos, como incrementos de sueldo por cambios de plaza o lugar de trabajo o agilizar un trasplante de riñón, como pasó con la familia Romero Armendáriz, Alcántara señaló no tener conocimiento de los casos, “pero es evidente, por ejemplo aquí en Chihuahua el IMSS ya no hace trasplantes, esa es la realidad, entonces lo que ofreciera, si fue así, eran engaños para lograr sus fines, que esperemos la autoridad lo pueda esclarecer y sancionar”.

En cuanto a su situación laboral dijo que tiene entendido que el IMSS actuó en consecuencia, como lo hace en cualquier caso de incumplimiento de las funciones del empleado, al haber faltado a sus labores y además tener un auto de vinculación a proceso en contra, lo cual está totalmente apegado a la ley.



EL TRÁFICO DE PLAZAS, UNA LEYENDA

Alcántara sostuvo que el tráfico de plazas en el IMSS es una leyenda de la que siempre se ha hablado, pero en su gestión puede garantizar que no se ha dado, primero porque cuando comenzó atacó directamente vicios y acciones de grupos que lucraban con la posición sindical y, segundo, porque hay un mecanismo muy estricto para la asignación de los puestos laborales.

“Pero si alguien sabe que hay tráfico de plazas que nos lo denuncien, que nos digan quién y cómo y que denuncien a la autoridad, porque debe combatirse”, dijo.

Explicó que el procedimiento para asignar plazas es complicado y participan tanto la parte patronal como la sindical, cada una en defensa de sus intereses, como es en las relaciones laborales. Una vez que el IMSS notifica los puestos de trabajo que debe cubrir según sus necesidades, el sindicato abre una convocatoria en la que por norma se da preferencia a familiares de los empleados, pero deben cubrir un perfil determinado, para enfermeros, médicos, personal de intendencia y en general para todos los puestos.

“También se nos critica porque supuestamente no han entrado hijos de empleados, pero cómo se le puede hacer si para determinados cargos no hay familiares que reúnan el perfil. Simplemente no se puede, entonces la convocatoria se abre más”, aseveró.

Agregó que el IMSS es el que determina qué perfiles requiere, pero además los evalúa con diferentes pruebas, con un examen médico, con otro de conocimientos y elige a los que considera los más aptos.

“Si yo mando al que sacó 7 de calificación y hubo otro que sacó 9, en automático se rechaza, el IMSS me va a decir: oye, tienes un error, éste está mejor calificado, a éste es al que quiero, no al que tú dices”, comentó.

El procedimiento, dijo, involucra a la Bolsa de Trabajo del sindicato, a Recursos Humanos del IMSS y otros directivos y sólo al final lleva las firmas del dirigente sindical y del delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social, en este caso Christian Rodallegas, con el que se tiene una relación estrictamente laboral. Pero además son las oficinas centrales en México las que finalmente validan o invalidan un acceso, por lo que traficar con plazas resulta una idea imposible.

Por ello, Alcántara consideró que más que plazas, lo que se hacía era falsificar documentos oficiales del IMSS, algunas firmas, para engañar a las personas; y se dijo abierto a que se investigue a profundidad el hecho para que se deslinden responsabilidades y la autoridad actúe en consecuencia.

Policiaca

Detiene Policía Municipal a hombres que intentaron robar en restaurante

Los 3 detenidos radican en la colonia UP y fueron puestos a disposición del Ministerio Público

Mundo

Al menos 10 muertos en operación policial en Nicaragua

Seis de los muertos son civiles, entre ellos dos menores de edad, y cuatro policías antimotines, según un informe preliminar de La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos

Policiaca

Detiene Policía Municipal a hombres que intentaron robar en restaurante

Los 3 detenidos radican en la colonia UP y fueron puestos a disposición del Ministerio Público

Futbol

Raphael Varane se une al club del doblete Mundial-Champions League

Entre el titulo del Real Madrid en Kiev ante el Liverpool y el campeonato del mundo de este domingo en la cancha del Luzhniki de Moscú, transcurrieron apenas 49 días

Policiaca

Ubicó y detuvo Policía Municipal asaltantes que huyeron luego de robo en Enrizos

Acusados de realizar un robo con violencia en un restaurante ubicado en las calles Mirador y Berlín